Nódulos tiroideos

Investigación diagnóstica basada en la evaluación del riesgo de cáncer de tiroides.

por Naykky Singh Ospina, Nicole M Iñiguez-Ariza, M Regina Castro.  BMJ 2020;368:l6670

Introducción

Los nódulos tiroideos son extremadamente comunes y suelen identificarse en pacientes asintomáticos en forma incidental. A menudo, esta detección precede al diagnóstico de cáncer de tiroides (CT), y en esta situación, la realización no selectiva de una biopsia puede ser dañina.

Nódulos tiroideos

Sin embargo, una estrategia demasiado conservadora podría omitir el diagnóstico de un CT clínicamente relevante. Actualmente, se prefiere seleccionar cuidadosamente a los candidatos para una biopsia tiroidea, según la evaluación del riesgo de CT.

Cuando los resultados son indeterminados, este riesgo CT es muy variable (5-75%), por lo que se recomienda una evaluación más profunda, atendiendo a la presentación clínica, factores de riesgo de CT, valores, contexto y preferencias del paciente), junto con otros estudios otros estudios (marcadores moleculares (marcadores moleculares, segunda opinión en citología tiroidea).

Por esto los autores sugieren que los futuros estudios se centren en distinguir el CT clínicamente relevante del CT de bajo riesgo, ya que las recomendaciones clínicas suelen basarse en pruebas imperfectas y limitadas.

Incidencia y prevalencia

Los nódulos tiroideos son comunes y su prevalencia puede verse afectada por factores como el nivel de yodo y la edad (aumenta con la edad). Las tasas de detección difieren ampliamente según la imagen utilizada y la experiencia del operador.

Importancia clínica y asociación con sobrediagnóstico del cáncer de tiroides

En las últimas 3 o 4 décadas, la incidencia de cáncer de tiroides ha aumentado en todo el mundo. La mortalidad se mantuvo estable.

Por ejemplo, en un estudio de EE. UU. el aumento fue atribuido casi totalmente al cáncer papilar  de tiroides (PTC, por sus siglas en inglés); el 49% del aumento entre 1988 y 2002 y consistió en microcarcinomas (≤1 cm); el 87% eran tumores pequeños (≤2 cm).

La mortalidad por CT se mantuvo estable. Los autores sostienen que los cambios diagnósticos derivados del mayor acceso a la atención médica, el avance tecnológico y la mayor vigilancia pueden explicar a más del 60% de los diagnósticos de CT en los países de mayores ingresos.

Todo esto se asocia con el sobrediagnóstico de CT. Pero, acotan, es poco probable que el ésta sea la única causa de la epidemia actual de CT. Durante 1994-2013, la mortalidad general aumentó 1,1%/año.

Es probable que la epidemia actual de nódulos tiroideos y PTC sea el resultado del uso generalizado de técnicas de imágenes de bajo riesgo y altamente sensibles, pero que van acompañadas del riesgo de sobrediagnóstico y sobretratamiento.

Especialistas estadounidenses recomiendan no hacer estudios de detección del CT en pacientes asintomáticos. Sin embargo, en el caso del CT, suele ocurrir la detección indirecta, a través de las imágenes.

Patogénesis de la formación del nódulo tiroideo

Las células foliculares son naturalmente heterogéneas, con folículos tiroideos de crecimiento variable y sensibilidad a la hormona estimulante de la tiroides (TSH).

La deficiencia de yodo se asocia con crecimiento de la glándula tiroides y propensión al desarrollo del nódulo tiroideo. Pueden ocurrir mutaciones somáticas, originando tirocitos con potencial de crecimiento diferente.

Es frecuente la asociación del PTC con la mutación BRAF (60%), mientras que la mutación del controlador RAS es característica de los adenomas foliculares, el CT folicular y las variantes foliculares del PTC, así como la recientemente denominada neoplasia tiroidea folicular no invasiva con características nucleares de tipo papilar (NIFTP, por sus siglas en inglés)).

Esta denominación surgió al pasar la clasificación de formas foliculares encapsuladas no invasivas del PTC a NIFTP, con el fin de eliminar la palabra “cáncer” para denominar al tumor. NIFTP se incluyó como un nuevo tumor en la clasificación de los tumores de órganos endocrinos de la OMS de 2017, el cual, siendo de bajo riesgo, tiene un excelente pronóstico.

Factores de riesgo de nódulos tiroideos y neoplasia maligna tiroidea

La mayoría de los nódulos tiroideos son benignos.

Uno de los factores de riesgo mejor caracterizados para el desarrollo de CT es la exposición a la radiación ionizante.

También hay una asociación estrecha en forma de U entre la ingesta de yodo y la frecuencia de bocio difuso, con baja y alta ingesta de yodo asociada con mayores tasas de enfermedad tiroidea; sin embargo, el riesgo de bocio nodular tal vez se incremente solo ante las bajas ingestas.

Evaluación clínica de los pacientes con nódulos tiroideos

El manejo de un paciente con nódulos tiroideos está en gran medida determinado por la presencia o ausencia de síntomas, resultados bioquímicos y la evaluación del riesgo de CT. En los pacientes eutiroideos asintomáticos, las estrategias de manejo dependerán del riesgo de CT.

Síntomas

Los nódulos tiroideos se evidencian por una masa palpable en el cuello, dolor anterior del cuello, sensación de globo, disfagia (común pero no específica; 50% asociada con reflujo gastroesofágico), disnea y disfonía/ronquera.

El inicio y la tasa de progresión de los síntomas es importante en términos del riesgo de CT, dado que es más probable que la ronquera persistente y los nódulos tiroideos de rápido crecimiento sean indicadores de una causa maligna.

Pruebas de laboratorio

En la evavluación de los nódulos tiroideos, la American Thyroid Association (ATA) recomienda medir la TSH, para descartar el hipertiroidismo, ya que la mayoría de los nódulos tiroideos hiperfuncionantes son benignos.

El beneficio de medir la calcitonina sérica sigue siendo tema de debate, aunque su especificidad puede mejorar con la estimulación con pentagastrina (de uso limitado). A diferencia de los centros europeos, la ATA recomienda no medir la calcitonina en forma sistemamática durante la evaluación del CT.

Evaluación del riesgo de cáncer de tiroides

El riesgo de CT y la necesidad de una biopsia se evaluarán según los hallazgos clínicos, de laboratorio y ecográficos.

Si se hace la biopsia de tiroides, el siguiente paso (observación o cirugía) dependerá del resultado de la unción aspiración con aguja fina (PAAF), marcadores moleculares y/o repetición de la PAAF, además de las preferencias y el contexto del paciente. La toma de decisiones y el manejo se basan en la respuesta clínica a riesgos variables de CT, que debería incorporar toda evidencia clínica disponible.

> Limitaciones de la literatura diagnóstica para nódulos tiroideos

Es bastante difícil hacer estudios de bajo riesgo para el diagnóstico de los nódulos tiroideos ya que solo pequeña proporción de pacientes con nódulos tiroideos relativamente pequeña debe ser sometido a una evaluación histológica final. Por otra parte, la reclasificación reciente de NIFTP como entidad con comportamiento indolente afecta las estimaciones diagnósticas.

La evaluación clínica se ha centrado en diferenciar los nódulos tiroideos benignos de los malignos. Sin embargo, el uso del denominado cáncer de tiroides clínicamente relevante, como nuevo resultado, puede ayudar a los médicos a diferenciar entre el CT benigno y de bajo riesgo, e identificar aquellas lesiones cuyos resultados adversos resultarían importantes para los pacientes.

No hay consenso sobre cómo definir este concepto, pero se han propuesto definiciones basadas en variantes histopatológicas de alto riesgo.

Otros factores que podrían ayudar a identificar el CT clínicamente relevante incluyen el tamaño de los nódulos, la presencia de linfadenopatías cervicales y los resultados citológicos y moleculares. Por ej., los CT (PTC) ≥4 cm se asocian con un comportamiento más agresivo, y los tumores más pequeños (≤1,5 cm) con buen pronóstico general.

Del mismo modo, la presencia de linfadenopatía sospechosa hace pensar en una enfermedad clínicamente relevante y un umbral de tamaño más bajo para la PAAF.

El sistema de informes  histológicos Bethesda FNA también puede proporcionar información pronóstica. Un estudio que incluye 1.291 tumores malignos de tiroides informó un aumento del riesgo de CT de algo riesgo entre la atipia de importancia indeterminada (AUS) o lesión folicular de importancia indeterminada  (FLUS) (4%); sospecha de malignidad (9%); sospecha de neoplasia folicular (14%) y, categorías malignas (27%). Una evaluación de 42 estudios y 11.109 pacientes concluyó que, en pacientes con PTC, la identificación de mutaciones específicas como RAS, TERT y RET/PTC se asociaron con metástasis a.

Estimación del riesgo de cáncer de tiroides y necesidad de biopsia de tiroides

Hallazgos clínicos y de laboratorio

Un metaanálisis de estudios de observación mostró mayor riesgo de malignidad en hombres con nódulos tiroideos, o con antecedentes familiares de CT o irradiación de cabeza o cuello.

Dos grandes estudios de observación de casi 10.000 pacientes y un metaanálisis de 28 estudios de observación informaron mayor tasa de CT con aumentos de la TSH sérica, incluso con valores dentro del rango normal. Sin embargo, la precisión diagnóstica de la TSH para el diagnóstico de CT fue limitada, debido a factores de confusión, diferentes riesgos basales de CT y comparaciones inapropiadas.

Los estudios de observación han demostrado un mayor riesgo. de enfermedad nodular tiroidea con la edad avanzada, más elevado a partir de los 70 años, lo que sugiere una disminución del riesgo de CT con la edad avanzada. Sin embargo, en estos pacientes, el riesgo de CT de alto riesgo fue mayor.

Ecografìa de tiroides

La ecografía tiroidea es extremadamente importante en la evaluación de los nódulos tiroideos, ya que puede aclarar la presencia, ubicación y tamaño de los nódulos y el riesgo de CT.

Una revisión sistemática de 14 estudios con riesgo moderado de sesgo halló que el riesgo relativo de CT es menor en los pacientes con bocio multinodular que en aquellos con nódulos aislados.

Las observaciones iniciales asociaron las características ecográficas individuales como la composición nodular, la ecogenicidad, la forma, las márgenes y las presencia de focos ecogénicos o la linfadenopatía cervical, con el riesgo de CT.

Un metaanálisis que evaluó 31 estudios observacionales reportó un elevada probabilidad de diagnóstico de malignidad de los nódulos tiroideos que eran más altos que anchos, y de enfermedad benigna para aquellos con apariencia espongiforme.

Estudios posteriores utilizaron una evaluación combinada de las características ecográficas, cualitativas o cuantitativas, para desarrollar sistemas de estratificación ecográfica del riesgo, que puede estimar la probabilidad de malignidad (POM, por sus siglas en inglés).

Los sistemas de estratificación por ecografía brindan a los médicos una POM estimada para la categoría y la evolución clínica esperada, para evitar biopsias y pérdida de diagnósticos de CT, según los diferentes umbrales utilizados para indicar la biopsia.

