La pandemia expone la naturaleza humana

Un grupo de destacados científicos con experiencia desde la medicina evolutiva hasta la evolución cultural, proporciona información sobre la pandemia y sus secuelas.

La pandemia expone la naturaleza humana
La pandemia expone la naturaleza humana

Edited by Michael S. Gazzaniga | Fuente: PNAS | https://doi.org/10.1073/pnas.2009787117 | The pandemic exposes human nature: 10 evolutionary insights

Primera parte

Resumen

Los seres humanos y los virus han evolucionado conjuntamente durante milenios. El síndrome respiratorio agudo severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19) ha tenido un éxito particular en eludir nuestras defensas evolucionadas.

El resultado ha sido trágico: en todo el mundo, millones se han enfermado y cientos de miles han muerto. Además, la cuarentena ha cambiado radicalmente la estructura de nuestras vidas, con devastadoras consecuencias sociales y económicas que probablemente se prolonguen durante años.

Una perspectiva evolutiva puede ayudarnos a comprender la progresión y las consecuencias de la pandemia. Aquí, un grupo diverso de científicos, con experiencia desde la medicina evolutiva hasta la evolución cultural, proporciona información sobre la pandemia y sus secuelas.

En el nivel más granular, consideramos cómo los virus pueden afectar el comportamiento social y cómo la cuarentena, irónicamente, podría hacernos susceptibles a otras enfermedades, debido a la falta de exposición microbiana.

A nivel psicológico, describimos las formas en que la pandemia puede afectar el comportamiento de apareamiento, la cooperación (o la falta de ella) y las normas de género, y cómo podemos usar el disgusto para activar mejor la “inmunidad conductual” nativa para combatir la propagación de enfermedades.

A nivel cultural, describimos las normas culturales cambiantes y cómo podemos aprovecharlas para combatir mejor las enfermedades y las consecuencias sociales negativas de la pandemia.

Estos conocimientos se pueden utilizar para diseñar soluciones a los problemas producidos por la pandemia y para sentar las bases de una agenda científica para capturar y comprender lo que se ha convertido, en efecto, en un experimento social mundial.

“Nada en biología tiene sentido excepto a la luz de la evolución”, y tampoco lo tendrá nada sobre la respuesta humana al COVID-19.

La carrera armamentista evolutiva entre humanos y virus ha existido durante milenios. Nuestros cuerpos, llenos de nutrientes y la maquinaria de la reproducción celular, son objetivos irresistibles para ser explotados por organismos más pequeños y de evolución más rápida. Mientras que los virus se benefician de la rápida tasa de replicación y el potencial de mutación, lo que les permite adaptarse rápidamente para explotar a sus huéspedes, los humanos no quedan indefensos.

La selección natural nos ha dotado de un sistema inmunológico fisiológico complejo que se dirige a los virus a nivel celular y un sistema inmunológico conductual que modula el comportamiento humano para reducir el riesgo de contagio. Además, nuestra capacidad para comunicarnos y desarrollar grandes depósitos de información, junto con la inteligencia y la curiosidad innata, nos permitió diseñar herramientas extraordinarias como la medicina moderna. Y hemos desarrollado sistemas culturales de coordinación que pueden permitirnos erigir muros para limitar la propagación de enfermedades.

Una perspectiva evolutiva puede ayudarnos a comprender la naturaleza del virus, nuestra propia naturaleza para responder a sus amenazas y las interacciones entre estos. Por supuesto, ninguna teoría puede dar un sentido completo a la complejidad de la pandemia de COVID-19, una cascada de eventos globales caracterizados tanto por la confusión como por la enfermedad y la muerte. Pero un enfoque evolutivo de la pandemia proporciona una lente a través de la cual podemos ver qué estrategias podría usar un virus, qué estrategias poseemos y qué estrategias debemos adquirir. Las ideas y las preguntas de investigación producidas por este enfoque evolutivo podrían proporcionar conocimientos esenciales que podrían permitirnos enfrentarnos mejor a la pandemia en curso y sus consecuencias posteriores.

Por ejemplo, como describimos a continuación, el síndrome respiratorio severo coronavirus 2 (SARS-CoV-2) puede estar bajo presiones evolutivas para alterar el comportamiento humano aumentando nuestras tendencias extravertidas, creando así un conducto para la transmisión viral de una persona a otra. En este sentido, nuestras propias estrategias sociales, las características que definen gran parte de lo que es ser humano, nos convierten en el blanco principal de la explotación viral.

Más allá de la dinámica del dúo virus – anfitrión, comprender cómo la evolución ha moldeado nuestras mentes sociales nos da pistas sobre cómo las políticas bien intencionadas que nos piden que nos aíslemos y nos distanciamos afectarán profundamente a nuestras familias, vidas laborales, relaciones y roles de género. Finalmente, los principios evolutivos se pueden aplicar para comprender cómo la propagación y la gravedad del COVID-19 se cruzan con la compasión (o la falta de ella) a nivel nacional y las normas sociales.

Le pedimos a 10 científicos evolucionistas, incluidos investigadores de medicina evolutiva, biólogos evolutivos teóricos y psicólogos evolutivos, que compartieran sus conocimientos sobre las presiones evolutivas sobre el virus, nuestra respuesta humana a la pandemia y cómo un enfoque evolutivo puede ayudarnos a enfrentar el COVID-19. Las secciones que siguen no representan necesariamente un consenso de todos los autores, sino más bien un conjunto de perspectivas novedosas y enfoques potenciales, desde la neurona hasta la nación, que creemos deberían estar a la vanguardia de la agenda científica.

Insight 1: El virus podría alterar la sociabilidad del anfitrión

Todos los agentes de infección están bajo presión evolutiva para manipular la fisiología y el comportamiento del huésped de manera que mejore su supervivencia y transmisión al siguiente huésped.

Fisiológicamente, está claro que el SARS-CoV-2 afecta al cuerpo humano de formas que mejoran el éxito evolutivo del virus, al secuestrar células para crear copias de sí mismo. Pero, a medida que pasamos de lo fisiológico a lo conductual, se vuelve menos claro si el SARS-CoV-2 secuestra la maquinaria neuronal de los anfitriones para sus propios fines, o si sus efectos sobre el comportamiento y la psicología del anfitrión podrían ser simplemente subproductos de la enfermedad. infección viral o respuesta inmune. El enfoque que adoptamos en esta sección es únicamente evolutivo en el sentido de que los intereses de aptitud del virus ocupan un lugar central en la derivación de hipótesis sobre la influencia del SARS-CoV-2 en la fisiología y el comportamiento humanos.

