La multitarea de los medios está arruinando nuestra memoria

por Shelly Fan

Adquirí un mal hábito durante el bloqueo: atracones de Netflix a doble velocidad, mientras me desplazaba por el pozo negro de Twitter en mi teléfono. Creo que me siento estimulada mentalmente y me engaño haciéndome creer que estoy aprendiendo más en menos tiempo.

Si y no. Un nuevo estudio, publicado en Nature, se sumergió en profundidad en la multitarea de los medios y descubrió que se correlaciona con el síndrome de la “punta de la lengua”. ¿Esos momentos en los que sabes que recuerdas algo, pero no puedes recordarlo para contárselo a otros y te sientes frustrado? Se pone peor cuando estás mirando simultáneamente dos pantallas. El resultado final es que eres menos capaz de recuperar un recuerdo (una palabra, un nombre, una respuesta a un cuestionario) o, en términos más coloquiales, olvidas, al menos en ese momento.

La multitarea de los medios está arruinando nuestra memoria
La multitarea de los medios está arruinando nuestra memoria

Estoy bien con no recordar tweets enojados, pero las implicaciones son mucho más amplias. Para los niños que actualmente dependen de la educación virtual, por ejemplo, es fácil distraerse si tienen que hacer malabares con varias pantallas o ventanas, una para una videoconferencia y la otra, un chat para preguntas y respuestas. Para un concursante de Jeopardy!, Tropezar al recordar podría significar un fracaso en el salón de la fama del programa de juegos. Para un entrevistado, un lapsus repentino de memoria puede matar las posibilidades de conseguir un trabajo soñado.

“A medida que navegamos en nuestras vidas, tenemos estos períodos en los que nos sentimos frustrados porque no podemos traer el conocimiento a la mente, expresando lo que sabemos”, dijo el autor del estudio, el Dr. Anthony Wagner de la Universidad de Stanford. “Afortunadamente, la ciencia ahora tiene herramientas que nos permiten explicar por qué un individuo, de un momento a otro, puede no recordar algo almacenado en su memoria”.

Sorprendentemente, la clave parece ser lo que sucede en el cerebro y bajo el capó de la conciencia, mucho antes de que se dé cuenta de que ha recordado un recuerdo o de que se le ha olvidado.

La atención es el rey

Recordar algo específico es un problema complicado para el cerebro. Primero, tienes que codificar la memoria en tus redes neuronales biológicas; luego tiene que quedarse, un proceso llamado acertadamente “consolidación”.

La tercera parte es donde se centró el estudio: necesita poder recuperar esa memoria almacenada en el momento correcto, el lugar correcto y, lo más probable, para poder ayudarlo en un determinado escenario.

¿Demasiado complicado? Un ejemplo: finalmente se encontró con un viejo amigo que no había visto en años. Sacan el tema de la fiesta a la que ambos fueron y, con la mirada, le piden que responda. Su cerebro no solo necesita tener la memoria almacenada, sino que también necesita poder pescarla de una manera “dirigida a un objetivo” para que pueda responder la pregunta.

Los científicos conocen desde hace mucho tiempo varios factores que dificultan la memoria. El recuerdo podría desvanecerse. Es posible que no haya disponible una señal o un disparador externo. Pero un componente crítico, en el corazón del recuerdo, es la “atención preparatoria”. En esencia, es la capacidad del cerebro para cambiar su músculo de procesamiento hacia objetivos relevantes (“¡Necesito responder esa pregunta!”), Pero incluso antes de que te hagan la pregunta. “Esta atención preparatoria se dirige al corazón mismo de la capacidad del cerebro para predecir y organizar su recopilación y procesamiento de datos en consecuencia”, dijo el Dr. Charles Shroeder de la Universidad de Columbia, quien escribió sobre cómo funciona este misterioso poder en el cerebro.

Si bien suena abstracto, la atención preparatoria en realidad se puede capturar en ondas cerebrales usando electroencefalograma (EEG). El EEG coloca electrodos en el cuero cabelludo y mide las fluctuaciones en la actividad eléctrica del cerebro en áreas extensas. Trabajos anteriores sugieren que nuestros cerebros fluctúan espontáneamente en su nivel de atención preparatoria.

El nuevo estudio pregunta: ¿Son esas desafortunadas caídas de atención por qué a veces no podemos recordar?

Nuevas reglas, nuevas herramientas

Para llegar al fondo, el equipo reclutó a 80 participantes adultos jóvenes de entre 18 y 26 años y los conectó a EEG. Específicamente, el equipo buscó un tipo de onda cerebral llamada “potencia alfa posterior”, medida en la parte posterior del cráneo.