El objetivo final es identificar el umbral de tamaño que permitiría identificar el CT clínicamente relevante. Un análisis comparativo internacional de diversas sociedades médicas mostró que la ATA y los sistemas coreanos tienen mayor sensibilidad para el diagnóstico de CT pero menor especificidad que el del American College of Radiology (ACR).

Estimación del riesgo de cáncer de tiroides y su manejo después de la biopsia tiroidea

Biopsia o punción aspiración con aguja fina

La PAAF es un procedimiento seguro que ayuda a distinguir los nódulos tiroideos benignos de los malignos.

  • Las complicaciones son infrecuentes; raramente aparecen hematomas que pueden ser pequeños y dolorosos.
     
  • Su principal limitación diagnóstica es que en el 20-30% de las muestras el resultado obtenido es indeterminado.

Se destaca que en muchos estudios, la PAAF se hizo con agujas más grandes (21-23 G), con una tasa no diagnóstica del 19,2% en comparación con el 14% obtenido en estudios en los que se usaron agujas más finas (25-27 G).

Existen sistemas de informes estandarizados para la PAAF, siendo el más usado el Bethesda System for Reporting Cytopathology (BSRTC). Cada categoría de resultados de PAAF está asociada con una POM estimada y estrategia de manejo.

Las tasas de muestras no diagnósticas varían. Aunque los resultados benignos y malignos pueden guiar con precisión las decisiones clínicas, el manejo de los pacientes con resultados indeterminados de la PAAF es más difícil, dada la incertidumbre relacionada con el riesgo de CT.

La categoría AUS/FLUS describe un grupo heterogéneo de aspirados con cambios características atípicos. Esta categoría debería ser utilizada como último recurso y representa no más del 7% de los aspirados. En el 30-50% de los pacientes, una nueva PAAF puede cambiar la primera clasificación.

El BSRTC 2017 recomienda hacer una subclasificación de la categoría AUS/FLUS. Se ha observado que los tumores con atipias nucleares tienen mayor probabilidad de malignidad.

Un estudio de observación informó un 90% de concordancia entre patólogos experimentados para el diagnóstico de CT, incluso con las limitaciones que posee el estándar de oro utilizado para el diagnóstico de CT.

Por otra parte, la concordancia en las categorías del sistema Bethesda fue del 64% para los patólogos más experimentados, con más variación en AUS/FLUS (35% de concordancia) y sospecha para las categorías de malignidad; los patólogos experimentados tuvieron menor probabilidad de hacer un diagnóstico indeterminado que los patólogos locales (41% vs. 55%).

La segunda opinión para la citología tiroidea resultó en un diagnóstico final de categoría benigna o maligna para aquellos que inicialmente fueron etiquetados como indeterminados, con mejor apoyo de la información diagnóstica o del seguimiento. En el 30% de los casos, la segunda opinión motivó cambios en el manejo clínico (15-62%).Estos hallazgos destacan el valor de la interpretación citológica experta parar las PAAF.

La biopsia con aguja gruesa (BAG) intenta superar algunas de las limitaciones diagnósticas de la PAAF. Dos metaanálisis hallaron que la tasa general de no diagnóstico fue mayor para la PAAF que para la BAG.

Asimismo, una revisión sistemática halló una 3,5% de resultados no diagnósticos y 13,8% de resultados indeterminados. Otra revisión que incluyó estudios con alto riesgo de sesgo halló una tasa de complicaciones del 1,11%, incluyendo complicaciones mayores raras (cambios permanentes de la voz y hematomas que requieren hospitalización).

Por otra parte, cuando los pacientes presentan nódulos tiroideos grandes, la confiabilidad de la PAAF es preocupante. Una revisión sistemática de estudios observacionales en pacientes con nódulos tiroideos categorizados por tamaño halló una tasa de benignidad de los resultados negativos falsos de 0-22%, para los nódulos <3 cm, comparado con 7-17% para los nódulos >3 cm.

La investigación bibliográfica halló una gran variación de la tasa de negativos falsos (0,7-25%) en los  nódulos ≥3 cm, lo que sugiere que no solo influye el tamaño del nódulo sino también otras variables clínicas.

Marcadores moleculares

Los marcadores moleculares pueden orientar el manejo de los pacientes con resultados indeterminados que no tienen otras indicaciones para la cirugía y que requieren refinar más el riesgo de CT, para luego decidir entre la observación y la cirugía.

Las pruebas moleculares más estudiadas son las pruebas Afirma and ThyroSeq. Los valores predictivos positivos y negativos de una prueba están determinados por la prevalencia de la enfermedad y las características diagnósticas intrínsecas de la prueba.

Debido a la variabilidad de la interpretación de la PAAF y a otras variables clínicas, la probabilidad previa a la prueba asociada con las categorías indeterminadas varía ampliamente entre diferentes centros, lo que afecta el rendimiento de los marcadores moleculares en la práctica. En general, la menor prevalencia de la enfermedad resultará en un valor predictivo positivo menor y el aumento del valor predictivo negativo.

Como se esperaba, dicen los autores, cuando el NIFTP no se considera maligno, el valor predictivo positivo disminuye (5%-22%). Por otra parte, los marcadores moleculares suelen informar la tasa de resultados denomiados benignos (BCR, por sus siglas en inglés).

El BCR representa el porcentaje de nódulos indeterminados hallados cuando el resultado molecular es benigno o negativo. Esta variable proporciona información para el manejo posterior, independiente de la tasa de cirugía. Sin embargo, es probable que esté afectado por factores que influyen en la selección de los pacientes para las pruebas moleculares.

Los estudios que compararon diversos categorizadores sugieren que, dado el elevado valor predictivo negativo, un resultado negativo se asocia con un riesgo significativamente menor de malignidad, pero un resultado positivo puede indicar alteraciones genéticas inespecíficas. (N. del T: en el original se informan los diferentes rendimientos de los categorizadores analizados).

Los autores aclaran que los resultados de los diferentes estudios analizados indican que los marcadores moleculares podrían aportar informes en la práctica clínica, pero que otros informes plantean dudas sobre la verdadera comprensión de su reproducibilidad y generalización. La variabilidad en los resultados sugiere que hay otras variables clínicas que influyen en los marcadores moleculares.

Las limitaciones que poseen hace que se desconozca cuál es la mejor manera de integrarlos a la práctica clínica para que brinden un beneficio a la mayoría de los pacientes, lo que lleva a la preocupación sobre su implementación inadecuada.

Aunque su alto costo y su disponibilidad en diferentes países/contextos suelen ser discutidos como limitaciones de los marcadores moleculares, se necesita comprender mejor su desempeño en la práctica, para explorar su rentabilidad con mayor validez.

Sistemas multivariables

Se ha propuesto un nomograma que incorpora los resultados de la PAAF, la ecografía y el hallazgo de mutación BRAF, para hacer una estimación más precisa de cáncer. Un estudio que utiliza la clasificación K-TIRADS (KOWAK Thyroid Imaging Reporting and Data System) y el resultado de la citología de la PAAF confirmó la relación esperada entre la probabilidad de malignidad previa a la prueba, basada en la PAAF guiada por ecografía.

En este estudio de 1.651 nódulos de al menos 1 cm, nódulos que eran benignos y tenían un K-TIRADS de 2-4, se halló que tenían un riesgo de malignidad muy bajo (0-2,4%) en comparación con aquellos con K-TIRADS de 5 (4%-20%).

En el AUS/FLUS y la categoría sospecha de malignidad/sospecha de neoplasia folicular, aquellos con K-TIRADS 3 tenían un riesgo de malignidad de 3,6-20% en comparación con 34-80% si el K-TIRADS era 4-5. Según otro estudio, se cree que la combinación de factores predictivos de CT mejora la estimación del riesgo de CT.

Integración de la evidencia clínica y los valores, preferencias y contexto del paciente

En cuanto al diagnóstico de nódulos tiroideos,  el paciente experimenta 3 momentos críticos.

El primero es cuando se detectan los nódulos tiroideos. Los pacientes con síntomas de crecimiento nodular, sensación de masa ocupante o sensación de compresión deben ser evaluados para descartar el CT de alto riesgo, para evaluar la necesidad de intervención quirúrgica aliviadora de los síntomas, o ambos.

Por otro lado, el umbral para reportar nódulos tiroideos hallados incidentalmente en estudios de imagen varía. Por ej., la European Thyroid Association sugiere informar los nódulos tiroideos >5 mm, a menos que sea altamente sospechoso, mientras que para realizar los informes, el ACR utiliza la edad, las comorbilidades y el tamaño nodular.

El segundo paso fundamental es decidir entre realizar una PAAF o un seguimiento con ecografías seriadas. Esta decisión debe tener en cuenta no solo las características clínicas y radiológicas sino también las preferencias del paciente y el contexto.

Para el proceso diagnóstico de los nódulos tumorales, los autores se basan en las variaciones de los valores y las preferencias del paciente. Por lo tanto, la participación activa de pacientes en el proceso de toma de decisiones es extremadamente importante.

Por ejemplo, en un paciente joven con antecedentes familiares de CT y radiación del cuello anterior por una malignidad no tiroidea podría tener valor obtener más información diagnóstica de un nódulo tiroideo de 1,2 cm, riesgo intermedio de CT según la ATA (umbral para biopsia de 1 cm) y ACR-TIRADS 4 (umbral para biopsia de 1,5 cm).

Aunque el riesgo de CT basado en las pautas clínicas, afecta significativamente los umbrales y las recomendaciones clínicas de la PAAF, una encuesta halló que el 56% de los pacientes sometidos a PAAF no conocía su riesgo de CT.

Finalmente, una vez obtenidos los resultados de la PAAF, los médicos no deben descartar la probabilidad de CT previa a la prueba, derivada de un estudio previo a la biopsia (ecografía, variables clínicas) y estimar un nuevo riesgo de CT.

El paso siguiente es decidir el manejo posterior (cirugía, observación, más pruebas), en colaboración del paciente. Por ej., para un paciente mayor con múltiples comorbilidades médicas y un nódulo tiroideo de 2 cm, de riesgo intermedio (ATA) y citología de AUS, antes de decidir la tiroidectomía diagnóstica será de gran valor refinar aún más el riesgo de CT, en comparación con un paciente joven, sano, con un umbral bajo de incertidumbre y otros factores de riesgo para CT.

Manejo y seguimiento

El manejo dependerá de la certeza sobre un proceso maligno subyacente e, idealmente, la probabilidad de una malignidad clínicamente relevante.

  • Para los pacientes con enfermedad benigna, la cirugía está reservada para los pacientes sintomáticos.
     
  • Para pacientes con malignidad, generalmente se recomienda la cirugía, Para aquellos con micro-PTC se recomienda la cirugía guiada por las características clínica iniciales, y la vigilancia activa.
     
  • En los casos de nódulos tiroideos indeterminados, el siguiente dependerá del riesgo de CT, después de la evaluación diagnóstico, y considerando los valores, preferencias y contexto del paciente.

En general, para los nódulos tiroideos en los que se recomienda un seguimiento ecogáfico, la frecuencia de las ecografías  varía según las características que muestran y los resultados de la PAAF.

En general, cuanto más sospechosi es el nódulo en la ecografía, antes debeerà iniciarse el seguimiento y la exploración. Si los nódulos tiroideos crecen durante el seguimiento, la mayoría de las guías recomiendan repetir la PAAF.