Hay dos posibilidades de cómo el SARS-CoV-2 podría estar alterando el comportamiento humano.

Primero, puede estar reprimiendo la sensación de enfermedad durante los momentos de máxima transmisibilidad. El SARS-CoV-2 se caracteriza por una alta tasa de diseminación viral, y el pico de diseminación viral, y por lo tanto la transmisibilidad, ocurre de 1 día a 2 días antes del inicio de los síntomas. Es posible que el SARS-CoV-2 haya tenido un éxito especial porque es muy infeccioso antes de que aparezcan los síntomas.

La supresión del comportamiento de los huéspedes relacionado con la enfermedad es una forma en que los virus pueden aumentar su aptitud. Los anfitriones que están infectados pero no se sienten enfermos tienen más probabilidades de realizar sus actividades habituales, lo que les permite entrar en contacto con otras personas a las que podrían infectar. Si no muestran síntomas de infección, el sistema inmunológico conductual humano no se activa en otros (consulte la Perspectiva 3: Activar el disgusto puede ayudar a combatir la propagación de enfermedades) y se propaga silenciosamente a nuevos huéspedes.

La segunda posibilidad de cómo el SARS-CoV-2 podría afectar el comportamiento del huésped es contribuir a los trastornos del estado de ánimo, como la manía, que podrían aumentar los niveles de actividad y disminuir la sensación de enfermedad, al menos temporalmente, durante los momentos de máxima transmisibilidad. Esto podría conducir potencialmente a un “tira y afloja” sobre el comportamiento del anfitrión, con el virus “tirando de” una mayor actividad y sociabilidad del anfitrión y el anfitrión luchando contra esto para reducir la actividad y en cambio priorizar la curación. Si a veces el virus está ganando y otras veces el sistema inmunológico del huésped puede recuperar el control, esto podría manifestarse como un trastorno del estado de ánimo con períodos de alta actividad / sociabilidad y depresión / fatiga, respectivamente.

Existe una larga historia de informes de casos de trastornos del estado de ánimo después de la infección por virus respiratorios comunes, y las investigaciones sugieren que las personas con antecedentes de influenza e infección por cepas anteriores de coronavirus tienen más probabilidades de tener trastornos del estado de ánimo. Otros virus se han asociado con trastornos del estado de ánimo, incluido el VIH, el virus de la influenza de 1918 y el virus de la enfermedad de Borna, aunque es imposible establecer una causalidad con esta evidencia.

Un estudio administró la vacuna contra la influenza como un sustituto de la infección y encontró un cambio significativo en el comportamiento social: durante las 48 h después de recibir la vacuna (durante el período de máxima transmisibilidad), las personas interactuaron más con otras (de 51 a 101 personas) y en grupos más grandes (de 2,4 a 5,5) que en las 48 h antes de recibirlo. Este estudio sugiere que la exposición a antígenos virales puede tener efectos sobre el comportamiento social del huésped y es consistente con lo que se esperaría si los virus alteran el comportamiento del huésped para mejorar la transmisión viral.

Se sabe que los virus, en general, y los virus del SARS, en particular, interfieren con la respuesta inmune normal del huésped, que incluye la alteración de la señalización del interferón (IFN). Los IFN son moléculas que ayudan a coordinar muchos aspectos de la respuesta del huésped a la infección. La administración de IFN alfa (p. Ej., Durante el tratamiento de la hepatitis C crónica) se asocia con un estado de ánimo depresivo y aislamiento social, lo que sugiere que la inhibición de la señalización del IFN podría ser un mecanismo por el cual el SARS-CoV-2 podría alterar el comportamiento social. También es posible que el SARS-CoV-2 reduzca indirectamente los niveles de IFN mediante el agotamiento de las células T CD8 que normalmente fabrican IFN gamma. Sin embargo, los efectos virales sobre la socialidad del huésped podrían ser simplemente un subproducto del virus que interfiere con la inmunidad antiviral del huésped, en lugar de una adaptación viral para alterar la socialidad del huésped.

Ningún estudio ha analizado los cambios en el comportamiento social con la exposición al SARS-CoV-2. Sin embargo, existe una amplia evidencia de que el SARS-CoV-2 tiene efectos neurológicos. El SARS-CoV-2 parece tener predilección por infectar el tejido neural y causar síntomas neurológicos, que se encuentran hasta en el 36% de los pacientes en los informes iniciales. El SARS-CoV-2 se recuperó en el líquido cefalorraquídeo de pacientes con COVID-19, lo que sugiere que el virus puede invadir directamente el cerebro y el sistema nervioso.

Los efectos neuronales del SARS-CoV-2 pueden ser el resultado de adaptaciones evolutivas del propio virus, subproductos de otros efectos del virus o la contrarrespuesta del huésped al virus. Posiblemente, la respuesta inmune del huésped al SARS-CoV-2 crea neuroinflamación que luego influye en la cognición y el comportamiento del huésped de formas que no tienen nada que ver con mejorar la aptitud del virus. Sin embargo, si el SARS-CoV-2 está manipulando el comportamiento del huésped para su propio beneficio, esto afecta la forma en que lo tratamos y lo manejamos.

De manera similar, si el SARS-CoV-2 está afectando el comportamiento social del huésped, esto también afectaría a los modelos epidemiológicos, porque las tasas de contacto cambian a lo largo de la progresión de la enfermedad. Al comprender cómo está evolucionando el SARS-CoV-2 y teniendo efectos conductuales y psicológicos en nosotros que mejoran su transmisión, estaremos en mejores condiciones de dar forma a su trayectoria evolutiva para que se vuelva menos dañino y menos letal.

Insight 2: “Generación Cuarentena” puede carecer de exposiciones microbianas críticas

La pandemia ha centrado la atención del mundo en las influencias microbianas en la vida humana. Mientras que el énfasis se ha puesto en el virus SARS-CoV-2, la cuarentena ha detenido temporalmente la exposición regular a nuevos patógenos que es característica de la interacción social humana. Una perspectiva evolutiva nos recuerda que debemos considerar las posibles compensaciones de esta intervención.

