Niños Resilientes

por Vanessa LoBueThe Conversation

Niños Resilientes
Niños Resilientes

Entre la pandemia mundial de COVID-19, la recesión económica asociada y las protestas generalizadas por el racismo, es difícil para todos. Muchas personas están luchando, consumidas por la ansiedad y el estrés, y no podemos dormir ni concentrarnos.

Como psicóloga del desarrollo e investigadora sobre la ansiedad y el miedo en bebés y niños pequeños, me ha preocupado especialmente el impacto de la pandemia en la salud mental de los jóvenes. Muchos no han asistido físicamente a la escuela desde marzo. Están aislados de amigos y familiares. Algunos temen que ellos o sus seres queridos contraigan el virus; pueden resultar heridos por la violencia racial o la violencia en el hogar, o pueden perder su hogar en un incendio forestal o una inundación. Estos son factores estresantes de la vida muy real.

Décadas de investigación han documentado las graves consecuencias del estrés crónico en la infancia. Pero los psicólogos han identificado formas en las que los padres enseñan a sus hijos cómo afrontar la adversidad, una idea comúnmente conocida como resiliencia.

Los efectos del estrés infantil

No se puede proteger a los niños de todo. Los padres se divorcian. Los niños crecen en la pobreza. Los amigos o seres queridos se lesionan, enferman o mueren. Los niños pueden sufrir negligencia, abuso físico o emocional o intimidación. Las familias inmigran, terminan sin hogar o viven desastres naturales.

Puede haber consecuencias a largo plazo. Las dificultades en la niñez pueden alterar físicamente la arquitectura del cerebro de un niño en desarrollo. Puede afectar el desarrollo cognitivo y socioemocional, afectando el aprendizaje, la memoria, la toma de decisiones y más.

Algunos niños desarrollan problemas emocionales, se comportan de manera agresiva o perturbadora, forman relaciones poco saludables o terminan en problemas con la ley. El rendimiento escolar a menudo se ve afectado, lo que en última instancia limita las oportunidades laborales y de ingresos. Puede aumentar el riesgo de suicidio o abuso de drogas y alcohol. Los niños que están expuestos al estrés crónico también pueden desarrollar problemas de salud de por vida, como ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares, obesidad, diabetes y cáncer.

Entonces, ¿cómo prosperan algunos niños en medio de desafíos serios, mientras que otros se sienten abrumados por ellos? Los investigadores en mi campo están trabajando para identificar qué ayuda a los niños a superar los obstáculos y prosperar cuando las probabilidades están en su contra.

Parece que se reduce tanto al apoyo como a la capacidad de recuperación. La resiliencia se define como la capacidad de retroceder, recuperarse o recuperarse fácilmente de la adversidad. Es una cualidad que permite a las personas ser competentes y exitosas a pesar de circunstancias difíciles. A algunos niños de entornos difíciles les va bien desde pequeños. Otros florecen más tarde y encuentran su camino una vez que alcanzan la edad adulta.

Ann Masten, pionera en la investigación de la psicología del desarrollo, se refirió a la resiliencia como “magia ordinaria”. Los niños resilientes no tienen ningún tipo de superpoder que los ayude a perseverar mientras otros se tambalean. No es un rasgo con el que nacemos; es algo que se puede fomentar.

Los factores clave que ayudan a los niños a desarrollar resiliencia

Las mismas habilidades de funciones ejecutivas que crean el éxito académico parecen otorgar estrategias de afrontamiento críticas. Con la capacidad de concentrarse, resolver problemas y alternar entre tareas, los niños encuentran formas de adaptarse y lidiar con los obstáculos de una manera saludable.

Controlar el comportamiento y las emociones también es clave. En un estudio reciente, los jóvenes de 8 a 17 años que mantuvieron el equilibrio emocional a pesar del maltrato tenían menos probabilidades de sufrir depresión u otros problemas emocionales.