Sin embargo, se duda del valor del crecimiento del nódulo tiroideo como predector de malignidad en presencia de una citología benigna. El tiempo de duplicación de los nódulos tiroideos no es un Indicador confiable para establecer su naturaleza benigna o maligna.

Para los pacientes con nódulos tiroideos pequeños, con PTC confirmado o nódulos tiroideos <1 cm con características ecográficas de alto riesgo, una alternativa a la cirugía es la vigilancia activa.

En una gran cohorte de 1.235 pacientes japoneses (seguimiento medio 6,25 años) con micro PTC de bajo riesgo, que optaron por la observación, se halló que solo el 8% sufrió un aumento dl tamaño del tumor, de ≥3 mm, con 3,8% de metástasis nuevas en los linfáticos ganglionares; la juventud se asoció con mayor probabilidad de progresión.

Recientemente, un centro de referencia terciario de EE. UU. demostró la viabilidad de esta estrategia para los PTC de bajo riesgo, ≤ 1,5 cm. Durante un seguimiento medio de 25 meses, se observó un crecimiento tumoral de al menos 3 mm, en el 3,8% de los pacientes, sin metástasis regionales o distantes.

Tratamientos emergentes

Recientemente, para los nódulos tiroideos benignos sintomáticos, se han investigado técnicas mínimamente invasivas para suplantar la cirugía, entre ellas, la inyección de etanol percutánea guiada por ecografía (PEI, por sus siglas en inglés) (principalmente para los nódulos tiroideos quísticos) o la ablación térmica (ablación por radiofrecuencia, terapia con láser, ecografía focalizada de alta intensidad, ablación por microondas bajo guía ecográfica).

Una revisión mostró que la PEI, la terapia con láser y la ablación por radiofrecuencia lograron reducir el volumen de los nódulos tiroideos y mejorar los síntomas de opresión y molestias estéticas, aunque con algunos eventos adversos relacionado con el procedimiento, como el dolor leve a moderado.

La PEI, comparada con la aspiración del quiste, solo se asoció con una reducción del volumen del nódulo tiroideo <50% en el 83% vs. 44% de los participantes; la mejoría de los síntomas compresivos ocurrió en 78% vs. 38%, después de 6-12 meses.

Un estudio retrospectivo de la ablación por radiofrecuencia en 251 nódulos tiroideos benignos mostró una relación de reducción de volumen del 81% después de 12 meses.

Un estudio multicéntrico de 601 nódulos tiroideos tratados con laserterapia o ablación por radiofrecuencia mostró un mayor porcentaje de reducción de volumen en los nódulos tiroideos más grandes (>30 ml) como resultado de la ablación por radiofrecuencia a los 12 meses.

Una revisión sistemática de ablación por microondas mostró una reducción media del volumen del nódulo tiroideo entre 46% y 65%.

Guías

Hay varias guías disponibles para evaluar los nódulos tiroideos La British Thyroid Association, la  ATA y la American Association of Clinical Endocrinologist/American College of  de Endocrinology/Italian Association of Clinical Endocrinologist brindan solidez y calidad de la evidencia para sus recomendaciones.

La mayoría de las guías recomiendan la evaluación ecográfica de los riesgos para determinar la necesidad de PAAF y los informes estandarizados de la misma; se proponen diferentes sistemas. Por otro lado, no todos los grupos recomiendan el uso de marcadores moleculares en la práctica clínica habitual.

En cuanto al seguimiento, la mayoría de las guías se oponen al seguimiento ecográfico de los nódulos tiroideos a intervalos <1 año, a excepción de los cánceres probados. Sin embargo, se han observado variaciones en la frecuencia de la evaluación ecográfica.

Conclusiones

Se han realizado importantes avances en la comprensión de la importancia clínica y los posibles daños asociados a una evaluación inadecuada de los nódulos tiroideos, que suelen ser detectados por la gran difusión de las técnicas de imagen.

El desarrollo y validación de sistemas de estratificación de riesgos por ecografías múltiples han permitido estimar, en parte, la POM, de los nódulos tiroideos. El umbral para la biopsia tiroidea ha sido determinado sobre la base de la prevalencia de malignidad (POM), al intentar equilibrar el valor de un diagnóstico de CT clínicamente relevante y el riesgo potencial de un diagnóstico ignorado.

Asimismo, los sistemas estandarizados para informar los resultados de la PAAF han permitido estimar el riesgo de CT. Por otra parte, al evitar la evaluación lineal y hacer una evaluación combinando las características clínicas, citológicas y ecográficas, se puede orientar mejor el manejo clínico de los pacientes con resultados indeterminados.

Los marcadores moleculares también han surgido como ayuda diagnóstica para evitar la tiroidectomía diagnóstica. Sin embargo, su precisión diagnóstica en diferentes prácticas es variable y necesita más evaluación.

Ya detectado el nódulo, para estimar el riesgo de CT, el especialista puede aplicar las herramientas disponibles, compartiendo sus estimaciones con los pacientes para tomar una decisión conjunta sobre la realización de una biopsia tiroidea y observación ecográfica o, cirugía y observación en los casos de resultados indeterminados.

Resumen y comentario objetivo: Dra. Marta Papponetti

Referencias bibliográficas

1 Singh Ospina N, Maraka S, Espinosa De Ycaza AE, et al. El examen físico en personas asintomáticas impulsa la detección de nódulos tiroideos sometidos a biopsia por aspiración con aguja fina guiada por ecografía. Endocrino 2016; 54: 433-9. doi: 10.1007 / s12020-016-1054-y

2 Guth S, Theune U, Aberle J, Galach A, Bamberger CM. Muy alta prevalencia de nódulos tiroideos detectados por ecografía de alta frecuencia (13 MHz). Eur J Clin Invest 2009; 39: 699-706.doi: 10.1111 / j.1365-2362.2009.02162.x

3 Vaccarella S, Franceschi S, Bray F, Wild CP, Plummer M, Dal Maso L. ¿Epidemia mundial de cáncer de tiroides? El impacto creciente del sobrediagnóstico. N Engl J Med 2016; 375: 614-7. doi: 10.1056 / NEJMp1604412

4 Haugen BR, Alexander EK, Bible KC, et al. 2015 Pautas de manejo de la Asociación Americana de Tiroides para pacientes adultos con nódulos tiroideos y cáncer de tiroides diferenciado: Grupo de trabajo sobre pautas de la Asociación Americana de tiroides sobre nódulos tiroideos y cáncer de tiroides diferenciado. Tiroides 2016; 26: 1-133. doi: 10.1089 / th.2015.0020

5 Tessler FN, Middleton WD, Grant EG, et al. Sistema de datos, informes e imágenes de tiroides ACR (TI-RADS): Libro blanco del Comité ACR TIRADS. J Am Coll Radiol 2017; 14: 587-95. doi: 10.1016 / j. jacr.2017.01.046 6 Singh Ospina N, Brito JP, Maraka S, et al. Precisión diagnóstica de la biopsia por aspiración con aguja fina guiada por ecografía para la neoplasia maligna de la tiroides: revisión sistemática y metanálisis. Endocrino 2016; 53: 651-61. doi: 10.1007 / s12020-016-0921-x

7 Cibas ES, Ali SZ. El sistema Bethesda 2017 para informar la citopatología tiroidea. J Am Soc Cytopathol 2017; 6: 217-22. doi: 10.1016 / j. jasc.2017.09.002

8 Valderrabano P, Khazai L, Thompson ZJ, et al. Estratificación del riesgo de cáncer de nódulos tiroideos indeterminados: un enfoque citológico. Tiroides 2017; 27: 1277-84. doi: 10.1089 / th.2017.0221 9 Reiners C, Wegscheider K, Schicha H, et al. Prevalencia de trastornos tiroideos en la población activa de Alemania: cribado ecográfico en 96.278 empleados no seleccionados. Tiroides 2004; 14: 926-32. doi: 10.1089 / th.2004.14.926

10 Tufano RP, Noureldine SI, Angelos P. Nódulos tiroideos incidentales y cáncer de tiroides: consideraciones antes de determinar el tratamiento.

JAMA Otolaryngol Head Neck Surg 2015; 141: 566-72. doi: 10.1001 /

jamaoto.2015.0647

11 Steele SR, Martin MJ, Mullenix PS, Azarow KS, Andersen CA. La importancia de las anomalías tiroideas incidentales identificadas durante la ecografía dúplex carotídea. Arch Surg 2005; 140: 981-5.doi: 10.1001 / archsurg.140.10.981

12 Ahmed S, Johnson PT, Horton KM, et al. Prevalencia de nódulos tiroideos insospechados en adultos en TCMD de tórax con contraste realzado con 16 y 64. World J Radiol 2012; 4: 311-7. doi: 10.4329 / wjr.v4.i7.311

13 Bahl M. Nódulos tiroideos incidentales en el ensayo nacional de cribado pulmonar: estimación de la prevalencia, la tasa de malignidad y la estrategia para la evaluación. Acad Radiol 2018; 25: 1152-5. doi: 10.1016 / j. acra.2018.02.016

14 Park JY, Lee KH, Cho SG, et al. Nódulos tiroideos incidentales en la tomografía computarizada con contraste torácico en la práctica clínica durante un período de 10 años: características, resultados clínicos y factores que contribuyen a una evaluación adicional. Medicina (Baltimore) 2017; 96: e6388. doi: 10.1097 / MD.0000000000006388

15 Seo H, Kim JH, Jin KN, et al. Prevalencia y riesgo de malignidad en nódulos tiroideos incidentales en TC de tórax de detección de dosis bajas un estudio retrospectivo. Neurorradiología 2014; 56 (Suppl 1): 176.

16 Yoon DY, Chang SK, Choi CS, et al. La prevalencia e importancia de los nódulos tiroideos incidentales identificados en la tomografía computarizada. J Comput Assist Tomogr 2008; 32: 810-5. doi: 10.1097 / RCT.0b013e318157fd38

17 Lim HK, Park ST, Ha H, Choi SY. Nódulos tiroideos detectados mediante angiografía por resonancia magnética con contraste: prevalencia e importancia clínica. PLoS One 2016; 11: e0149811. doi: 10.1371 / diario. teléfono.0149811

18 Soelberg KK, Bonnema SJ, Brix TH, et al. El riesgo de malignidad en los incidentalomas tiroideos detectados por 18F-FDGPET está relacionado con la captación focal, pero es independiente de las diferencias continentales en la incidencia absoluta de cáncer de tiroides. Eur Thyroid J 2012; 1 (Suppl 1): 130.