Los niños y adolescentes cuyos sistemas inmunológicos y cerebros están activamente moldeados por la exposición a microbios pueden verse más afectados por este cambio. Para algunos, será beneficiosa una menor exposición a nuevos microbios. Los virus, incluido el SARS-CoV-2, que atraviesan la barrera hematoencefálica pueden causar neuroinflamación o encefalitis; las exposiciones a patógenos durante las ventanas críticas del neurodesarrollo se han relacionado con el deterioro y los trastornos neurológicos, incluida la esquizofrenia y el trastorno del espectro autista.

Aunque la exposición reducida a virus neuropáticos durante la cuarentena puede proteger a algunos, el desarrollo normal del cerebro requiere una exposición microbiana adecuada y diversa. Durante el desarrollo, la comunicación entre la microbiota intestinal de un animal joven y las células microgliales del cerebro que dan forma a las redes a través de la mielinización y la poda sináptica selectiva influyen en sus características cognitivas, motoras y afectivas futuras. Los animales jóvenes privados experimentalmente de microbiota normal se convierten en adultos con cognición alterada y ansiedad y un microbioma huésped irregular está implicado en el desarrollo de algunas enfermedades neurodegenerativas.

Los beneficios adaptativos de la exposición a microbios en el desarrollo del cerebro y el sistema inmunológico pueden incluir una mayor coordinación entre los comportamientos protectores y las respuestas inmunológicas. La adolescencia prepara a los animales para una variedad de peligros que pueden encontrar en la edad adulta, incluida la exposición a nuevos patógenos. Las exposiciones a microbios preparan los sistemas inmunológicos en desarrollo para las nuevas amenazas microbianas anticipadas. Esta es la razón por la que los adolescentes que se van a la universidad reciben vacunas para preparar su sistema inmunológico para los patógenos que puedan encontrar por primera vez.

De manera similar, el sistema inmunológico de los animales adolescentes está preparado por exposiciones de bajo nivel a microbios del mundo exterior a través de breves incursiones, prácticas de dispersión, en el mundo exterior, incluido el juego con conespecíficos y otras actividades sociales. Pero la asunción de riesgos, la neofilia y el impulso sexual y de socializar que caracterizan a la adolescencia y promueven la dispersión están influenciados por la microbiota ahora fundamentalmente alterada para muchos millones de adolescentes en todo el mundo. COVID-19 ha terminado temporalmente la dispersión de la práctica, el juego físico entre pares, la actividad sexual y otras actividades que de otra manera pondrían a millones de adolescentes en contacto con nuevos microbios.

Aunque puede haber menos casos de neuropatología inducida por virus, tales políticas también darán lugar a una generación cuyo neurodesarrollo habrá sido influenciado desproporcionadamente más por el entorno microbiano de su familia natal en cuarentena que por el mundo exterior. El impacto que tendrá la exposición reducida al mundo exterior microbiano en la “generación cuarentena”  probablemente variará según la duración de la cuarentena y la etapa de desarrollo de un individuo, pero se desconoce por lo demás. Seguir las consecuencias para el desarrollo neurológico de la cuarentena contribuirá a nuestra comprensión de cómo los entornos microbianos moldean a los individuos jóvenes en los adultos en los que finalmente se convierten.

Insight 3: Activar el disgusto puede ayudar a combatir la propagación de enfermedades

La repugnancia es un sistema de protección física y social que es producto y arroja luz sobre nuestro pasado evolutivo. El disgusto protege a través de tres dominios, todos los cuales se relacionan con la exposición a patógenos.

1. Primero, el disgusto es parte de nuestra psicología alimentaria y motiva a evitar los alimentos que albergan, por ejemplo, señales de toxinas y microorganismos.

2. En segundo lugar, el disgusto es parte de nuestra psicología sexual y motiva la evitación de las parejas sexuales (por ejemplo, miembros de la familia) que se considera que pueden poner en riesgo la inmunocompetencia y, por lo tanto, la salud y la viabilidad de la descendencia.

3. Por último, y lo más relevante, el disgusto es parte de nuestra psicología del contacto físico y motiva a evitar que las personas muestren signos de infección, superficies que revelen infestación microbiana y la piel, boca, ano y fluidos corporales de otras personas desconocidas. Juntos, el consumo, el coito y el contacto son conductas reguladas por el disgusto y, debido al vínculo con la enfermedad, todas asociadas con una o más pandemias históricas transmitidas por alimentos, transmitidas sexualmente o facilitadas por el contacto.

Las motivaciones para distanciarse físicamente y limpiar después del contacto con superficies potencialmente contaminadas son nativas del sistema de disgusto por contacto, pero son más fuertes cuando hay signos claros de enfermedad: sangre, intestinos, fluidos corporales, ojos amarillos, piel pálida, lesiones o secreción nasal.

En la pandemia de COVID-19, esto no es lo que ve la mayoría de la gente. La familia, los amigos, los compañeros de trabajo y los extraños se ven saludables, ya que pueden estar asintomáticos durante días sin saber que están infectados. Sin señales ecológicamente válidas para la infección, la función de evitación del contacto del disgusto permanece inactiva, lo que representa un desafío agudo para los legisladores que promulgan reglas que imponen el distanciamiento.

Dado que las relaciones valiosas a menudo están marcadas por un contacto físico suave (por ejemplo, abrazos, apretones de manos, besos), es difícil disuadir a las personas de reafirmar sus “relaciones cercanas”, especialmente durante un momento en que tales relaciones son muy necesarias. Por lo tanto, la repugnancia puede ser importante, aunque a veces menos potente que otras emociones, como la empatía, para persuadir a las personas a distanciarse.

Una forma de mejorar la respuesta del público a la próxima pandemia sería apelar a varias emociones e incluir información exitosa para desencadenar nuestra antigua psicología de evitación de enfermedades. Además de las estadísticas y el miedo y la ansiedad que pueden evocar, las imágenes de personas que están enfermas y muestran signos de enfermedad o imágenes que muestran claramente patógenos en superficies comunes pueden activar el sistema de disgusto y motivar aún más el cumplimiento de las pautas de mitigación.

También hay inconvenientes en este enfoque; las imágenes de enfermedades viles pueden ser potencialmente traumáticas y el disgusto personal puede influir en los sentimientos morales de manera nefasta. En última instancia, la decisión de distanciarse residirá en el individuo, por lo que cuantas más tácticas podamos usar para motivar este comportamiento, mejor, y el disgusto, junto con el miedo y la empatía, es una emoción importante en este esfuerzo.

