Estetoscopio

La pandemia de COVID-19 ha puesto en tela de juicio la triple función del estetoscopio.

Autores: Rajiv S Vasudevan, Khalid Bin Thani, Dhuha Aljawder, Samantha Maisel, Alan S Maisel  | Fuente: European Heart Journal, Volume 41, Issue 36, 21 September 2020 https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehaa657 | The stethoscope: a potential vector for COVID-19?

Presentación del caso

Se programó que una residente de cardiología de 32 años recorriera las salas de COVID-19 en un gran hospital universitario del gobierno en Bahrein. Para cubrir la creciente carga de trabajo, el hospital requirió personal médico adicional para brindar atención a los numerosos pacientes de COVID-19 que estaban siendo atendidos. Antes de examinar a los pacientes positivos para COVID-19, se puso el equipo de protección personal (EPP) adecuado: una bata, guantes, máscara N95 y protector facial. Como parte de su examen físico, se vio obligada a auscultar a sus pacientes con un estetoscopio, escuchando anomalías cardiopulmonares que pueden ser comórbidas con la infección grave por COVID-19. Por lo tanto, se le pidió que se desabrochara la bata y mantuviera el estetoscopio en las orejas o alrededor del cuello. Usó un estetoscopio Littman Cardiology ™ de longitud estándar, lo que le exigía estar muy cerca del paciente (es decir, inclinarse al nivel del paciente).

Un día después de sus rondas, desarrolló dolor de garganta. Posteriormente, dio positivo en la prueba de COVID-19 mediante la reacción en cadena de la polimerasa (PCR). La cardióloga residente recordó a un paciente que había examinado donde sospechaba que había ocurrido la transmisión. Recuerda haber examinado a un paciente que resultó positivo para COVID-19. Antes de la intubación del paciente, aplicó su propio estetoscopio directamente al tórax del paciente para realizar la auscultación. La residente estaba sudando y comenzando a sentirse agotada por su trabajo anterior y respiraba con dificultad mientras se desabrochaba la bata para volver a colocar el estetoscopio dentro. La residente cree que las partículas virales de COVID-19 que se transmitieron al estetoscopio se aerosolizaron e inhalaron mientras se acercaba el estetoscopio a la boca mientras se lo volvía a meter en la bata. La residente se recuperó, volvió a dar negativo en la prueba de COVID-19 y ahora ha regresado a sus funciones normales.

La pandemia de COVID-19 ha puesto en tela de juicio la triple función del estetoscopio: herramienta de diagnóstico, símbolo de la conexión entre el paciente y el proveedor y posible vector de enfermedades infecciosas (Figura 1).

Un artículo reciente en el American Journal of Medicine analiza los desarrollos en cada rama de este triple papel con referencia a COVID-19, argumentando que los desarrollos en la tecnología de diagnóstico de estetoscopios, la necesidad de reforzar las habilidades clínicas y los avances en los métodos de higiene de los estetoscopios perpetuarán tanto su relevancia y seguridad.

Este argumento se hizo a la luz de quienes creen que el estetoscopio se volverá obsoleto con el desarrollo de tecnologías más avanzadas, así como su potencial para transmitir enfermedades. Está claro que un estetoscopio contaminado podría representar un peligro para los pacientes y los proveedores, y puede ser un vector potencial para la transmisión de COVID-19, como se ilustra en el caso anterior. Por lo tanto, los proveedores deben buscar informarse sobre la contaminación del estetoscopio, evaluar los métodos actuales de higiene e innovar en consecuencia en lugar de dejar el estetoscopio a un lado.

Estetoscopio


El papel de tres facetas del estetoscopio. El estetoscopio se encuentra en la intersección de tres funciones en la medicina: herramienta de diagnóstico; conexión entre proveedor y pacientes; y un vector potencial de enfermedades infecciosas. Como el aumento de la vigilancia del control de infecciones ha colocado al estetoscopio en una posición de contención; Cada faceta del estetoscopio debe sopesarse teniendo en cuenta el símbolo preciado de las medicinas.

Los estudios han demostrado que los estetoscopios pueden albergar niveles y tipos de microbios similares a los de la mano.

Por lo tanto, no sorprende que el estetoscopio haya sido bautizado como la ‘tercera mano’ del médico, con referencia tanto a su potencial de transmisión de patógenos como su papel integral en la conexión entre el paciente y el proveedor. A pesar de esto, no existen pautas claras para realizar la higiene del estetoscopio.

Los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) clasifican el estetoscopio como un dispositivo médico “no crítico”  (es decir, solo en contacto con piel intacta, no con fluidos corporales), y recomiendan limpiarlo  tan seguido como después del contacto con cada paciente o una vez a la semana usando un desinfectante a base de alcohol o lejía.

Se ha demostrado que los virus, incluido el COVID-19 son capaces de sobrevivir en la piel y otras superficies durante un período prolongado. Por lo tanto, las pautas actuales pueden no reflejar adecuadamente el riesgo que plantea la contaminación del estetoscopio.