19 Yao Y, Chen X, Wu S, et al. Nódulos tiroideos en centenarios: prevalencia y relación con las características del estilo de vida y los hábitos alimentarios. Clin Interv Aging 2018; 13: 515-22. doi: 10.2147 / CIA.S162425

20 Davies L, Welch HG. Incidencia creciente de cáncer de tiroides en los Estados Unidos, 1973-2002. JAMA 2006; 295: 2164-7. doi: 10.1001 / jama.295.18.2164

21 Ahn HS, Kim HJ, Welch HG. La “epidemia” de cáncer de tiroides en Corea: detección y sobrediagnóstico. N Engl J Med 2014; 371: 1765-7.doi: 10.1056 / NEJMp1409841

22 Ahn HS, Kim HJ, Kim KH y col. La detección del cáncer de tiroides en Corea del Sur aumenta la detección de cánceres papilares sin impacto en otros subtipos o en la mortalidad por cáncer de tiroides. Tiroides 2016; 26: 1535-40. doi: 10.1089 / th.2016.0075

23 Vaccarella S, Dal Maso L, Laversanne M, Bray F, Plummer M, Franceschi S. The Impact of Diagnostic Changes on the Rise in Thyroid Cancer Incidence: A Population-Based Study in Selected High-Resource Countries. Tiroides 2015; 25: 1127-36. doi: 10.1089 / th.2015.0116

24 Enewold L, Zhu K, Ron E, et al. Aumento de la incidencia de cáncer de tiroides en los Estados Unidos por características demográficas y tumorales, 1980-2005. Cancer Epidemiol Biomarkers Prev 2009; 18: 784-91. doi: 10.1158 / 1055-9965.EPI-08-0960

25 Lim H, Devesa SS, Sosa JA, Check D, Kitahara CM. Tendencias en la incidencia y mortalidad del cáncer de tiroides en los Estados Unidos, 1974-2013. JAMA 2017; 317: 1338-48. doi: 10.1001 / jama.2017.2719

26 Lin JS, Bowles EJA, Williams SB, Morrison CC. Detección de cáncer de tiroides: Informe de evidencia actualizado y revisión sistemática para el Grupo de trabajo de servicios preventivos de EE. UU. JAMA 2017; 317: 1888-903. doi: 10.1001 / jama.2017.0562

27 Bibbins-Domingo K, Grossman DC, Curry SJ, et al, Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. Detección de cáncer de tiroides: Declaración de recomendación del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de EE. UU. JAMA 2017; 317: 1882-7. doi: 10.1001 / jama.2017.4011

28 Kopp P, Kimura ET, Aeschimann S, et al. Los nódulos tiroideos policlonales y monoclonales coexisten dentro de los bocios multinodulares humanos. J Clin Endocrinol Metab 1994; 79: 134-9.

29 Meier CA. Nódulos tiroideos: patogenia, diagnóstico y tratamiento. Baillieres Best Pract Res Clin Endocrinol Metab 2000; 14: 559-75. doi: 10.1053 / beem.2000.0103

30 Tonacchera M, Chiovato L, Pinchera A, et al. Los nódulos tiroideos hiperfuncionantes en el bocio multinodular tóxico comparten mutaciones activadoras del receptor de tirotropina con el adenoma tóxico solitario. J Clin Endocrinol Metab 1998; 83: 492-8. doi: 10.1210 / jc.83.2.492

31 Red de investigación del Atlas del genoma del cáncer. Caracterización genómica integrada del carcinoma papilar de tiroides. Celda 2014; 159: 676-90. doi: 10.1016 / j.cell.2014.09.050

32 Fagin JA, Wells SAJr. Perspectivas biológicas y clínicas del cáncer de tiroides. N Engl J Med 2016; 375: 2307. doi: 10.1056 / NEJMra1501993

33 Nikiforov YE, Seethala RR, Tallini G, et al. Revisión de la nomenclatura para la variante folicular encapsulada del carcinoma papilar de tiroides: un cambio de paradigma para reducir el tratamiento excesivo de los tumores indolentes. JAMA Oncol 2016; 2: 1023-9. doi: 10.1001 / jamaoncol.2016.0386

34 Haugen BR, Sawka AM, Alexander EK, et al. Revisión y recomendación del grupo de trabajo de la American Thyroid Association sobre el manejo de nódulos tiroideos y cáncer de tiroides diferenciado y recomendación sobre el cambio de nombre propuesto del carcinoma papilar de tiroides encapsulado variante folicular sin invasión a

Neoplasia folicular de tiroides no invasiva con características nucleares parecidas a las papilares. Tiroides 2017; 27: 481-3. doi: 10.1089 / th.2016.0628

35 Burman KD, Wartofsky L. PRÁCTICA CLÍNICA. Nódulos tiroideos. N Engl J Med 2015; 373: 2347-56. doi: 10.1056 / NEJMcp1415786

36 Ron E, Lubin JH, Shore RE y col. Cáncer de tiroides después de la exposición a radiación externa: un análisis combinado de siete estudios. Radiat Res 1995; 141: 259-77. doi: 10.2307 / 3579003

37 Seib CD, Sosa JA. Evolución de la comprensión de la epidemiología del cáncer de tiroides. Endocrinol Metab Clin North Am 2019; 48: 23-35. doi: 10.1016 / j.ecl.2018.10.002

38 Bhatti P, Veiga LH, Ronckers CM, et al. Riesgo de un segundo cáncer de tiroides primario después de la radioterapia para un cáncer infantil en un gran estudio de cohorte: una actualización del estudio de sobrevivientes de cáncer infantil. Radiat Res 2010; 174: 741-52. doi: 10.1667 / RR2240.1

39 Yamamoto H, Hayashi K, Scherb H. Asociación entre la tasa de detección de cáncer de tiroides y la tasa de dosis de radiación externa después de los accidentes de una central nuclear en Fukushima, Japón. Medicina (Baltimore) 2019; 98: e17165. doi: 10.1097 / MD.0000000000017165

40 Ricarte-Filho JC, Li S, García-Rendueles ME, et al. Identificación de oncogenes de fusión de quinasas en cánceres de tiroides inducidos por radiación post-Chernobyl. J Clin Invest 2013; 123: 4935-44. doi: 10.1172 / JCI69766

41 Thomas GA, Bunnell H, Cook HA, et al. Alta prevalencia de reordenamientos de RET / PTC en carcinomas papilares de tiroides post-Chernobyl de Ucrania y Bielorrusia: una fuerte correlación entre RET / PTC3 y la variante folicular sólida. J Clin Endocrinol Metab 1999; 84: 4232-8. doi: 10.1210 / jc.84.11.4232

42 Laurberg P, Cerqueira C, Ovesen L, et al. La ingesta de yodo como determinante de los trastornos tiroideos en la población. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab 2010; 24: 13-27. doi: 10.1016 / j. beem.2009.08.013

43 Zimmermann MB. Glándula tiroides: deficiencia de yodo y nódulos tiroideos. Nat Rev Endocrinol 2014; 10: 707-8. doi: 10.1038 / nrendo.2014.187

44 Yu X, Fan C, Shan Z y col. Un estudio de seguimiento de cinco años de bocio y nódulos tiroideos en tres regiones con diferentes ingestas de yodo en China. J Endocrinol Invest 2008; 31: 243-50. doi: 10.1007 / BF03345597

45 Cardis E, Kesminiene A, Ivanov V, et al. Riesgo de cáncer de tiroides después de la exposición al 131I en la infancia. J Natl Cancer Inst 2005; 97: 724-32. doi: 10.1093 / jnci / dji129

46 Gara SK, Jia L, Merino MJ, et al. Mutación de la línea germinal HABP2 que causa cáncer de tiroides no medular familiar. N Engl J Med 2015; 373: 448-55. doi: 10.1056 / NEJMoa1502449

47 Grani G, Lamartina L, Montesano T, et al. Falta de asociación entre obesidad y agresividad del cáncer de tiroides diferenciado. J Endocrinol Invest 2019; 42: 85-90. doi: 10.1007 / s40618-018-0889-x

48 Han MA, Kim JH. Exposición diagnóstica a rayos X y riesgo de cáncer de tiroides: revisión sistemática y metaanálisis. Tiroides 2018; 28: 220-8. doi: 10.1089 / th.2017.0159

49 Harari A, Endo B, Nishimoto S, Ituarte PH, Yeh MW. Riesgo de cáncer de tiroides papilar avanzado en pacientes obesos. Arch Surg 2012; 147: 805-11. doi: 10.1001 / archsurg.2012.713

50 Hemminki K, Eng C, Chen B. Riesgos familiares para el cáncer de tiroides no medular. J Clin Endocrinol Metab 2005; 90: 5747-53. doi: 10.1210 / jc.2005-0935

51 Hoffman K, Lorenzo A, Butt CM, et al. Exposición a sustancias químicas retardantes de llama y aparición y gravedad del cáncer de tiroides papilar: un estudio de casos y controles. Environ Int 2017; 107: 235-42. doi: 10.1016 / j. envint.2017.06.021

52 Kim HJ, Kim NK, Choi JH, et al. Asociaciones entre el índice de masa corporal y las características clínico-patológicas del cáncer papilar de tiroides. Clin Endocrinol (Oxf) 2013; 78: 134-40. doi: 10.1111 / j.1365-2265.2012.04506.x

53 Kitahara CM, K Rmendiné Farkas D, Jørgensen JOL, Cronin-Fenton D, Sørensen HT. Enfermedades tiroideas benignas y riesgo de cáncer de tiroides: un estudio de cohorte a nivel nacional. J Clin Endocrinol Metab 2018; 103: 2216-24. doi: 10.1210 / jc.2017-02599

54 Kitahara CM, Linet MS, Beane Freeman LE, et al. Tabaquismo, consumo de alcohol y riesgo de cáncer de tiroides: un análisis conjunto de cinco estudios prospectivos en los Estados Unidos. Control de las causas del cáncer 2012; 23: 1615-24. doi: 10.1007 / s10552-012-0039-2

55 Kitahara CM, McCullough ML, Franceschi S, et al. Factores antropométricos y riesgo de cáncer de tiroides por subtipo histológico: análisis agrupado de 22 estudios prospectivos. Tiroides 2016; 26: 306-18.doi: 10.1089 / thy.2015.0319

56 Lee JH, Kim Y, Choi JW, Kim YS. La asociación entre el carcinoma papilar de tiroides y la tiroiditis de Hashimoto histológicamente probada: un metanálisis. Eur J Endocrinol 2013; 168: 343-9. doi: 10.1530 / EJE-12-0903

57 Malandrino P, Russo M, Ronchi A, et al. El aumento de la incidencia de cáncer de tiroides en un área volcánica basáltica está asociado con la contaminación no antropogénica y la biocontaminación. Endocrino 2016; 53: 471-9. doi: 10.1007 / s12020-015-0761-0

58 Pal T, Vogl FD, Chappuis PO, et al. Mayor riesgo de cáncer de tiroides no medular en los familiares de primer grado de casos prevalentes de cáncer de tiroides no medular: un estudio con base en el hospital. J Clin Endocrinol Metab 2001; 86: 5307-12. doi: 10.1210 / jcem.86.11.8010

59 Preston-Martin S, Franceschi S, Ron E, Negri E. Análisis combinado de cáncer de tiroides de 14 estudios de casos y controles: ¿qué hemos aprendido? Control de las causas del cáncer 2003; 14: 787-9. doi: 10.1023 / A: 1026312203045

60 Schmid D, Ricci C, Behrens G, Leitzmann MF. Adiposidad y riesgo de cáncer de tiroides: revisión sistemática y metaanálisis. Obes Rev 2015; 16: 1042-54. doi: 10.1111 / obr.12321

61 Trésallet C, Seman M, Tissier F, et al. La incidencia de carcinoma papilar de tiroides y los resultados en pacientes operados según sus índices de masa corporal. Cirugía 2014; 156: 1145-52. doi: 10.1016 / j.surg.2014.04.020

62 Sørensen JR, Hegedüs L, Kruse-Andersen S, Godballe C, Bonnema SJ. El impacto del bocio y su tratamiento en la tráquea, el flujo de aire, el esófago y la función de la deglución. Una revisión sistemática. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab 2014; 28: 481-94. doi: 10.1016 / j. beem.2014.03.002

63 Holler T, Anderson J. Prevalencia de quejas de voz y deglución en pacientes con tiroidectomía preoperatoria: un estudio de cohorte prospectivo. J Otolaryngol Head Neck Surg 2014; 43: 28. doi: 10.1186 / s40463-014-0028-4

64 Pernambuco L, Silva MP, Almeida MN, Costa EB, Souza LB. Autopercepción de la deglución por pacientes con enfermedad tiroidea benigna no quirúrgica. Codas 2017; 29: e20160020.