Insight 4: El panorama del apareamiento está cambiando y habrá consecuencias económicas de una disminución en las tasas de natalidad

La reproducción diferencial es la clave para cambiar con el tiempo. Los seres humanos tienen un menú evolucionado de estrategias de apareamiento como producto de una reproducción exitosa, que incluyen vínculos de pareja a largo plazo, sexo casual a corto plazo y todo lo demás. La pandemia de COVID-19 está influyendo en estas estrategias de apareamiento y tendrá un impacto profundo en el panorama económico y de apareamiento global.

El apareamiento a corto plazo es la estrategia más obvia para verse afectado. Las nuevas parejas sexuales son posibles vectores de virus, lo que hace que los costos del sexo casual sean más elevados. El sexo en persona está siendo reemplazado, quizás temporalmente, con versiones en línea: sexting, cámaras de video y sexo virtual. Para quienes se arriesgan a tener relaciones sexuales en persona, el uso de condones, aunque es efectivo contra muchas infecciones de transmisión sexual, no evitará contraer COVID-19, ya que la transmisión puede ocurrir a través del contacto con la boca, nariz, piel o aliento de una persona infectada.

Una perspectiva evolutiva predice que aquellos que persiguen una estrategia de historia de vida rápida, marcada por la búsqueda de apareamiento a corto plazo, el cambio frecuente de pareja, las tácticas de apareamiento engañosas y los grandes descuentos futuros, tienen más probabilidades de arriesgarse a tener relaciones sexuales en persona durante la pandemia. y convertirse en potenciales super-difusores.

Aunque los costos relacionados con la pandemia del apareamiento a corto plazo deberían hacer que una estrategia de vinculación de pareja a largo plazo sea más atractiva, la pandemia también reduce temporalmente el mercado de socios a largo plazo. Los solteros en busca de un compromiso deben conformarse con preliminares en línea o citas a una distancia social segura.

El tacto y el olor son fundamentales para la compatibilidad de apareamiento, pero la distancia priva a las personas de esta información vital.

El apareamiento a distancia exacerba la tendencia de las personas a interpolar valores positivos de cualidades para las que carecen de información confiable, como la honestidad, la estabilidad emocional y la historia sexual. Esta sobreidealización crea expectativas poco realistas que corren el riesgo de romperse cuando una eventual reunión tiene lugar en la vida real. A menos que los certificados de pruebas de virus se vuelvan comunes, la consumación romántica se retrasará para todos, excepto para los médicamente desinformados y los que corren muchos riesgos, tendencias que pueden, a su vez, sesgar los resultados de nacimientos.

La recesión económica provocada por la pandemia mundial podría provocar cambios dramáticos en las oportunidades de apareamiento a largo plazo y los resultados reproductivos. Una perspectiva evolutiva predice que las mujeres serán reacias a comprometerse con hombres que carecen de estabilidad financiera, dada la prioridad que dan a esta cualidad en el apareamiento a largo plazo. También predice que los hombres, a su vez, pospondrán el matrimonio hasta que sientan que tienen los recursos adecuados para atraer mujeres con un valor de pareja adecuado o acorde. A medida que las tasas de matrimonio se desploman y las personas posponen la reproducción, al menos durante un período de tiempo, algunas naciones que ya se encuentran en la cúspide del nivel de reemplazo de la población caerán peligrosamente por debajo de ese nivel, ya que las personas optan por evitar traer un bebé a un mundo plagado de virus. Las caídas de la tasa de natalidad, a su vez, tienen consecuencias en cascada para los resultados económicos: oportunidades laborales, la capacidad de los países para proporcionar redes de seguridad a un grupo demográfico que envejece y una contracción económica mundial.

Insight 5: Las normas de género están retrocediendo y la desigualdad de género está aumentando

Con las escuelas cerradas, las familias tienen necesidades imprevistas de cuidado infantil. ¿Quién está tomando esta tarea? En abril de 2020, las mujeres perdieron más empleos que los hombres, en parte porque más mujeres que hombres están empleadas en las industrias de servicios y hotelería que perdieron clientes. Sin embargo, al mismo tiempo, las mujeres más que los hombres se sintieron más presionadas a renunciar a sus trabajos a fin de administrar las responsabilidades domésticas adicionales de cuidado infantil y educación, y les preocupaba más que la disminución de su productividad durante la pandemia afectara negativamente sus carreras. Antes de la pandemia, las mujeres ya se sentían más estresadas que los hombres por la competencia de roles familiares y laborales. Con los niños en casa, ese estrés parece llevar a las mujeres a convertirse en amas de casa y maestras improvisadas.

Las tendencias laborales de género tienen una firma cuantitativa en la academia. En medicina y Ciencias de la Tierra, una proporción decreciente de mujeres publicaron preprints en marzo y abril de 2020 en comparación con los mismos meses de 2019. En medicina, en comparación con las tasas de presentación en 2019, proporcionalmente menos mujeres han presentado artículos sobre COVID-19. Esto está sucediendo en un momento en que los hombres muestran una mayor productividad.

La explicación predeterminada en las ciencias sociales es culpar a los estereotipos de género obsoletos y la falta de empoderamiento de las mujeres. Sin embargo, las preferencias evolucionadas de mujeres y hombres juegan un papel importante. Una de las ideas de los enfoques evolutivos para comprender las diferencias sexuales es que las mujeres están mucho más limitadas en el número de descendientes que pueden producir a lo largo de su vida que los hombres, y las mujeres, como las hembras en todas las especies de primates, han evolucionado para contribuir a mayor nivel de inversión obligatoria en cada descendencia durante el embarazo y la lactancia. Por lo tanto, a lo largo de la historia evolutiva, la aptitud reproductiva de una mujer dependió del éxito de cada descendencia individual en mayor medida que la del hombre. Como resultado (o en conjunto), las mujeres desarrollaron motivaciones más fuertes para prestar atención a los detalles del cuidado de los niños y pueden sentirse presionadas a aceptar más responsabilidad en el cuidado de los niños y las tareas del hogar cuando otros, como maestros y trabajadores de cuidado infantil, o parientes extendidos, que de otro modo podrían ayudar o no.

