Libre albedrío

por Hannah Critchlow

Muchos de nosotros creemos que somos dueños de nuestro propio destino, pero una nueva investigación está revelando hasta qué punto nuestros genes influyen en nuestro comportamiento.

Libre albedrío
¿Libre albedrío?

Ahora es posible descifrar nuestro código genético individual, la secuencia de 3.200 millones de “letras” de ADN únicas para cada uno de nosotros, que forma un modelo para nuestros cerebros y cuerpos.

Esta secuencia revela cuánto de nuestro comportamiento tiene una fuerte predisposición biológica, lo que significa que podríamos estar sesgados hacia el desarrollo de un atributo o característica en particular. La investigación ha demostrado que los genes pueden predisponer no solo nuestra altura , color de ojos o peso , sino también nuestra vulnerabilidad a la mala salud mental , la longevidad , la inteligencia y la impulsividad . Estos rasgos están, en diversos grados, escritos en nuestros genes, a veces miles de genes trabajando en conjunto.

La mayoría de estos genes instruyen sobre cómo se establecen los circuitos cerebrales en el útero y cómo funcionan. Ahora podemos ver el cerebro de un bebé a medida que se construye , incluso 20 semanas antes del nacimiento. Existen cambios en los circuitos cerebrales que se correlacionan fuertemente con genes que predisponen al trastorno del espectro autista y al trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH). Incluso predisponen a condiciones que podrían no surgir en décadas: trastorno bipolar, trastorno depresivo mayor y esquizofrenia.

Cada vez más nos enfrentamos a la perspectiva de que las predisposiciones a conductas más complejas estén conectadas de manera similar en nuestro cerebro. Estos incluyen qué religión elegimos , cómo formamos nuestras ideologías políticas e incluso cómo creamos nuestros grupos de amistad .

La naturaleza y la crianza están entrelazadas

También hay otras formas en que nuestras historias de vida pueden transmitirse de generación en generación, además de estar inscritas en nuestro ADN.

La epigenética es un área de la ciencia relativamente nueva que puede revelar cuán entrelazadas pueden estar la naturaleza y la crianza. No analiza los cambios en los genes en sí, sino las “etiquetas” que se colocan en los genes de la experiencia de vida, que alteran la forma en que se expresan nuestros genes.

Un estudio de 2014 analizó los cambios epigenéticos en ratones. A los ratones les encanta el dulce olor de las cerezas, por lo que cuando una ráfaga llega a su nariz, una zona de placer en el cerebro se ilumina, lo que los motiva a correr y buscar la golosina. Los investigadores decidieron emparejar este olor con una descarga eléctrica leve, y los ratones rápidamente aprendieron a congelarse con anticipación.

El estudio encontró que este nuevo recuerdo se transmitió de generación en generación. Los nietos de los ratones le tenían miedo a las cerezas, a pesar de no haber experimentado las descargas eléctricas ellos mismos. El ADN del esperma del abuelo cambió de forma, dejando un modelo de la experiencia entrelazado en los genes.

Esta es una investigación en curso y una ciencia nueva, por lo que quedan dudas sobre cómo estos mecanismos podrían aplicarse a los humanos. Pero los resultados preliminares indican que los cambios epigenéticos pueden influir en los descendientes de eventos extremadamente traumáticos.

Un estudio mostró que los hijos de los prisioneros de la Guerra Civil de los Estados Unidos tenían una tasa de mortalidad un 11% más alta a mediados de los 40. Otro pequeño estudio mostró que los sobrevivientes del Holocausto y sus hijos portaban cambios epigenéticos en un gen que estaba relacionado con sus niveles de cortisol , una hormona involucrada en la respuesta al estrés. Es una imagen complicada, pero los resultados sugieren que los descendientes tienen un nivel de cortisol neto más alto y, por lo tanto, son más susceptibles a los trastornos de ansiedad.

¿Tenemos algún margen para el libre albedrío?

Por supuesto, no se trata simplemente de que nuestras vidas estén grabadas en piedra por el cerebro con el que nacemos, el ADN que nos dieron nuestros padres y los recuerdos transmitidos por nuestros abuelos.

Afortunadamente, todavía hay margen para el cambio. A medida que aprendemos, se forman nuevas conexiones entre las células nerviosas . A medida que se practica la nueva habilidad o se revive el aprendizaje, las conexiones se fortalecen y el aprendizaje se consolida en una memoria. Si la memoria se visita repetidamente, se convertirá en la ruta predeterminada para las señales eléctricas en el cerebro, lo que significa que el comportamiento aprendido se convierte en hábito.

Tomemos como ejemplo andar en bicicleta. No sabemos cómo montar uno cuando nacemos, pero a través de prueba y error, y algunos pequeños choques en el camino, podemos aprender a hacerlo.

Principios similares crean la base tanto para la percepción como para la navegación. Hacemos y fortalecemos conexiones neuronales a medida que nos movemos por nuestro entorno y evocamos nuestra percepción del espacio que nos rodea.

Pero hay una trampa: a veces, nuestros aprendizajes pasados ​​nos ciegan a las verdades futuras. Mire el video a continuación: todos estamos predispuestos a ver caras en nuestro entorno . Esta preferencia hace que ignoremos las señales de sombra que nos dicen que es la parte trasera de una máscara. En cambio, confiamos en rutas probadas y comprobadas dentro de nuestro cerebro, generando la imagen de otra cara.

Esta ilusión ilustra lo difícil que puede ser cambiar de opinión. Nuestra identidad y expectativas se basan en experiencias pasadas. Puede necesitar demasiada energía cognitiva para romper los marcos en nuestras mentes.

Maquinaria elegante

Como exploro en mi último libro publicado el año pasado, La ciencia del destino , esta investigación toca uno de los mayores misterios de la vida: nuestra capacidad individual para elegir.

Para mí, hay algo hermoso en vernos a nosotros mismos como maquinaria elegante. La información del mundo se procesa en nuestros cerebros únicos para producir la salida que es nuestro comportamiento.

Sin embargo, es posible que muchos de nosotros no deseemos renunciar a la idea de ser agentes libres. El determinismo biológico, la idea de que el comportamiento humano es completamente innato, pone nerviosa a la gente. Es abominable pensar que actos espantosos en nuestra historia fueron perpetrados por personas que no pudieron detenerlos, porque eso aumenta el espectro de que podrían volver a ocurrir.

Quizás, en cambio, podríamos pensar en nosotros mismos como no restringidos por nuestros genes. Reconocer la biología que influye en nuestra individualidad puede luego empoderarnos para unir mejor nuestras fortalezas y aprovechar nuestra capacidad cognitiva colectiva para dar forma al mundo para mejor.

Fuente: https://singularityhub.com/2020/11/29/how-much-do-our-genes-restrict-free-will/

Deja un comentario