Sin embargo, las relaciones parecen ser la base que mantiene a los niños en la tierra. Las “relaciones de apego” proporcionan un sentido de seguridad y pertenencia de por vida. El apoyo y la protección constantes de un padre o cuidador es crucial para un desarrollo saludable y la más importante de estas relaciones. Otros adultos solidarios pueden ayudar: amigos, maestros, vecinos, entrenadores, mentores u otros. Tener un apoyo firme les da estabilidad y ayuda a los niños a desarrollar la autoestima, la autosuficiencia y la fuerza.

Ruth Bader Ginsburg es un icono de resiliencia. Creció en un barrio de clase trabajadora de Brooklyn y perdió a su madre, su principal figura de apoyo, debido al cáncer antes de graduarse de la escuela secundaria. Ella perseveró, se graduó primero en su clase en la Universidad de Cornell y finalmente se convirtió en una de las únicas cuatro mujeres en servir en la Corte Suprema de Estados Unidos. Otro ejemplo es John Lewis, que era hijo de aparceros en la segregada Alabama, pero se convirtió en un pionero en el movimiento de derechos civiles y sirvió 33 años en el Congreso de Estados Unidos.

Cómo fomentar la resiliencia en casa

Hay muchas formas en que los padres pueden ayudar a sus hijos a desarrollar la resiliencia. Permitir que los niños hablen, y escuchar realmente, muestra cariño y aceptación, valida sus sentimientos y les ayuda a contextualizar los problemas.

A veces, la respuesta es darles a los niños cierto grado de autonomía. Confiar en ellos para que intenten cosas por sí mismos, e incluso fracasen, puede ayudarlos a aprender a resolver problemas o lidiar con la ira, la decepción u otras emociones incómodas. Las técnicas de “respiración tranquila” ofrecen otra herramienta que ayuda a los niños a controlar las emociones.

Es importante señalar que muchos niños enfrentan no solo una, sino muchas dificultades. Por ejemplo, los niños que viven en la pobreza pueden tener padres menos presentes o menos competentes; tiene altos niveles diarios de estrés; sufren hambre, mala alimentación o viven en condiciones de hacinamiento, con pocos parques; no tiene atención médica; estudiar en escuelas deficientes; y tienen una mayor probabilidad de abuso.

Las intervenciones a nivel comunitario pueden ayudar a reducir los riesgos mientras ayudan a los niños a desarrollar su resiliencia. Estas iniciativas pueden proporcionar mejores condiciones de vida a través de viviendas asequibles y mejorar la salud al reducir la contaminación. Los programas sólidos pueden involucrar a maestros, padres y miembros de la comunidad para construir un sistema de apoyo estable para los niños locales.

Las clases de “aprendizaje social y emocional” han ido ganando terreno en las escuelas. Este plan de estudios les enseña a los niños a comprender y manejar sus sentimientos, desarrollar empatía por los demás, tomar decisiones responsables y resolver problemas.

Estos programas arrojan resultados tangibles: un análisis de 270.000 participantes mostró que los estudiantes mejoraron sus calificaciones en un promedio de 11%. Otros estudios revelaron que menos participantes abandonaron la escuela, consumieron drogas o participaron en actividades delictivas, y el comportamiento escolar mejoró.

Ayudar a los niños a desarrollar resiliencia es particularmente crítico ahora, ya que los estadounidenses enfrentan turbulencias particulares en la vida diaria. Los padres también deben cuidar su salud mental para brindarles a los niños un apoyo crucial: desarrollar la resiliencia no es solo cosa de niños.

Millones de niños experimentan algún tipo de trauma cada año. Miles más viven con estrés crónico. Entonces, en medio de una pandemia mundial, es más importante que nunca brindar a los niños todo el apoyo y la “magia ordinaria” que podamos.

Artículo publicado en The Conversation por Vanessa LoBue, profesora de psicología en la Universidad Rutgers, y cedido para su publicación en Psyciencia.

Fuente: https://www.psyciencia.com/los-tiempos-estresantes-son-una-oportunidad-para-ensenar-a-los-ninos-la-resiliencia/

Deja un comentario