El razonamiento evolutivo predice que las mujeres dejarán el lugar de trabajo o sacrificarán su productividad más que los hombres. Esto podría resultar en un retroceso a gran escala hacia las normas de género “tradicionales”. Con la pérdida de su propia autonomía económica, muchas mujeres llegarán a depender de sus compañeros masculinos como sostén de la familia, exacerbando los problemas estructurales subyacentes a la desigualdad de género. Esto puede cambiar a las familias hacia estructuras y concepciones de género tradicionales, un cambio hacia el conservadurismo social, que podría tener consecuencias en las actitudes sobre el sexo prematrimonial y extramarital.

Las mujeres y los hombres de las familias tradicionales prefieren normas que activen juicios morales que puedan aislar esas estructuras familiares, incluidas las actitudes negativas sobre la promiscuidad. Una consecuencia de la pandemia, por lo tanto, podría ser una reducción de la tolerancia en una variedad de temas, incluidos los arreglos de apareamiento no monógamos, el aborto legal y los derechos de las minorías sexuales, que violan los roles de género tradicionales y también son estereotipadas como promiscuas.

La recesión que se avecina aumentará la competencia entre las mujeres por el acceso a parejas deseables (ver Insight 4: El panorama del apareamiento está cambiando y habrá consecuencias económicas de una disminución en las tasas de natalidad). También habrá una mayor competencia entre los hombres mientras se esfuerzan por asegurar posiciones cada vez más raras de estatus y riqueza. Estos cambios podrían contribuir a las normas de género que enfatizan el atractivo para las mujeres y la competencia de estatus para los hombres. Por ejemplo, en ciudades y países con mayor desigualdad económica, las mujeres se auto-sexualizan más en las publicaciones en las redes sociales. Para los hombres, la desigualdad económica tanto a nivel transcultural como a nivel de vecindario se asocia con mayores tasas de homicidio entre hombres, que parece estar impulsada por las preocupaciones de los hombres por el estatus social más que por una necesidad puramente instrumental de sobrevivir. 

Los participantes en una encuesta en línea de EE. UU. completada en enero de 2020 (antes del brote de EE. UU.) y luego en marzo / abril de 2020 mostraron cambios modestos hacia arriba en los estereotipos de género tradicionales y el respaldo de los roles de género tradicionales, de acuerdo con las normas de género que cambian en respuesta a COVID-19.

En conjunto, es probable que estas fuerzas producidas por la pandemia conduzcan a un retroceso en la independencia económica de las mujeres.

No obstante, es posible que la pandemia tenga algunos efectos positivos sobre la igualdad de género. La aceptabilidad del trabajo a distancia podría permitir que las mujeres sigan trabajando cuando antes habrían dejado la fuerza laboral para cuidar a los niños pequeños. Además, si hay más madres y padres en casa durante las horas de trabajo, las tareas domésticas desiguales podrían volverse más obvias y reparables. Aún se desconoce si la pandemia es beneficiosa o dañina para hombres y mujeres, pero el pensamiento evolutivo proporciona información importante sobre dónde buscar y qué preguntas hacer.

Segunda parte

Insight 6: No se garantiza un aumento de la empatía y la compasión

Existe evidencia anecdótica de que, en crisis anteriores, como huracanes, terremotos y ataques terroristas, la reacción común, contrariamente a la creencia popular, no es un descenso al salvajismo. Más bien, en casos como el del huracán Katrina y el London Blitz, hay una gran cantidad de solidaridad y ayuda mutua. Las barreras de clase y raza se suspenden temporalmente y el beneficio del colectivo se convierte en una prioridad.

Con respecto a la crisis actual, algunos psicólogos son optimistas ven un estallido de comportamiento prosocial y altruista: “compasión por catástrofes”. Entre otras consideraciones, la adopción de prácticas de distanciamiento social por parte de miles de millones de personas se interpreta como “quizás el acto de cooperación más poblado de la historia”. Se dice que esta interpretación está respaldada por estudios recientes que sugieren que la motivación para participar en estas prácticas aumenta con los llamamientos a la salud pública, más que los llamamientos a la salud personal, y también aumenta con las inducciones a la empatía.

Todo esto es consistente con una perspectiva rousseauniana: la naturaleza humana es fundamentalmente amable y, despojados de las limitaciones de la civilización, somos más iguales, más generosos y mentalmente más saludables. Pero también hay razones para favorecer una visión menos optimista. La investigación sobre el sistema inmunológico del comportamiento sugiere que la amenaza de enfermedades hace que las personas sean intolerantes y punitivas hacia los grupos externos. Las naciones con un historial de altos niveles de enfermedades infecciosas tienen tasas más bajas de extraversión, y la amenaza de enfermedad inducida experimentalmente estimula el aislamiento social.

Además, no está claro si comportamientos como el distanciamiento social reflejan realmente motivos cooperativos, en contraposición a preocupaciones sobre uno mismo, preocupaciones sobre familiares cercanos y preocupaciones sobre la vergüenza social y las sanciones legales. Ninguno de los estudios citados como apoyo a motivos altruistas analiza el distanciamiento social real; en su lugar (por razones prácticas obvias), analizan la voluntad expresada de las personas para participar en el distanciamiento social y, por lo tanto, los hallazgos pueden explicarse fácilmente por un sesgo de deseabilidad social.

De hecho, hasta donde sabemos, no hay evidencia de ningún aumento general de bondad, empatía y compasión en este momento en relación con los tiempos no pandémicos. Un estudio, diseñado específicamente para explorar este tema, encuentra que las personas afirman experimentar más interdependencia con los vecinos y la humanidad ahora que en tiempos prepandémicos, pero también encuentra que es menos probable que estén de acuerdo en que ayudar a alguien que lo necesita “es lo correcto para hacer”. Además, al menos en los Estados Unidos, aunque menos en países como Canadá, esta pandemia no está uniendo a la gente; más bien, las respuestas reflejan la división partidista que tanto caracteriza los tiempos recientes, con conservadores y liberales que tienen diferentes puntos de vista sobre el uso de máscaras, la sabiduría de un encierro continuo y mucho más.

Finalmente, la analogía con desastres anteriores podría no ser adecuada. No buscamos entre los escombros para rescatar a los atrapados en edificios caídos; no estamos hacinados en el metro de Londres a medianoche, atendiendo a los heridos mientras la Luftwaffe arroja bombas desde arriba. Estamos aislados.