65 Sharma A, Jasim S, Reading CC, et al. Presentación clínica y desafíos diagnósticos del linfoma de tiroides: un estudio de cohorte. Tiroides 2016; 26: 1061-7. doi: 10.1089 / th.2016.0095

66 Smallridge RC, Ain KB, Asa SL, et al, Grupo de trabajo sobre directrices para el cáncer de tiroides anaplásico de la Asociación Americana de Tiroides. Directrices de la American Thyroid Association para el tratamiento de pacientes con cáncer de tiroides anaplásico. Tiroides 2012; 22: 1104-39. doi: 10.1089 / th.2012.0302

67 Daniels GH, Kopp PA. ¡Las pautas no son el evangelio! Tiroides 2019; 29: 753-7. doi: 10.1089 / th.2019.0283

68 Costante G, Durante C, Francis Z, Schlumberger M, Filetti S. Determinación de los niveles de calcitonina en la enfermedad de células C: interés clínico y posibles dificultades. Nat Clin Pract Endocrinol Metab 2009; 5: 35-44.doi: 10.1038 / ncpendmet1023

69 Berger ZD, Brito JP, Ospina NS, et al. Diagnóstico centrado en el paciente: compartir decisiones diagnósticas con los pacientes en la práctica clínica. BMJ 2017; 359: j4218. doi: 10.1136 / bmj.j4218 70 Valderrabano P, McIver B. Evaluación y manejo de nódulos tiroideos indeterminados: la revolución de la estratificación del riesgo más allá del diagnóstico citológico. Control del cáncer 2017; 24: 1073274817729231.doi: 10.1177 / 1073274817729231

71 Whiting PF, Rutjes AW, Westwood ME, et al, QUADAS-2 Group. QUADAS-2: una herramienta revisada para la evaluación de la calidad de los estudios de precisión diagnóstica. Ann Intern Med 2011; 155: 529-36.doi: 10.7326 / 0003-4819-155-8-201110180-00009

72 Spencer-Bonilla G, Singh Ospina N, Rodriguez-Gutierrez R, et al. Revisiones sistemáticas de pruebas de diagnóstico en endocrinología: una auditoría de métodos, informes y desempeño. Endocrino 2017; 57: 18-34.doi: 10.1007 / s12020-017-1298-1

73 Cibas ES, Ali SZ. El sistema Bethesda 2017 para informar la citopatología tiroidea. Tiroides 2017; 27: 1341-6. doi: 10.1089 / th.2017.0500

74 Vuong HG, Tran TTK, Bychkov A, et al. Impacto clínico de la neoplasia folicular de tiroides no invasiva con características nucleares de tipo papilar sobre el riesgo de malignidad en el sistema Bethesda para informar la citopatología tiroidea: un metaanálisis de 14 153 nódulos tiroideos resecados. Endocr Pract 2019; 25: 491-502. doi: 10.4158 / EP-2018-0506

75 Wang Z, Vyas CM, Van Benschoten O, et al. Análisis cuantitativo de los beneficios y el riesgo de la evaluación del nódulo tiroideo en pacientes ≥ 70 años. Tiroides 2018; 28: 465-71. doi: 10.1089 / th.2017.0655

76 Gillanders SL, O’Neill JP. Marcadores pronósticos en cáncer de tiroides folicular y papilar bien diferenciado (WDTC). Eur J Surg Oncol 2018; 44: 286-96. doi: 10.1016 / j.ejso.2017.07.013

77 Tam S, Amit M, Boonsripitayanon M, et al. Efecto del tamaño del tumor y la extensión extratiroidea mínima en pacientes con cáncer de tiroides diferenciado. Tiroides 2018; 28: 982-90. doi: 10.1089 / th.2017.0513

78 Ito Y, Miyauchi A, Oda H. Microcarcinoma papilar de tiroides de bajo riesgo: una revisión de los ensayos de vigilancia activa. Eur J Surg Oncol 2018; 44: 307-15. doi: 10.1016 / j.ejso.2017.03.004

79 Tuttle RM, Fagin JA, Minkowitz G, et al. Historia natural y cinética del volumen tumoral de los cánceres de tiroides papilares durante la vigilancia activa. JAMA Otolaryngol Head Neck Surg 2017; 143: 1015-20.doi: 10.1001 / jamaoto.2017.1442

80 Liu X, Medici M, Kwong N, et al. Categorización de Bethesda de la citología del nódulo tiroideo y predicción del tipo y pronóstico del cáncer de tiroides. Tiroides 2016; 26: 256-61. doi: 10.1089 / th.2015.0376

81 Evranos B, Polat SB, Baser H, et al. La clasificación de Bethesda es una guía valiosa para los informes de aspiración con aguja fina y altamente predictiva, especialmente para el diagnóstico de variantes agresivas del carcinoma papilar de tiroides. Citopatología 2017; 28: 259-67. doi: 10.1111 / cyt.12384

82 Vuong HG, Altibi AM, Duong UN, et al. Papel de los marcadores moleculares para predecir metástasis a distancia en el carcinoma papilar de tiroides: valor prometedor de las mutaciones del promotor TERT y papel insignificante de las mutaciones BRAF: un metaanálisis. Tumor Biol 2017; 39: 1010428317713913. doi: 10.1177 / 1010428317713913

83 Campanella P, Ianni F, Rota CA, Corsello SM, Pontecorvi A. Cuantificación del riesgo de cáncer de cada característica sospechosa clínica y ecográfica de los nódulos tiroideos: una revisión sistemática y un metaanálisis. Eur J Endocrinol 2014; 170: R203-11. doi: 10.1530 / EJE-13-0995

84 Kwong N, Medici M, Angell TE, et al. Influencia de la edad del paciente en la formación de nódulos tiroideos, multinodularidad y riesgo de cáncer de tiroides. J Clin Endocrinol Metab 2015; 100: 4434-40. doi: 10.1210 / jc.2015-3100

85 McLeod DS, Watters KF, Carpenter AD, Ladenson PW, Cooper DS, Ding EL. Diagnóstico de tirotropina y cáncer de tiroides: revisión sistemática y metanálisis de dosis-respuesta. J Clin Endocrinol Metab 2012; 97: 2682-92. doi: 10.1210 / jc.2012-1083

86 Fiore E, Vitti P. TSH sérica y riesgo de cáncer de tiroides papilar en la enfermedad nodular de la tiroides. J Clin Endocrinol Metab 2012; 97: 1134-45. doi: 10.1210 / jc.2011-2735

87 Rago T, Fiore E, Scutari M, et al. El sexo masculino, la nodularidad única y la edad temprana se relacionan con el riesgo de encontrar un cáncer de tiroides papilar en la citología por aspiración con aguja fina en una serie grande de pacientes con enfermedad tiroidea nodular. Eur J Endocrinol 2010; 162: 763-70.doi: 10.1530 / EJE-09-0895

88 Shi RL, Liao T, Qu N, Liang F, Chen JY, Ji QH. La utilidad de la hormona estimulante del tiroides preoperatoria para predecir el microcarcinoma diferenciado de tiroides. Cirugía de cabeza y cuello de otorrinolaringol 2016; 154: 256-62. doi: 10.1177 / 0194599815618388

89 Zheng J, Li C, Lu W, Wang C, Ai Z. Evaluación cuantitativa del nivel preoperatorio de tirotropina sérica y cáncer de tiroides. Oncotarget 2016; 7: 34918-29. doi: 10.18632 / oncotarget.9201

90 Trimboli P, Treglia G, Giovanella L. Medición preoperatoria de tiroglobulina sérica para predecir malignidad en nódulos tiroideos: una revisión sistemática. Horm Meta b Res 2015; 47: 247-52.

91 Brito JP, Yarur AJ, Prokop LJ, McIver B, Murad MH, Montori VM. Prevalencia de cáncer de tiroides en bocio multinodular versus nódulo único: revisión sistemática y metanálisis. Tiroides 2013; 23: 449-55. doi: 10.1089 / th.2012.0156

92 Brito JP, Gionfriddo MR, Al Nofal A, et al. La precisión de la ecografía del nódulo tiroideo para predecir el cáncer de tiroides: revisión sistemática y metanálisis. J Clin Endocrinol Metab 2014; 99: 1253-63. doi: 10.1210 / jc.2013-2928

93 Gharib H, Papini E, Garber JR, et al, Grupo de trabajo de AACE / ACE / AME sobre nódulos tiroideos. Asociación Estadounidense de Endocrinólogos Clínicos, Colegio Estadounidense de Endocrinología y Directrices médicas de la Associazione Medici Endocrinologi para la práctica clínica para el diagnóstico y tratamiento de los nódulos tiroideos – Actualización de 2016. Endocr Pract 2016; 22: 622-39. doi: 10.4158 / EP161208.GL

94 Perros P, Boelaert K, Colley S, et al, Asociación Británica de Tiroides. Directrices para el tratamiento del cáncer de tiroides. Clin Endocrinol (Oxf) 2014; 81 (Suppl 1): 1-122. doi: 10.1111 / cen.12515

95 Russ G, Bonnema SJ, Erdogan MF, Durante C, Ngu R, Leenhardt L. Directrices de la Asociación Europea de Tiroides para la estratificación del riesgo de malignidad por ultrasonido de los nódulos tiroideos en adultos: EU-TIRADS. Eur Thyroid J 2017; 6: 225-37. doi: 10.1159 / 000478927

96 Shin JH, Baek JH, Chung J, et al, Sociedad Coreana de Radiología de Tiroides (KSThR) y Sociedad Coreana de Radiología. Diagnóstico por ultrasonografía y manejo basado en imágenes de los nódulos tiroideos: Declaración de consenso y recomendaciones revisadas de la Sociedad Coreana de Radiología de la Tiroides. Coreano J Radiol 2016; 17: 370-95. doi: 10.3348 / kjr.2016.17.3.370

97 Gao L, Xi X, Jiang Y, et al. Comparación entre TIRADS (ACR, TI-RADS y KWAK-TI-RADS) y las Guías ATA de 2015 en la eficiencia diagnóstica de los nódulos tiroideos. Endocrino 2019; 64: 90-6. doi: 10.1007 / s12020-019-01843-x

98 Grani G, Lamartina L, Ascoli V, et al. Reducir el número de biopsias tiroideas innecesarias mientras se mejora la precisión diagnóstica: Hacia los TIRADS “correctos”. J Clin Endocrinol Metab 2019; 104: 95-102.