COVID-19 ha fomentado una era de mayor vigilancia del control de infecciones y, por lo tanto, los beneficios del estetoscopio deben sopesarse racionalmente frente a los riesgos. En la viñeta aquí planteada, la residente de cardiología sintió la necesidad de usar su estetoscopio para evaluar a los pacientes con COVID-19 en su ronda. Su posible razón fundamental fue la utilidad que proporciona para evaluar la variedad de anomalías cardiopulmonares que pueden manifestarse durante una infección por COVID-19.

Una de las manifestaciones más comunes de la infección por COVID-19 es la neumonía multifocal, que a menudo ocurre antes de la dificultad respiratoria aguda y la necesidad de ventilación mecánica. Si bien la neumonía se diagnostica de manera más definitiva mediante modalidades de imagen (tomografía computarizada y rayos X) y pruebas de laboratorio, es posible que los escenarios limitados requieran el uso de un estetoscopio para escuchar los  pulmones (ruidos respiratorios roncus).

Además, existe una creciente evidencia de que la enfermedad cardiovascular es muy comórbida con la infección por COVID-19, lo que conduce a peores resultados. Las comorbilidades cardiovasculares más comunes entre los pacientes hospitalizados con COVID-19 son la hipertensión, la enfermedad de las arterias coronarias y la diabetes mellitus.

Además, informes recientes han implicado al COVID-19 como causante de lesión miocárdica y disfunción sistólica del ventrículo izquierdo. Considerando las secuelas de Manifestaciones cardiopulmonares de COVID-19, la auscultación con un estetoscopio puede estar altamente justificada. Por lo tanto, se debe hacer hincapié en garantizar que el estetoscopio se pueda utilizar de forma segura.

Las evaluaciones de las prácticas de higiene del estetoscopio han demostrado ampliamente deficiencias en la adherencia y el método. Estudios observacionales directos han demostrado índices de higiene del estetoscopio utilizando los métodos recomendados (limpieza con alcohol, lejía, peróxido de hidrógeno, etc.) entre el 11,3% y el 24%, y también se han reportado prácticas no convencionales como colocar un guante sobre el estetoscopio antes de la auscultación o el lavado. con agua / toalla de mano en un fregadero.

Tales hallazgos implican que, si bien las prácticas de higiene con el estetoscopio son deficientes, los proveedores que son conscientes de la contaminación del estetoscopio están luchando por encontrar una forma efectiva de higiene que no impida el flujo de trabajo, un proverbial ‘grito en busca de ayuda’‘. Con respecto a los métodos actuales de higiene del estetoscopio, los proveedores citan la falta de acceso a artículos de limpieza, el olvido o la falta de tiempo como razones para no realizar la higiene del estetoscopio.

Las pautas de atención médica desaconsejan el uso de estetoscopios personales en entornos de precaución de contacto para limitar el potencial de contaminación cruzada; más bien, los estetoscopios desechables para un solo paciente se utilizan a menudo para tales pacientes. Sin embargo, la calidad de audio de los estetoscopios de un solo paciente es bastante pobre, y se ha demostrado que estos estetoscopios pueden estar contaminados con patógenos que potencialmente pueden transmitirse a los proveedores, quienes deben compartir este estetoscopio. La limpieza adecuada de estos estetoscopios entre usos puede no ocurrir en entornos de alto flujo de trabajo, como la unidad de cuidados intensivos (UCI). Por tanto, se justifica una modalidad más factible y eficaz de higiene del estetoscopio.

Un rayo de esperanza para la higiene del estetoscopio es la innovación tecnológica. Entre las soluciones presentadas en los últimos años se encuentran un estuche UV-LED para el diafragma de estetoscopio, estetoscopios fabricados con aleaciones de cobre antimicrobianas y cubiertas de diafragma de estetoscopio desechables.

Dado que se desconoce qué umbral de dosis viral corresponde a la patogénesis de COVID-19, los estándares actuales de control de infecciones podrían necesitar un método que garantice una transmisión cero. Las cubiertas del diafragma del estetoscopio por sí solas pueden proporcionar una superficie de contacto aséptica durante la auscultación, pero es probable que uno encuentre los mismos impedimentos indicados para la limpieza de estetoscopio convencional.

Una empresa con sede en San Diego, EE. UU. (AseptiScope Inc., San Diego, CA, EE. UU.) ha intentado superar este problema desarrollando un dispensador de barrera de diafragma sin contacto. Un artículo reciente discutió el papel de la contaminación del estetoscopio durante el COVID-19, indicando que se necesita una barrera específica para el estetoscopio para prevenir la contaminación del estetoscopio y su posterior transmisión a los pacientes y proveedores.18 Un dispensador de diafragma de estetoscopio sin contacto podría ser una solución viable para esta necesidad.

En la era de COVID-19, el estetoscopio conlleva una gran utilidad y un riesgo para los pacientes si no se implementan prácticas de higiene eficaces. Por lo tanto, los proveedores deben tener cuidado al auscultar pacientes con COVID-19 dado el riesgo de contaminación cruzada. Sin embargo, en lugar de dejar de lado el estetoscopio debido a este riesgo, la seguridad debe reforzarse mediante la educación, las prácticas de higiene y la consideración de soluciones innovadoras.

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=96997

Deja un comentario