La cuarentena tiene un coste psicológico grave y, como animales sociales, es posible que los beneficios de la experiencia compartida y el sufrimiento mutuo no se mantengan cuando estamos, en su mayor parte, solos. O quizás esta sea una evaluación demasiado sombría; quizás Zoom y las redes sociales sean suficientes para evocar en nosotros sentimientos de calidez y solidaridad. La conclusión más prudente aquí, dada la falta de evidencia consistente, es admitir que aún no lo sabemos, pero deberíamos averiguarlo.

Insight 7: No hemos evolucionado para buscar la verdad

Los seres humanos evolucionaron en pequeños grupos bajo la amenaza de inanición, depredación y explotación por parte de forasteros, y en general vivieron vidas breves, favoreciendo estrategias a corto plazo para consumir recursos que podrían apoyar una reproducción exitosa. No hemos evolucionado para pensar con claridad sobre amenazas a largo plazo como las pandemias, que son estadísticamente abstractas y globales. Y, sin embargo, durante al menos un siglo, hemos entendido que la amenaza de una pandemia mortal es real y está siempre presente. ¿Cómo deberíamos haber respondido a este conocimiento?

Deberíamos habernos preparado para la próxima pandemia de antemano. Pero, para hacer esto, habríamos tenido que sentir la necesidad de prepararnos y estar dispuestos a incurrir en costos reales ante lo que podría haber parecido, en ausencia de personas muertas y moribundas, nada más que una especulación mórbida.

Desafortunadamente, la mayoría de nosotros somos terribles al sopesar los riesgos presentados como probabilidades abstractas.

También descartamos en gran medida el bienestar de nuestro yo futuro, junto con el de los extraños lejanos y las generaciones futuras, y de formas que son psicológicamente extrañas y, en un entorno moderno, éticamente indefendibles. Somos muy susceptibles al pensamiento conspirativo y mostramos una impresionante capacidad para engañarnos a nosotros mismos, antes de hacer el arduo trabajo de engañar a los demás. Estas predisposiciones probablemente dotaron a nuestros antepasados de ventajas, pero también sugieren que nuestra especie no está programada para buscar una comprensión precisa del mundo tal como es en realidad.

Por lo tanto, nuestra conversación sobre la mayoría de las cosas tiende a ser un tejido de certezas falsas y apuestas sin cobertura. Buscamos evidencia para apoyar nuestras creencias actuales, mientras ignoramos el resto. Cuando nos encontramos con amigos o familiares esclavizados por alguna nueva información errónea, a menudo nos falta el coraje para corregirlos. Mientras tanto, detrás de una pantalla de anonimato, nos enfrentamos con entusiasmo a las opiniones de completos desconocidos en línea. Paradójicamente, la primera circunstancia presenta una oportunidad para cambiar realmente de opinión, mientras que la segunda es más probable que atrinchere aún más a las personas en sus puntos de vista mal informados. Aunque estas predisposiciones no hicieron que el SARS-CoV-2 ingresara por primera vez en la población humana, son, al menos en parte, responsables de la pandemia que siguió.

Insight 8: Combatir la pandemia requiere su propio proceso evolutivo

Algunas de las ideas anteriores apuntan a fallas en nuestra naturaleza humana que contribuyeron a la pandemia y pueden dificultar la gestión. Pero los humanos son criaturas paradójicas. Por un lado, somos producto de la evolución genética en ambientes ancestrales que guardan poca semejanza con los ambientes modernos. Estos “desajustes evolutivos” son probablemente responsables de nuestra frecuente falta de alarma en respuesta a la pandemia. Por otro lado, construimos esos entornos modernos, por lo que nuestra capacidad para una rápida evolución cultural, a través de comportamientos, valores y tecnologías, debe ser reconocida junto con nuestra naturaleza genética humana.

Esta dualidad es capturada por la etiqueta teoría de la herencia dual, que postula tanto una corriente genética como una corriente cultural de herencia que han estado coevolucionando entre sí durante el tiempo que somos una especie. El proceso más lento de evolución genética a menudo sigue a donde conduce el proceso más rápido de evolución cultural, como sabemos por ejemplos clásicos como la tolerancia a la lactosa en adultos (una adaptación genética) en culturas que crían ganado (una adaptación cultural).

> ¿Cómo podemos utilizar nuestro conocimiento de la teoría de la herencia dual para hacer que la evolución cultural tenga lugar más rápido y a mayor escala que nunca antes, incluso tan rápido que pueda seguir el ritmo de la evolución genética del virus?

Una forma es centrarse en los tres ingredientes que definen un proceso darwiniano (selección, variación y replicación) y gestionarlos a escala sistémica. En otras palabras, debemos identificar un objetivo sistémico de selección (como reducir la transmisión del virus), orientar la variación alrededor del objetivo (incluido el seguimiento de la variación no planificada y experimentos controlados) e identificar y reproducir las mejores prácticas. Cultivar la evolución cultural de esta manera debe hacerse teniendo en cuenta que tales prácticas probablemente sean sensibles al contexto, requiriendo ajustes adaptativos a una escala más fina, y que medir la eficacia será difícil y no del todo objetiva.

La evolución cultural debe estar bien monitoreada; de lo contrario, seguirá teniendo lugar, pero dará lugar a resultados que contribuyan a los problemas más que a las soluciones (por ejemplo, pensamiento conspirativo y desconfianza en los expertos en salud). Una idea clave del pensamiento evolutivo es que, en contraste con la metáfora de la mano invisible, la búsqueda de intereses de nivel inferior, como los intereses individuales, corporativos, partidistas o nacionalistas a corto plazo, es mucho más probable que socave que contribuya. al bien común global.

La cooperación humana en todas sus formas requiere identificar el grupo más relevante, establecer normas que definan el bienestar del grupo y establecer mecanismos que premien el buen comportamiento y castiguen el mal comportamiento. Por primera vez en la historia, contamos con los medios tecnológicos para funcionar como una aldea global de naciones, pero esto requiere ampliar los mismos mecanismos que hacen posible la cooperación a todos los niveles. Los desafíos de la ampliación pueden ser abrumadores, pero el primer paso es establecer la necesidad teórica de hacerlo.

Si bien es nuevo describirlo en términos evolutivos formales, la evolución cultural gestionada con objetivos sistémicos en mente ha tenido lugar a escalas subglobales a lo largo de la historia y en el presente, proporcionando muchos ejemplos positivos de los que aprender. Por ejemplo, algunos de los mejores métodos de cambio en el mundo empresarial emplean ciclos rápidos de variación, selección y replicación con varios objetivos de producción en mente. Los mismos métodos se pueden aplicar a una pandemia global y otros desafíos globales volviéndose más expansivos sobre los objetivos de producción.