99 Ha EJ, Moon WJ, Na DG, et al. Un estudio multicéntrico de validación prospectiva para el sistema coreano de informes y datos de imágenes de tiroides en pacientes con nódulos tiroideos. Coreano J Radiol 2016; 17: 811-21. doi: 10.3348 / kjr.2016.17.5.811

100 Ha EJ, Na DG, Moon WJ, Lee YH, Choi N.Rendimiento diagnóstico de sistemas de estratificación de riesgo basados ​​en ultrasonido para nódulos tiroideos: comparación de las directrices de la Asociación Americana de Tiroides 2015 con la Asociación Coreana de Tiroides / Sociedad Coreana de Radiología de Tiroides y las Pautas del Colegio Americano de Radiología de 2017. Tiroides 2018; 28: 1532-7. doi: 10.1089 / th.2018.0094

101 Ha SM, Baek JH, Na DG, et al. Rendimiento diagnóstico de las guías de práctica para los nódulos tiroideos: tamaño del nódulo tiroideo versus tasas de biopsia. Radiología 2019; 291: 92-9. doi: 10.1148 / radiol.2019181723

102 Lee JH, Han K, Kim EK y col. Validación del sistema de categorización de 4 niveles modificado mediante la comparación con el sistema de categorización de 5 niveles de las pautas de la Asociación Americana de Tiroides de 2015 para clasificar nódulos tiroideos pequeños en ecografía. Cabeza y cuello 2017; 39: 2208-15. doi: 10.1002 / hed.24888

103 Middleton WD, Teefey SA, Reading CC, et al. Análisis multiinstitucional de la estratificación del riesgo de nódulos tiroideos utilizando el sistema de datos e informes de imágenes de tiroides del American College of Radiology. AJR Am J Roentgenol 2017; 208: 1331-41. doi: 10.2214 / AJR.16.17613

104 Middleton WD, Teefey SA, Reading CC, et al. Comparación de las características de rendimiento del Colegio Americano de Radiología TI-RADS, la Sociedad Coreana de Radiología de la Tiroides TIRADS y las Directrices de la Asociación Americana de Tiroides. AJR Am J Roentgenol 2018; 210: 1148-54. doi: 10.2214 / AJR.17.18822

105 Pandya A, Caoili EM, Jawad-Makki F, et al. Limitaciones de las Directrices de la ATA de 2015 para la predicción del cáncer de tiroides: una revisión de las aspiraciones consecutivas de 1947. J Clin Endocrinol Metab 2018; 103: 3496-502. doi: 10.1210 / jc.2018-00792

106 Persichetti A, Di Stasio E, Guglielmi R, et al. Valor predictivo de la malignidad de los sistemas de clasificación ecográfica del nódulo tiroideo: un estudio prospectivo. J Clin Endocrinol Metab 2018; 103: 1359-68. doi: 10.1210 / jc.2017-01708

107 Rosario PW, da Silva AL, Nunes MS, Ribeiro Borges MA, Mourão GF, Calsolari MR. Riesgo de malignidad en 1502 nódulos tiroideos sólidos> 1 cm según la nueva clasificación ecográfica de la American Thyroid Association. Endocrino 2017; 56: 442-5. doi: 10.1007 / s12020-016-

1163-7

108 Wu XL, Du JR, Wang H y col. Comparación y discusión preliminar de las razones de las diferencias en el rendimiento diagnóstico y biopsias FNA innecesarias entre las guías ACR TIRADS y ATA 2015. Endocrino 2019; 65: 121-31. doi: 10.1007 / s12020-019-01886-0

109 Xu T, Wu Y, Wu RX y col. Validación y comparación de tres sistemas de datos e informes de imágenes de tiroides recientemente publicados para la determinación del riesgo de cáncer. Endocrino 2019; 64: 299-307. doi: 10.1007 / s12020-018-1817-8

110 Yoon SJ, Na DG, Gwon HY, et al. Similitudes y diferencias entre los informes de imágenes de tiroides y los sistemas de datos. AJR Am J Roentgenol 2019; 213: W76-84. doi: 10.2214 / AJR.18.20510

111 Zheng Y, Xu S, Kang H, Zhan W. Un estudio de validación retrospectiva de un solo centro del sistema de datos e informes de imágenes de tiroides del American College of Radiology. Ultrasonido Q 2018; 34: 77-83. doi: 10.1097 / RUQ.0000000000000350

112 Valderrabano P, Klippenstein DL, Tourtelot JB, et al. Nuevos patrones ecográficos de la American Thyroid Association para nódulos tiroideos funcionan bien en el carcinoma de tiroides medular: experiencia institucional, revisión sistemática y metanálisis. Tiroides 2016; 26: 1093-100. doi: 10.1089 / th.2016.0196

113 Lauria Pantano A, Maddaloni E, Briganti SI, et al. Diferencias entre el rendimiento de las clasificaciones de ultrasonido ATA, AACE / ACE / AME y ACR TI-RADS en la identificación de nódulos tiroideos citológicos de alto riesgo. Eur J Endocrinol 2018; 178: 595-603. doi: 10.1530 / EJE-18-0083

114 Basha MAA, Alnaggar AA, Refaat R, et al. La validez y reproducibilidad del sistema de información y datos de imágenes de tiroides (TI-RADS) en la categorización de nódulos tiroideos: estudio prospectivo multicéntrico. Eur J Radiol 2019; 117: 184-92. doi: 10.1016 / j.ejrad.2019.06.015

115 Grani G, Lamartina L, Cantisani V, Maranghi M, Lucia P, Durante C. Acuerdo interobservador de varios sistemas de información y datos de imágenes de tiroides. Endocr Connect 2018; 7: 1-7. doi: 10.1530 / EC-17-0336

116 Gao L, Liu R, Jiang Y, et al. Sistema asistido por computadora para el diagnóstico de nódulos tiroideos en ultrasonido: una comparación con evaluaciones clínicas basadas en radiólogos. Head Neck 2018; 40: 778-83. doi: 10.1002 / hed.25049

117 Jeong EY, Kim HL, Ha EJ, Park SY, Cho YJ, Han M. Sistema de diagnóstico asistido por computadora para nódulos tiroideos en ecografía: rendimiento de diagnóstico y reproducibilidad según el nivel de experiencia de los operadores. Eur Radiol 2019; 29: 1978-85. doi: 10.1007 / s00330-018-5772-9

118 Hammad AY, Noureldine SI, Hu T, Ibrahim Y, Masoodi HM, Kandil E. Un metaanálisis que examina la asociación independiente entre el tamaño del nódulo tiroideo y la malignidad. Gland Surg 2016; 5: 312-7. doi: 10.21037 / gs.2015.11.05

119 Shin JJ, Caragacianu D, Randolph GW. Impacto del tamaño del nódulo tiroideo en la prevalencia y la probabilidad de malignidad posterior a la prueba: una revisión sistemática. Laringoscopio 2015; 125: 263-72. doi: 10.1002 / lary.24784

120 Park VY, Lee HS, Kim EK, Kwak JY, Yoon JH, Moon HJ. Frecuencias y tasas de malignidad de las categorías Bethesda de nódulos tiroideos de 6 niveles según la evaluación ecográfica y el tamaño del nódulo. Head Neck 2018; 40: 1947-54. doi: 10.1002 / hed.25179

121 Hong MJ, Na DG, Baek JH, Sung JY, Kim JH. Impacto del tamaño del nódulo en el riesgo de malignidad difiere según el patrón ecográfico de los nódulos tiroideos. Coreano J Radiol 2018; 19: 534-41. doi: 10.3348 / kjr.2018.19.3.534

122 Liu YI, Kamaya A, Desser TS, Rubin DL. Una red bayesiana para diferenciar los nódulos tiroideos benignos de los malignos utilizando características ecográficas y demográficas. AJR Am J Roentgenol 2011; 196: W598-605. doi: 10.2214 / AJR.09.4037

123 Angell TE, Maurer R, Wang Z y col. Un análisis de cohorte de variables clínicas y ecográficas que predicen el riesgo de cáncer en 20.001 nódulos tiroideos consecutivos. J Clin Endocrinol Metab 2019; 104: 5665-72. doi: 10.1210 / jc.2019-00664

124 Polyzos SA, Anastasilakis AD. Complicaciones clínicas después de una biopsia con aguja fina de tiroides: una revisión sistemática. Clin Endocrinol (Oxf) 2009; 71: 157-65. doi: 10.1111 / j.1365-2265.2009.03522.x

125 Cappelli C, Pirola I, Agosti B, et al. Complicaciones después de la citología por aspiración con aguja fina: un estudio retrospectivo de 7449 nódulos tiroideos consecutivos. Br J Oral Maxillofac Surg 2017; 55: 266-9. doi: 10.1016 / j.bjoms.2016.11.321

126 Altavilla G, Pascale M, Nenci I. Citología por aspiración con aguja fina de enfermedades de la glándula tiroides. Acta Cytol 1990; 34: 251-6.

127 Sebo TJ. ¿Cuáles son las claves para una interpretación exitosa de la FNA de tiroides? Clin Endocrinol (Oxf) 2012; 77: 13-7. doi: 10.1111 / j.1365-2265.2012.04404.x

128 Moss WJ, Finegersh A, Pang J, et al. La biopsia con aguja de los nódulos tiroideos de rutina debe realizarse mediante una técnica de acción capilar con agujas de calibre 24 a 27: una revisión sistemática y un metanálisis. Tiroides 2018; 28: 857-63. doi: 10.1089 / th.2017.

