BYD Blade

por GONZALO GARCÍA

Las baterías Blade de BYD están diseñadas y probadas contra el aplastamiento, el doblado, la penetración, la sobrecarga y el calentamiento sin que exploten ni se produzcan incendios.

BYD Blade
BYD Blade

BYD ha presentado una nueva batería para vehículos eléctricos diseñada para soportar todo tipo de castigo sin explotar ni incendiarse. Las baterías Blade Battery han sido probadas contra el aplastamiento, el doblado, la penetración, la sobrecarga y el calentamiento por encima de los 300 ºC, de manera que, ante cualquier accidente que pudieran sufrir las probabilidades de incendio o explosión sean mínimas, por no decir inexistentes.

Las celdas de una batería generan un calor en que es necesario disipar para no provocar fallos en las baterías. La aceleración térmica que se produce puede acabar creando cortocircuitos internos y, en casos extremos, hasta un incendio. Es poco habitual que una batería arda cuando se produce un accidente en el que se ve involucrado un coche eléctrico. De hecho son escasos en comparación con los incendios en los vehículos de combustión. Aun así, es habitual que algunos medios de comunicación y las redes sociales se hagan eco de los primeros y olvidan los segundos.

Además de los accidentes, muchas personas temen que las baterías puedan cortocircuitarse con un simple lavado, bajo una fuerte lluvia, o, incluso, que pueda producirse una combustión instantánea mientras el coche está recargándose en su garaje. Los fabricantes de baterías tratan de luchar contra estos temores incidiendo con sus diseños, y con la implementación de nuevas tecnologías, en garantizar que la seguridad es incluso mayor que en los vehículos de combustión.

La Blade Battery de BYD puede soportar todo tipo de daño sobre ella, sin reaccionar con explosiones y los consiguientes incendios. Así lo afirma el fabricante chino, que dice haber sometido a estas nuevas baterías a todas aquellas pruebas que podrían hacer que una batería de litio explote o se incendie. Las baterías se han mantenido seguras ante aplastamientos, doblados, penetración con clavos, calentamiento en un horno por encima de los 300º y sobrecargas por encima del 260%.

BYD asegura que, en la prueba de penetración con clavos, una de las más peligrosas a las que se puede someter a una batería, la Blade Battery no alcanzó temperaturas superiores a los 60 ºC en su exterior. Gracias a este control, la batería ni siquiera humeó, un síntoma de calentamiento que por sí mismo ya podría provocar sensación de inseguridad al propietario del vehículo. Sometida a las mismas condiciones, una batería de litio superó los 500°C y acabó quemándose violentamente, mientras que una batería de fosfato de hierro y litio alcanzó temperaturas de 400 °C.

Además, fruto del avance tecnológico de los últimos años, el empaquetamiento de sus celdas permite contener la misma capacidad energética en la mitad de espacio que las baterías convencionales.

He Long, vicepresidente de BYD ha asegurado que “muchas marcas de vehículos están ya interesadas en esta nueva generación de baterías”, con la intención de incluir esta tecnología en sus próximos modelos. “BYD compartirá y trabajará con estos socios para lograr resultados mutuamente beneficiosos”, ha añadido Long.

El primer modelo de BYD que implementará las baterías Blade Battery será el Han, un sedán que se convertirá en el buque insignia de la marca y que estaba previsto que debutara en el Salón del automóvil de Beijing el próximo mes de abril. Contará con dos mecánicas, una híbrida enchufable y otra eléctrica. En el caso de esta última, las nuevas baterías ofrecerán una autonomía de 605 kilómetros.

Fuente: https://www.hibridosyelectricos.com/articulo/tecnologia/byd-bateria-indestructible-imposible-incendie-explosion/20200330125601034181.html

Las nuevas baterías Blade de BYD logran una densidad energética de 140 Wh/kg, y un precio por debajo de los 100 dólares el kWh

por Carlos Noya

Hace unos días conocíamos los detalles de las nuevas baterías de BYD. Un diseño que pretende revolucionar el uso de la química litio-ferrofosfato (LiFePO4) con unas celdas alargadas que hace posible eliminar el uso de módulos. Una tecnología que mejora la densidad energética y volumétrica de un tipo de química que sobre todo destaca por su bajo precio y larga vida útil.

Ahora conocemos más datos de este interesante proyecto que como recordamos nos propone unas celdas extra largas que pueden contar con un tamaño por unidad de entre 60 centímetros y 2.5 metros, y que además cuentan con otro punto a su favor como es su elevado nivel de seguridad.

La pregunta hasta ahora era al prescindir de módulos hasta dónde llegaría la densidad energética. Según los últimos datos las baterías de BYD logran alcanzar los 140Wh/kg en pack. Algo que permite a esta química situarse a la misma altura que las baterías formadas por celdas de níquel, cobalto y manganeso (NCM) que son las usadas por la mayor parte de los grandes fabricantes.

Como recordamos en el artículo recopilatorio de las químicas y densidades de hace unos días, los modelos más punteros, como el Renault ZOE y el Tesla Model 3, logran una densidad de 169 Wh/kg, mientras que la media se sitúa en los 140 Wh/kg, algo que nos indica que las nuevas celdas de BYD consiguen el objetivo se ofrecer baterías LiFePO4 competitivas en este aspecto clave.

Pero sin duda la parte más interesante que nos llega desde China es la cuestión del precio. Según los últimos datos, los precios de las celdas de litio-ferrofosfato han logrado romper la barrera de los 100 dólares el kWh, siendo en estos momentos 85 dólares el kWh. Una cifra que los expertos indican será la que permita que los coches eléctricos igualen en precio a sus equivalentes con motor de combustión.

Esto abre un debate interesante ya que por un lado tenemos una tecnología más barata, que ha evolucionado para ofrecer mejores densidades energéticas y por lo tanto posibilidad de montar baterías de mayor capacidad en los actuales coches eléctricos. Un aspecto económico que parece clave en un momento donde la economía mundial discurre hacia una profunda recesión, y donde el factor precio será más clave que nunca. Algo que podemos sumar al final de los programas de ayudas a la compra de coches eléctricos en mercados como China, donde el 2021 comenzarán a desaparecer.

En el otro lado de la balanza están las baterías usadas principalmente por los fabricantes fuera de China, que logran importantes avances en cuestiones como la densidad energética y la vida útil, pero que se tienen que enfrentar a un nuevo escenario donde los elevados costes de producción pueden hacer mella en el precio de los vehículos, y en sus ventas.

Algo que podría llevar a muchas marcas a replantearse su apuestas por las químicas con níquel o cobalto, y optar por las más rudimentarias pero económicas de litio-ferrofostato.

Fuente: https://forococheselectricos.com/2020/04/las-nuevas-baterias-blade-de-byd-logran-una-densidad-energetica-de-140-wh-kg-y-un-precio-por-debajo-de-los-100-dolares-el-kwh.html

Deja un comentario