Insight 9: Las fuerzas evolutivas culturales impactan la gravedad de COVID-19

Se pueden aplicar principios evolutivos para comprender las adaptaciones culturales durante la pandemia de COVID-19. Los grupos humanos bajo amenaza colectiva experimentan presiones evolutivas para endurecer las normas sociales y castigar a las personas que se desvían de esas normas. En consecuencia, podemos predecir que las sociedades de todo el mundo se endurecerán en respuesta a la pandemia. Desde una perspectiva evolutiva, las normas estrictas y los castigos que disuaden a los oportunistas son esenciales para ayudar a los grupos a coordinar su acción social para sobrevivir y, por lo tanto, serían adaptables en tiempos de amenaza.

De acuerdo con este razonamiento, las naciones con antecedentes de amenazas ecológicas y provocadas por el hombre (por ejemplo, desastres naturales, prevalencia de enfermedades, escasez de recursos e invasiones) tienden a ser estrictas (es decir, tienen normas estrictas y poca tolerancia a la desviación), mientras que los grupos con menos amenaza tiende a ser laxos (es decir, tener normas más débiles y más permisividad). La variación en la rigidez en las sociedades no industriales también está relacionada con amenazas colectivas como la prevalencia de patógenos, la presión demográfica, la escasez y la guerra.

Los modelos de teoría de juegos evolutivos (EGT) también confirman que las diferencias en la rigidez normativa evolucionan como una adaptación cultural a la amenaza. Estos modelos de dinámica cultural son útiles para comprender cómo evolucionan los comportamientos humanos a lo largo del tiempo, con el objetivo de iluminar los estados evolutivos estables. Con respecto a la cultura, un estado estable representa las normas de comportamiento que son adaptativas y se puede esperar que permanezcan en la población bajo ciertas condiciones. Los modelos EGT muestran que, a medida que aumentan las amenazas sociales, los agentes que acataron las normas cooperativas y castigaron a otros por desviarse prosperaron y tuvieron una ventaja sobre los agentes que no cumplieron con las normas ni las hicieron cumplir.

Técnicamente hablando, a medida que aumenta la amenaza, los agentes operan en un espacio de menores beneficios, lo que aumenta la presión de selección que enfrentan para participar en interacciones coordinadas y cooperativas. En consecuencia, los grupos requieren normas más estrictas y castigos por desviación para sobrevivir bajo una gran amenaza. De hecho, preparar experimentalmente a los humanos con amenazas colectivas conduce a un aumento en la estrechez deseada, ya sea de Dios o del gobierno.

Si bien el endurecimiento es una adaptación evolutiva a la amenaza, los posibles “desajustes evolutivos” pueden interferir con esta respuesta evolucionada, con trágicas consecuencias, como hemos visto en la propagación del COVID-19 en ciertas naciones. Por ejemplo, debido a que los cambios ambientales como el COVID-19 pueden ocurrir muy rápidamente, pero la evolución es un proceso gradual, hay, inevitablemente, períodos en los que las poblaciones necesitan “ponerse al día”, a menudo con consecuencias perjudiciales.

Las diversas reacciones de las naciones de todo el mundo a las primeras etapas de la pandemia revelan posibles desajustes evolutivos, en los que algunas sociedades flexibles han tenido una reacción retrasada y, a menudo, conflictiva ante el endurecimiento de las normas. Los países que son ajustados a normas (por ejemplo, Corea del Sur, Japón, China) han sido muy efectivos para limitar los casos y muertes por COVID-19. Por el contrario, las culturas laxas (por ejemplo, España, Brasil y Estados Unidos) han tenido una explosión de casos y muertes en las primeras etapas. Los modelos EGT también ilustran que las culturas laxas tardan mucho más en cooperar cuando están amenazadas que las culturas rígidas. Debido a que las personas en culturas laxas generalmente han experimentado menos amenazas ecológicas, es más probable que subestimen el riesgo de COVID-19 que aquellas en culturas rígidas.

Asimismo, debido a que las culturas laxas priorizan la libertad sobre las reglas, pueden experimentar reactancia psicológica cuando se requiere endurecimiento.

La situación se agrava cuando los líderes gubernamentales minimizan las señales de amenaza. Por lo tanto, disminuir artificialmente la intensidad de la señal de amenaza puede reducir la respuesta de endurecimiento, lo que refuerza el desajuste evolutivo. Se necesita urgentemente investigación sobre cómo prevenir estos desajustes y aumentar los comportamientos respetuosos con las normas durante las futuras olas de la pandemia y las futuras amenazas colectivas.

La teoría rígida y flexible también hace predicciones sobre otras dinámicas sociales que pueden ocurrir como resultado de la pandemia de COVID-19. La investigación ha demostrado que, a medida que los grupos se ajustan para hacer frente a las necesidades de coordinación, también experimentan una serie de compensaciones asociadas con el orden y la apertura. La rigidez se asocia con más monitoreo, sincronía y autocontrol, que es fundamental para la coordinación frente a la amenaza. Sin embargo, la rigidez también se asocia con un mayor etnocentrismo y una menor tolerancia hacia las personas de grupos estigmatizados, así como con una menor creatividad. Encontrar formas de maximizar tanto la apertura como el orden, es decir, ser “culturalmente ambidiestros”, es un desafío clave para las sociedades humanas ahora y en el futuro.

Insight 10: El progreso humano continúa

El razonamiento evolutivo hace varias predicciones sobre el futuro que enfrentarán los humanos a raíz de la pandemia, desde cambios en la independencia económica de las mujeres hasta tasas de natalidad que caen por debajo de los umbrales necesarios para mantener algunas poblaciones humanas. Estas son algunas posibilidades deprimentes que invitan a la conclusión de que la humanidad está descendiendo en espiral hacia un nuevo punto bajo. Aquellos que niegan la posibilidad del progreso social pueden sentirse reivindicados por la pandemia de COVID-19 de 2020, porque muestra que la vida ha empeorado en lugar de mejorar. ¿Pero es así?