129 Cross P, Chandra A, Giles T, et al. Orientación sobre la notificación de muestras de citología tiroidea. 2016. https://www.rcpath.org/uploads/assets/7d693ce4-0091-4621-97f79e2a0d1034d6/g089_guidance_on_reporting_of_thyroid_cytology_specimens.pdf130 Nardi F, Basolo F, Crescenzi A, et al. Consenso italiano para la clasificación y notificación de la citología tiroidea. J EndocrinolInvest 2014; 37: 593-9. doi: 10.1007 / s40618-014-0062-0

131 Paschke R, Cantara S, Crescenzi A, Jarzab B, Musholt TJ, Sobrinho Simoes M. Directrices de la Asociación Europea de Tiroides sobre el diagnóstico de citología por aspiración molecular con aguja fina del nódulo tiroideo. Eur Thyroid J 2017; 6: 115-29. doi: 10.1159 / 000468519

132 Bongiovanni M, Spitale A, Faquin WC, Mazzucchelli L, Baloch ZW. El sistema Bethesda para informar la citopatología tiroidea: un metaanálisis. Acta Cytol 2012; 56: 333-9. doi: 10.1159 / 000339959

133 Witt BL, Schmidt RL. La evaluación rápida in situ mejora la idoneidad de la aspiración con aguja fina para las lesiones tiroideas: una revisión sistemática y un metanálisis. Tiroides 2013; 23: 428-35. doi: 10.1089 / th.2012.0211

134 Beland MD, Anderson TJ, Atalay MK, Grand DJ, Cronan JJ. La experiencia de los residentes aumenta la tasa de diagnóstico de las biopsias por aspiración con aguja fina de tiroides. Acad Radiol 2014; 21: 1490-4. doi: 10.1016 / j. acra.2014.06.006

135 Cibas ES, Ali SZ, NCI Thyroid FNA Conferencia sobre el estado de la ciencia. El sistema Bethesda para informar la citopatología tiroidea. Soy J Clin Pathol 2009; 132: 658-65. doi: 10.1309 / AJCPPHLWMI3JV4LA

136 Baloch Z, LiVolsi VA, Jain P, et al. Papel de la repetición de la biopsia por aspiración con aguja fina (PAAF) en el tratamiento de los nódulos tiroideos. Diagn Cytopathol 2003; 29: 203-6. doi: 10.1002 / dc.10361

137 Yassa L, Cibas ES, Benson CB, et al. Evaluación a largo plazo de un enfoque multidisciplinario para la evaluación diagnóstica de nódulos tiroideos. Cáncer 2007; 111: 508-16. doi: 10.1002 / cncr.23116

138 Sauter JL, Lehrke H, Zhang X y col. Evaluación del sistema Bethesda para informar la citopatología tiroidea. Soy J Clin Pathol 2019; 152: 502-11. doi: 10.1093 / ajcp / aqz076

139 Ahn SH, Kim SD, Jeong WJ. Comparación del riesgo de malignidad en un subgrupo con atipia de significado indeterminado / lesión folicular de significado indeterminado: un metaanálisis. Cabeza y cuello 2017; 39: 1699-710. doi: 10.1002 / hed.24768

140 Valderrabano P, Khazai L, Thompson ZJ, et al. Riesgo de cáncer asociado con atipia nuclear en nódulos tiroideos citológicamente indeterminados: revisión sistemática y metaanálisis. Tiroides 2018; 28: 210-9. doi: 10.1089 / th.2017.0419

141 Cibas ES, Baloch ZW, Fellegara G, et al. Una evaluación prospectiva que define las limitaciones de la evaluación patológica del nódulo tiroideo. Ann Intern Med 2013; 159: 325-32. doi: 10.7326 / 0003-4819-159-5-201309030-00006

142 Gerhard R, Boerner SL. El valor de la segunda opinión en la citología tiroidea: una revisión. Cancer Cytopathol 2014; 122: 611-9. doi: 10.1002 / cncy.21436

143 Cao H, Kao RH, Hsieh MC. Comparación de la biopsia con aguja gruesa y la aspiración con aguja fina en la detección de tumores malignos de tiroides: una revisión sistemática y un metanálisis. Curr Med Res Opin 2016; 32: 1291-301. doi: 10.1185 / 03007995.2016.1170674

144 Wolinski K, Stangierski A, Ruchala M. Comparación del rendimiento diagnóstico de las biopsias por aspiración con aguja gruesa y con aguja fina de las lesiones tiroideas: revisión sistemática y metanálisis. Eur Radiol 2017; 27: 431-6. doi: 10.1007 / s00330-016-4356-9

145 Chung SR, Suh CH, Baek JH, Choi YJ, Lee JH. El papel de la biopsia con aguja gruesa en el diagnóstico de nódulos tiroideos detectados inicialmente: una revisión sistemática y un metanálisis. Eur Radiol 2018; 28: 4909-18. doi: 10.1007 / s00330-018-5494-z

146 Ha EJ, Suh CH, Baek JH. Complicaciones después de una biopsia con aguja gruesa guiada por ecografía de los nódulos tiroideos: una revisión sistemática y un metaanálisis. Eur Radiol 2018; 28: 3848-60. doi: 10.1007 / s00330-018-5367-5

147 Cipriani NA, White MG, Angelos P, Grogan RH. Los nódulos tiroideos grandes citológicamente benignos no tienen tasas altas de malignidad o tasas falsas negativas y se debe considerar la observación clínica: un metanálisis. Tiroides 2018. doi: 10.1089 / thy.2018.0221

148 Nam SJ, Kwak JY, Moon HJ, Yoon JH, Kim EK, Koo JS. Nódulos tiroideos grandes (≥3 cm) con citología benigna: ¿Puede el Sistema de datos e informes de imágenes de tiroides (TIRADS) ayudar a predecir la citología falsa negativa? PLoS One 2017; 12: e0186242. doi: 10.1371 / journal.pone.0186242

149 Alexander EK, Kennedy GC, Baloch ZW, et al. Diagnóstico preoperatorio de nódulos tiroideos benignos con citología indeterminada. N Engl J Med 2012; 367: 705-15. doi: 10.1056 / NEJMoa1203208

150 Borowczyk M, Szczepanek-Parulska E, Olejarz M, et al. Evaluación del clasificador de expresión génica 167 (GEC) y la precisión diagnóstica de ThyroSeq v2 en la evaluación preoperatoria de nódulos tiroideos indeterminados: metaanálisis bivariante / HROC. Endocr Pathol 2019; 30: 8-15. doi: 10.1007 / s12022-018-9560-5

151 Bose S, Sacks W, Walts AE. Actualización sobre pruebas moleculares para nódulos tiroideos citológicamente indeterminados. Adv Anat Pathol 2019; 26: 114-23. doi: 10.1097 / PAP.0000000000000211

152 Klubo-Gwiezdzinska J, Wartofsky L. El papel del diagnóstico molecular en el manejo de nódulos tiroideos indeterminados. J Clin Endocrinol Metab 2018; 103: 3507-10. doi: 10.1210 / jc.2018-01081 153 Labourier E, Shifrin A, Busseniers AE, et al. Las pruebas moleculares de miARN, ARNm y ADN en la aspiración con aguja fina mejoran el diagnóstico preoperatorio de los nódulos tiroideos con citología indeterminada. J Clin Endocrinol Metab 2015; 100: 2743-50. doi: 10.1210 / jc.2015-1158

154 Nikiforov YE, Carty SE, Chiosea SI, et al. Impacto del ensayo de secuenciación de próxima generación multigenético ThyroSeq en el diagnóstico de cáncer en nódulos tiroideos con atipia de significado indeterminado / Lesión folicular de significado indeterminado Citología. Tiroides 2015; 25: 1217-23. doi: 10.1089 / th.2015.0305

155 Nikiforova MN, Mercurio S, Wald AI, et al. Rendimiento analítico del clasificador genómico ThyroSeq v3 para el diagnóstico de cáncer en nódulos tiroideos. Cáncer 2018; 124: 1682-90. doi: 10.1002 / cncr.31245

156 Patel KN, Angell TE, Babiarz J, et al. Desempeño de un clasificador de secuenciación genómica para el diagnóstico preoperatorio de nódulos tiroideos citológicamente indeterminados. JAMA Surg 2018; 153: 817-24. doi: 10.1001 / jamasurg.2018.1153

157 Santhanam P, Khthir R, Gress T, et al. Clasificador de expresión génica para el diagnóstico de nódulos tiroideos indeterminados: un metanálisis. Med Oncol 2016; 33: 14. doi: 10.1007 / s12032-015-0727-3

158 Steward DL, Carty SE, Sippel RS, et al. Rendimiento de un clasificador genómico multigénico en nódulos tiroideos con citología indeterminada: un estudio multicéntrico ciego prospectivo. JAMA Oncol 2019; 5: 204-12. doi: 10.1001 / jamaoncol.2018.4616

159 Vargas-Salas S, Martínez JR, Urra S, et al. Pruebas genéticas para citología tiroidea indeterminada: revisión y metanálisis. Endocr Relat Cancer 2018; 25: R163-77. doi: 10.1530 / ERC-17-0405

160 Lithwick-Yanai G, Dromi N, Shtabsky A y col. Validación multicéntrica de un ensayo basado en microARN para diagnosticar indeterminado

nódulos tiroideos utilizando frotis de aspiración con aguja fina. J Clin Pathol 2017; 70: 500-7. doi: 10.1136 / jclinpath-2016-204089

161 Nishino M. Citopatología molecular para nódulos tiroideos: una revisión de la metodología y el rendimiento de las pruebas. Cancer Cytopathol 2016; 124: 14-27. doi: 10.1002 / cncy.21612

162 Ferris RL, Baloch Z, Bernet V, et al, Comité de Asuntos Quirúrgicos de la Asociación Americana de Tiroides. Declaración de la American Thyroid Association sobre la aplicación quirúrgica del perfil molecular para nódulos tiroideos: impacto actual en la toma de decisiones perioperatorias. Tiroides 2015; 25: 760-8. doi: 10.1089 / th.2014.0502

163 Valderrabano P, Leon ME, Centeno BA, et al. La prevalencia institucional de malignidad de la citología tiroidea indeterminada es necesaria pero insuficiente para interpretar con precisión las pruebas de marcadores moleculares. Eur J Endocrinol 2016; 174: 621-9. doi: 10.1530 / EJE-15-1163

164 Jarra RC, Datto MB, Jiang XS. Pruebas moleculares para nódulos tiroideos indeterminados: rendimiento del clasificador de expresión génica Afirma y panel ThyroSeq. Cancer Cytopathol 2018; 126: 471-80. doi: 10.1002 / cncy.21993

165 Sahli ZT, Smith PW, Umbricht CB, Zeiger MA. Marcadores moleculares preoperatorios en nódulos tiroideos. Front Endocrinol (Lausana) 2018; 9: 179. doi: 10.3389 / fendo.2018.00179

166 Angell TE, Heller HT, Cibas ES, et al. Comparación independiente del clasificador de secuenciación genómica Afirma y el clasificador de expresión génica para nódulos tiroideos citológicamente indeterminados. Tiroides 2019; 29: 650-6. doi: 10.1089 / th.2018.0726

167 Endo M, Nabhan F, Porter K, et al. Clasificador de secuenciación génica de Afirma comparado con clasificador de expresión génica en nódulos tiroideos indeterminados. Tiroides 2019; 29: 1115-24. doi: 10.1089 / th.2018.0733

168 Harrell RM, Eyerly-Webb SA, Golding AC, Edwards CM, Bimston DN. Comparación estadística de los resultados de Afirma Gsc y Afirma Gec en una práctica quirúrgica endocrina comunitaria: hallazgos iniciales. Endocr Pract 2019; 25: 161-4. doi: 10.4158 / EP-2018-0395

169 Valderrabano P, Khazai L, Leon ME, et al. Evaluación del rendimiento de ThyroSeq v2 en nódulos tiroideos con citología indeterminada. Endocr Relat Cancer 2017; 24: 127-36. doi: 10.1530 / ERC-16-0512

170 Taye A, Gurciullo D, Miles BA, et al. Rendimiento clínico de un ensayo de secuenciación de próxima generación (ThyroSeq v2) en la evaluación de nódulos tiroideos indeterminados. Cirugía 2018; 163: 97-103. doi: 10.1016 / j.surg.2017.07.032

171 Ohori NP, Landau MS, Carty SE, et al. Tasa de llamada benigna y distribución de resultados de pruebas moleculares de ThyroSeq v3. Cancer Cytopathol 2019; 127: 161-8. doi: 10.1002 / cncy.22088

172 Marcadis AR, Valderrabano P, Ho AS, et al. Variación interinstitucional en el valor predictivo del clasificador genómico ThyroSeq v2 para nódulos tiroideos citológicamente indeterminados. Cirugía 2019; 165: 17-24. doi: 10.1016 / j.surg.2018.04.062

