TV

por Jason Dorrier

Con una frecuencia creciente, noto silencios repentinos, como agujeros negros sónicos que se abren a mi alrededor. Son como personas dando vueltas, y luego un profundo cese de movimiento. Inevitablemente, encuentro a alguien congelado en medio de una habitación o en una puerta abierta, con los ojos pegados a la pantalla. Hablar con ellos no sirve de nada, porque hablar supone presencia.

No es ningún secreto que nuestra atención es una mercancía en la era de la información. La llamada economía de la atención ha sido una de las historias tecnológicas más importantes de la última media década (al menos). Y, sin embargo, la narrativa que detalla el apetito insaciable de Internet por los ojos y el cerebro se ha vuelto más conmovedora.

“Creo que está sucediendo algo muy profundo y quizás irreversible con la atención humana en la era digital”, dijo James Williams, candidato a doctorado en Oxford y ex empleado de Google, en una charla en la Royal Society para el Fomento de las Artes, las Manufacturas y el Comercio ( RSA) en 2017: “Creo que es más que una simple distracción y más que una adicción. De hecho, podría ser el desafío político y moral definitorio de nuestro tiempo “.

El problema, sugirió, es que el objetivo de la economía de la atención para ganar cada vez más compromiso no es un objetivo humano, es decir, no se trata de ayudarnos a hacer lo que queremos hacer, y esta divergencia de objetivos está poniendo nuestro libertad en riesgo. Un puñado de personas, en un puñado de empresas, en un estado, en un solo país, tienen en sus manos palancas que pueden, y lo hacen, dirigir la atención de unos pocos miles de millones de personas en todo el mundo.

A lo que prestamos atención da forma a nuestras opiniones y puntos de vista y nuestras opiniones y puntos de vista dan forma a nuestras acciones, mucho más allá de los clics y los toques en una pantalla.

Pero esto es sólo el comienzo. Internet y sus herramientas habilitadoras fueron la última gran generación de tecnología. Las nuevas generaciones ya están dando a conocer su presencia. En las próximas décadas, la tecnología seducirá nuestra atención de manera más convincente, escapará de su jaula de silicio y vidrio, animará lo inanimado e incluso dará forma a nuestra biología.

La respuesta no es acabar con la tecnología. No hay que volver a poner al genio en la botella, ni deberíamos querer. Además de los resultados negativos, la tecnología sigue siendo una herramienta poderosa para el bien también. Pero como individuos, como sociedad, debemos ser mucho más conscientes de cómo interactuamos con la tecnología, vigilar más de cerca los incentivos comerciales y emplear conscientemente nuestras herramientas de manera que se alinee firmemente con nuestros objetivos.

Este fue el mensaje de Williams en 2017 y sigue siendo relevante hoy. Un nuevo corto animado de RSA que presenta su charla es un recordatorio fundamental de cuán poderosamente nuestras herramientas dan forma a nuestra experiencia y cuán fácilmente puede fallar ese ciclo de retroalimentación.

Fuente: https://singularityhub.com/2020/09/20/what-two-billion-people-pay-attention-to-is-still-in-the-hands-of-a-few-companies/

Deja un comentario