A muchas personas les cuesta conciliar el hecho demostrable del progreso humano – que, con el tiempo, nos hemos vuelto más saludables, mejor alimentados, más ricos, más seguros y mejor educados – con las limitaciones de la biología humana. Algunos temen que, si la mente ha evolucionado como una estructura compleja, entonces el progreso sería imposible, porque “no se puede cambiar la naturaleza humana”. Por lo tanto, o no puede haber progreso o no puede haber naturaleza humana.

Pero estas son confusiones que surgen de conceptos erróneos de la naturaleza humana y del progreso humano. Entre las adaptaciones que componen la naturaleza humana se encuentra la tríada de facultades que nos adaptan al “nicho cognitivo”:

1. El saber hacer, que nos permite comprender el mundo físico y probar nuevas formas de manipularlo en nuestro beneficio.

2. El lenguaje, que nos permite compartir y recombinar estas ideas.

3. La socialidad, que nos da el motivo para coordinar ideas y acciones con nuestros semejantes en beneficio mutuo.

Entre las creaciones de estas facultades se encuentran inventos que magnifican su propio poder, incluida la palabra impresa y electrónica y las instituciones de ciencia y gobernanza, que permiten que el conocimiento se acumule durante generaciones. Cuando las personas despliegan sus conocimientos para mejorar sus vidas, reteniendo y combinando las innovaciones que funcionan y descartando las que no funcionan, se puede progresar.

Eso es todo en lo que consiste el progreso. Contrariamente a las concepciones de Herbert Spencer y otros victorianos, no es una fuerza evolutiva mística que nos impulsa siempre hacia arriba. Por el contrario, las fuerzas de la naturaleza tienden a aplastarnos, incluido el inexorable aumento del desorden físico y los conflictos evolutivos entre parásitos y huéspedes, depredadores y presas, congéneres y entre sí. Es solo la aplicación de los conocimientos adquiridos con esfuerzo lo que nos permite lograr avances locales y provisionales frente a los constantes desafíos a nuestro bienestar.

Entre estos desafíos se encuentran los brotes de enfermedades infecciosas. Los brotes durante milenios fueron la presión selectiva que llevó a la evolución de nuestro sistema inmunológico innato, adaptativo y conductual.

Sin embargo, fueron nuestras adaptaciones cognitivas las que llevaron a la reciente conquista de las enfermedades infecciosas que abatieron a nuestros antepasados ??en gran número. Nos permitieron descubrir la vacunación, el saneamiento, la antisepsia, los antibióticos, los antivirales y otros avances en la salud pública y la medicina que han extendido drásticamente la esperanza de vida.

Por tanto, no debería sorprendernos, ni refutar el hecho o la posibilidad de progreso, que otro patógeno infeccioso haya lanzado una ofensiva contra nosotros; eso está en la naturaleza misma de la vida. Sin embargo, la biología del Homo sapiens nos da buenas razones para esperar que la enfermedad sea sometida a su vez, no como un paso inevitable en alguna marcha de progreso, sino si (y solo si) redoblamos el compromiso, que la evolución humana permite pero no garantiza, al desarrollo y aplicación del conocimiento científico para mejorar el bienestar humano.
 


Conclusión

COVID-19 ha traído un cambio radical, a través de muertes, estrés de la cuarentena prolongada, confusión que ralentizó la respuesta adecuada, malestar social a una escala masiva y una secuela social y económica larga e incierta. Este cambio radical es global: ningún ser humano, en ningún lugar, no se ve afectado por COVID-19.

Para comprender el virus y nuestra respuesta a él, debemos comprender cómo evolucionan los virus y los humanos. Sabemos que existe una larga historia de coevolución de virus y humanos. Los virus evolucionan para explotar a sus anfitriones para fomentar su propia replicación, pero también dependen de los anfitriones para sobrevivir. Los seres humanos podemos tolerar alguna manipulación por parte de virus, pero también hemos evolucionado para combatirlos. Esta delicada danza coevolutiva es la razón por la que a menudo parecemos correr tan rápido como podemos, solo para permanecer en el mismo lugar.

Sin embargo, los humanos también poseen la herramienta de conocimiento científico que nos brinda una visión más amplia de la que el virus puede ver. Quizás esto pueda ayudarnos a ir un paso por delante. Al comprender la naturaleza de las estrategias virales, podemos anticipar mejor la propagación de COVID-19 e intentar bloquearla. Del mismo modo, al comprender la naturaleza humana, podemos intentar activar sistemas motivacionales evolucionados que ayudarán a combatir el virus, como proporcionar señales que activen nuestro sistema inmunológico conductual. Comprender la naturaleza humana también mejorará nuestra capacidad para abordar las secuelas del COVID-19, ya que ha interrumpido muchas de nuestras actividades humanas fundamentales, como el apareamiento, la crianza de los hijos y simplemente mantener el contacto social.

Aquí, hemos descrito 10 ideas ofrecidas por una amplia gama de pensadores evolutivos, con experiencia que va desde la medicina evolutiva hasta la evolución cultural a gran escala. Estos conocimientos ofrecen posibilidades para guiar a la ciencia para abordar la propagación del COVID-19 y sus consecuencias inevitables. Sin embargo, estos conocimientos representan solo una instantánea limitada de este momento histórico y una selección de temas, aunque importantes, que puede proporcionar una perspectiva evolutiva de la pandemia.

El objetivo de proporcionar estos conocimientos es ayudar a dar sentido a la gran confusión que arruina esta pandemia e iluminar caminos para la investigación. Además de las ideas que pueden producir una acción inmediata, la pandemia nos ha brindado oportunidades únicas para presenciar la naturaleza humana a medida que se desarrolla, desde cambios en los patrones de reproducción, normas sociales cambiantes y curiosidades cognitivas que pueden distorsionar nuestro reconocimiento de la amenaza.

Este artículo es un llamado a la acción en la ciencia, tanto en la aplicación del conocimiento existente sobre la naturaleza viral y humana como también como una oportunidad para hacer descubrimientos que no serían posibles excepto cuando un experimento social global está en marcha.

  • Editor Michael S. Gazzaniga, University of California, Santa Barbara, CA.
  • Autores: Benjamin M. Seitz, Athena Aktipis, David M. Buss, Joe Alcock, Paul Bloom, Michele Gelfand, Sam Harris, Debra Lieberman, Barbara N. Horowitz, Steven Pinker, David Sloan Wilson and Martie G. Haselton

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=97024

Deja un comentario