173 Baca SC, Wong KS, Strickland KC, et al. Los calificadores de atipia en el diagnóstico citológico de nódulos tiroideos se asocian con diferentes resultados del clasificador de expresión génica de Afirma y resultados clínicos. Cancer Cytopathol 2017; 125: 313-22. doi: 10.1002 / cncy.21827

174 Valderrabano P, Hallanger-Johnson JE, Thapa R, Wang X, McIver B. Comparación de los resultados posteriores a la comercialización frente a los resultados de la validación clínica inicial de un clasificador de expresión génica del nódulo tiroideo: una revisión sistemática y un metanálisis. JAMA Otolaryngol Head Neck Surg 2019. doi: 10.1001 / jamaoto.2019.1449

175 Al-Qurayshi Z, Deniwar A, Thethi T, et al. Asociación de la prevalencia de malignidad con las propiedades de la prueba y el rendimiento del clasificador de expresión génica en nódulos tiroideos indeterminados. JAMA Otolaryngol Head Neck Surg 2017; 143: 403-8. doi: 10.1001 / jamaoto.2016.3526

176 Noureldine SI, Najafian A, Aragon Han P, et al. Evaluación del efecto de las pruebas moleculares diagnósticas en el proceso de toma de decisiones quirúrgicas en pacientes con nódulos tiroideos. JAMA Otolaryngol Head Neck Surg 2016; 142: 676-82. doi: 10.1001 / jamaoto.2016.0850

177 Aragon Han P, Olson MT, Fazeli R, et al. El impacto de las pruebas moleculares en el manejo quirúrgico de pacientes con nódulos tiroideos. Ann Surg Oncol 2014; 21: 1862-9. doi: 10.1245 / s10434-014-3508-x}

178 Brauner E, Holmes BJ, Krane JF, et al. El rendimiento del clasificador de expresión génica Afirma en los nódulos tiroideos de células de Hürthle difiere de otros nódulos tiroideos indeterminados. Tiroides 2015; 25: 789-96. doi: 10.1089 / th.2015.0049

179 Valderrabano P, Khazai L, Thompson ZJ, et al. Impacto de los resultados del panel de oncogenes en el tratamiento quirúrgico de los nódulos tiroideos citológicamente indeterminados. Cabeza Cuello 2018; 40: 1812-23. doi: 10.1002 / hed.25165

180 Lee L, How J, Tabah RJ, Mitmaker EJ. Costo-efectividad de las pruebas moleculares para nódulos tiroideos con atipia de citología de significado indeterminado. J Clin Endocrinol Metab 2014; 99: 2674-82. doi: 10.1210 / jc.2014-1219

181 Li H, Robinson KA, Anton B, Saldanha IJ, Ladenson PW. Costoeficacia de una nueva prueba molecular para nódulos tiroideos citológicamente indeterminados. J Clin Endocrinol Metab 2011; 96: E1719-26. doi: 10.1210 / jc.2011-0459

182 Kim SK, Lee JH, Woo JW y col. Tabla de predicción y nomograma como herramientas para el diagnóstico del carcinoma papilar de tiroides: análisis combinado de ecografía, biopsia por aspiración con aguja fina y mutación BRAF V600E. Medicina (Baltimore) 2015; 94: e760. doi: 10.1097 / MD.0000000000000760

183 Nixon IJ, Ganly I, Hann LE, et al. Nomograma para predecir malignidad en nódulos tiroideos utilizando características clínicas, bioquímicas, ecográficas y citológicas. Cirugía 2010; 148: 1120-7, discusión 1127-8. doi: 10.1016 / j.surg.2010.09.030

184 Canfarotta M, Moote D, Finck C, et al. Puntuación del nódulo tiroideo de McGill en la diferenciación de nódulos tiroideos pediátricos benignos y malignos: un estudio piloto. Cirugía de cabeza y cuello de otorrinolaringol 2017; 157: 589-95. doi: 10.1177 / 0194599817715629

185 Khalife S, Bouhabel S, Forest VI, et al. El papel de McGill Thyroid Nodule Score (MTNS +) en la investigación de los nódulos tiroideos con biopsias benignas por aspiración con aguja fina guiadas por ultrasonido: una revisión retrospectiva. J Otolaryngol Head Neck Surg 2016; 45: 29. doi: 10.1186 / s40463-016-0141-7

186 Varshney R, Forest VI, Mascarella MA, et al. La puntuación de nódulos tiroideos de Mcgill: ¿ayuda con los nódulos tiroideos indeterminados? J Otolaryngol Head Neck Surg 2015; 44: 2. doi: 10.1186 / s40463-015-0058-6

187 Sands NB, Karls S, Amir A, et al. McGill Thyroid Nodule Score (MTNS): “calificación del riesgo”, un nuevo esquema predictivo para la determinación del riesgo de cáncer. J Otolaryngol Head Neck Surg 2011; 40 (Suppl 1): S1-13.

188 Ianni F, Campanella P, Rota CA, et al. Una propuesta derivada de un metaanálisis para un sistema de puntuación clínica, ecográfica y citológica para evaluar los nódulos tiroideos: la puntuación “CUT”. Endocrino 2016; 52: 313-21. doi: 10.1007 / s12020-015-0785-5

189 Hong MJ, Na DG, Baek JH, Sung JY, Kim JH. Sistema de puntuación de estratificación de riesgo de citología-ecografía basado en citología por aspiración con aguja fina y el sistema de informes y datos de imágenes de tiroides de Corea. Tiroides 2017; 27: 953-9. doi: 10.1089 / th.2016.0603

190 Valderrabano P, McGettigan MJ, Lam CA, et al. Nódulos tiroideos con citología indeterminada: utilidad de la tiroides estadounidense

Asociación de patrones ecográficos para la estratificación del riesgo de cáncer. Tiroides 2018; 28: 1004-12. doi: 10.1089 / th.2018.0085

191 Hoang JK, Langer JE, Middleton WD y col. Manejo de nódulos tiroideos incidentales detectados en las imágenes: informe técnico del Comité de Hallazgos de Tiroides Incidentales del ACR. J Am Coll Radiol 2015; 12: 143-50. doi: 10.1016 / j.jacr.2014.09.038

192 Rodríguez-Gutiérrez R, Gionfriddo MR, Ospina NS, et al. Toma de decisiones compartida en endocrinología: direcciones presentes y futuras. Lancet Diabetes Endocrinol 2016; 4: 706-16. doi: 10.1016 / S2213-8587 (15) 00468-4

193 Singh Ospina N, Castaneda-Guarderas A, Ward R, et al. El conocimiento de los pacientes sobre los resultados de la biopsia de tiroides: una encuesta de pacientes. Endocrino 2018; 61: 482-8. doi: 10.1007 / s12020-018-1639-8

194 Hargraves IG, Montori VM, Brito JP, et al. SDM con propósito: un enfoque basado en problemas para cuidar a los pacientes con toma de decisiones compartida. Patient Educ Couns 2019; 102: 1786-92. doi: 10.1016 / j.pec.2019.07.020

195 Brito JP, Ito Y, Miyauchi A, Tuttle RM. Un marco clínico para facilitar la estratificación del riesgo al considerar una alternativa de vigilancia activa a la biopsia y cirugía inmediatas en el microcarcinoma papilar. Tiroides 2016; 26: 144-9. doi: 10.1089 / th.2015.0178

196 Camargo R, Corigliano S, Friguglietti C, et al, Sociedad Latinoamericana de Tiroides. Recomendaciones de la sociedad latinoamericana de tiroides para el manejo de los nódulos tiroideos. Arq Bras Endocrinol Metabol 2009; 53: 1167-75. doi: 10.1590 / S0004-27302009000900014

197 Singh Ospina N, Maraka S, Espinosa DeYcaza A, et al. Precisión diagnóstica del crecimiento de nódulos tiroideos para predecir malignidad en nódulos tiroideos con citología benigna: revisión sistemática y metanálisis. Clin Endocrinol (Oxf) 2016; 85: 122-31. doi: 10.1111 / cen.12975

198 Clark TJT, Pokharel S, Meier J, Wang C, Maximin S. El tiempo de duplicación del nódulo tiroideo no es un indicador confiable de naturaleza benigna o maligna. Ultrasonido Q 2016; 32: 132-5. doi: 10.1097 / RUQ.0000000000000190

199 Kim M, Chung SR, Jeon MJ y col. Determinar si el tiempo de duplicación del volumen tumoral y la tasa de crecimiento pueden predecir la malignidad BMJ: primero

Después de una cirugía diagnóstica tardía de una neoplasia folicular. Tiroides 2019; 29: 1418-24. doi: 10.1089 / th.2019.0017

200 Ito Y, Miyauchi A, Kihara M, Higashiyama T, Kobayashi K, Miya A. La edad del paciente está significativamente relacionada con la progresión del microcarcinoma papilar de tiroides bajo observación. Tiroides 2014; 24: 27-34. doi: 10.1089 / th.2013.0367

201 Sugitani I, Toda K, Yamada K, Yamamoto N, Ikenaga M, Fujimoto Y. Deben reconocerse tres tipos distintos de microcarcinoma papilar de tiroides: nuestras estrategias de tratamiento y resultados. World J Surg 2010; 34: 1222-31. doi: 10.1007 / s00268-009-0359-x

202 Papini E, Pacella CM, Misischi I, et al. El advenimiento de las técnicas de ablación guiadas por ultrasonido en la enfermedad tiroidea nodular: hacia un enfoque adaptado al paciente. Best Pract Res Clin Endocrinol Metab 2014; 28: 601-18. doi: 10.1016 / j.beem.2014.02.004

203 Papini E, Gugliemi R, Pacella CM. Ablación con láser, radiofrecuencia y etanol para el manejo de nódulos tiroideos. Curr Opin Endocrinol Diabetes Obes 2016; 23: 400-6. doi: 10.1097 / MED.0000000000000282

204 Bandeira-Echtler E, Bergerhoff K, Richter B. Levotiroxina o terapias mínimamente invasivas para nódulos tiroideos benignos. Cochrane Database Syst Rev 2014; (6): CD004098. doi: 10.1002 / 14651858.CD004098.pub2

205 Vuong NL, Dinh LQ, Bang HT, Thuy TTM, Bac NH, Vy TT. Ablación por radiofrecuencia para nódulos tiroideos benignos: seguimiento de 1 año en 184 pacientes. World J Surg 2019; 43: 2447-53. doi: 10.1007 /

s00268-019-05044-5

206 Pacella CM, Mauri G, Cesareo R, et al. Una comparación de láser con ablación por radiofrecuencia para el tratamiento de nódulos tiroideos benignos: un análisis de emparejamiento por puntuación de propensión. Int J Hipertermia 2017; 33: 911-9. doi: 10.1080 / 02656736.2017.1332395

207 Morelli F, Sacrini A, Pompili G, et al. Ablación por microondas para los nódulos tiroideos: ¿una nueva cuerda al arco para los tratamientos percutáneos? Gland Surg 2016; 5: 553-8. doi: 10.21037 / gs.2016.12.07

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=95614

Deja un comentario