“Los aumentos en el poder alfa … se han relacionado con lapsos de atención, la distracción, etc.”, explicó el autor del estudio, el Dr. Keven Madore de Stanford.

Como otra medida, el equipo también examinó el diámetro de las pupilas de los participantes mientras realizaban una tarea de memoria dirigida a un objetivo. Debido a que el control del tamaño de la pupila está relacionado con áreas del cerebro involucradas en la atención, los científicos saben que las constricciones en el diámetro de la pupila, particularmente antes de cambiar de tarea, están relacionadas con la atención a la deriva, por ejemplo, tiempos de reacción más lentos y divagaciones de la mente. Finalmente, los participantes también completaron un cuestionario sobre su nivel de compromiso autopercibido durante el estudio.

No fue una tarea fácil. Los voluntarios miraron una pantalla de computadora que mostraba casi 170 objetos (un sombrero, sartén, brazalete o insecto, por ejemplo) y se les pidió que calificaran un subconjunto de si eran “agradables o desagradables”, o si la imagen parecía “grande o desagradable”. pequeño.” El quid del estudio llegó 10 minutos después, cuando se les desafió con una tarea de recuperación. Cada persona miró más de 250 objetos, algunos viejos, otros nuevos. Luego se les preguntó si recordaban el objeto y si era más agradable o más grande que antes, y tenían que responder lo más rápido posible.

Fundamentalmente, hubo un ligero retraso entre la señal y cuando tuvieron que registrar su respuesta, dijo el equipo. Esto hizo posible examinar las ondas cerebrales que se correlacionan con la atención en el momento justo antes de que recuperaran con éxito, u olvidaran, la memoria.

Usando tanto el EEG como el diámetro de la pupila para medir la atención, el equipo descubrió que las personas con menor capacidad de atención sostenida se desempeñaban peor en las tareas de memoria. Críticamente, fueron capaces de correlacionar fallas en la atención en un lapso de tiempo justo antes de recordar con el rendimiento de la memoria.

“Si bien es lógico que la atención sea importante para aprender y recordar, un punto importante aquí es que las cosas que suceden incluso antes de que comiences a recordar afectarán si puedes o no reactivar un recuerdo que sea relevante para tu objetivo actual. ”Explicó Wagner.

Fallo multitarea

Si bien muchos han estudiado la atención y la memoria antes, el estudio se destaca por el uso de múltiples herramientas para medir la atención. Pasando de los laboratorios fríos y estériles al mundo exterior, el equipo preguntó si la multitarea de los medios altera la memoria y si los lapsos de atención son los culpables.

Utilizando una batería de cuestionarios, los participantes informaron por sí mismos sobre la frecuencia con la que realizan múltiples tareas en varias pantallas y se les dio una puntuación: más alto representa una multitarea más pesada. Luego, el equipo examinó cómo estos puntajes de multitarea se relacionaban con sus ondas alfa posteriores y los diámetros de las pupilas medidos durante la tarea de memoria de laboratorio.

Lo adivinó: aquellos que se dedicaban a la multitarea de medios más pesados ​​también tenían el perfil de ondas cerebrales y pupilas de atención inactiva. Lapsos de atención más frecuentes o perturbadores “es una explicación plausible de por qué la multitarea más pesada de los medios se correlaciona con una memoria más pobre”, dijo el equipo.

Madore enfatiza que esta observación solo es correlacional en este punto, en el sentido de que no podemos decir definitivamente que mirar múltiples pantallas cause un mal recuerdo de la memoria. Sin embargo, con un nuevo conjunto de herramientas en la mano para estudiar la atención, ahora es posible profundizar en cómo funciona exactamente el enlace. Los estudios futuros, por ejemplo, pueden rastrear a las personas durante largos períodos de tiempo para ver si las diferencias en la multitarea de los medios conducen a diferencias en la atención, o viceversa.

El equipo también sugiere que podríamos “piratear la memoria” mediante el uso de ejercicios específicos de entrenamiento de la atención. Por ejemplo, los sensores oculares portátiles podrían detectar lapsos de atención en tiempo real midiendo el diámetro de la pupila y alertar al usuario para que vuelva a enfocar.

De cara al futuro, el mismo conjunto de herramientas de múltiples componentes utilizado en el estudio podría proporcionar vislumbres sin precedentes de la memoria: por qué a veces falla nuestra memoria, por qué algunos de nosotros accedemos a nuestra base de datos de la memoria mejor que otros y qué sucede en los trastornos de la memoria como el Alzheimer.

Crédito de la imagen: fancycrave1 de Pixabay

Fuente: https://singularityhub.com/2020/11/03/media-multitasking-is-ruining-our-memory-can-we-fix-it/

Deja un comentario