Tratamiento de la diabetes

Recomendaciones de la American Diabetes Association de 2019 para el tratamiento y estándares de atención.

por Asociación Americana de Diabetes Diabetes Care 2019;42(Suppl. 1):S90–S102.

Tratamiento farmacológico para la diabetes tipo 1

> Tratamiento con insulina

Debido a que el sello distintivo de la diabetes tipo 1 es la ausencia o casi ausencia de células ß funcionantes, es esencial el tratamiento con insulina. La provisión insuficiente de insulina ocasiona no solo hiperglucemia sino también trastornos metabólicos sistemáticos (hipertrigliceridemia, cetoacidosis, catabolismo tisular).

Tratamiento de la diabetes

En los últimos 30 años se ha acumulado evidencia de que las inyecciones múltiples diarias de insulina o la administración subcutánea continua, a través de una bomba de insulina, mejora los resultados.

En general, el requerimiento de insulina se puede estimar en función del peso, variando entre 0,4 y 1,0 U/kg/día . La dosis requeridas son mayores durante la pubertad, el embarazo y las enfermedades médicas.

La secreción fisiológica de insulina varía con la glucemia, la cantidad de comida y las demandas tisulares de glucosa. Para compensar esta variabilidad, actualmente se usan dosis prandiales acordes a las necesidades previstas.

Por lo tanto, es importante educar a los pacientes sobre cómo ajustar la insulina prandial teniendo en cuenta la ingesta de carbohidratos, la glucemia preprandial y la actividad anticipada. Si es posible, es beneficioso estimar el contenido graso y proteico de las comidas para la dosificación prandial.

Últimamente se ha concluido que la terapia con bomba tiene escasas ventajas para disminuir la A1C y reducir la hipoglucemia severa en niños y adultos, aunque no hay consenso para orientar cómo administrar la insulina. El advenimiento del monitoreo continuo de la glucosa en la práctica clínica ha demostrado ser beneficioso en circunstancias específicas.

La reducción de la hipoglucemia nocturna en personas con diabetes tipo 1 utilizando bombas de insulina con sensores de glucosa ha mejorado la suspensión automática del suministro de insulina en un nivel de glucosa preestablecido. En EE. UU. también se aprobó el primer sistema de bomba híbrida de circuito cerrado, cuya seguridad y eficacia también han sido confirmadas para adolescentes y adultos con diabetes tipo 1.

En pacientes seleccionados se debe considerar el manejo intensivo de la diabetes usando la ICIS y monitoreo continuo de glucosa. La terapia intensiva con múltiples inyecciones diarias o ICIS redujeron la A1C y se asoció con mejores resultados a largo plazo, pero también con una tasa más elevada de hipoglucemia grave.

En vez de insulina humana de acción corta o larga, se han desarrollado análogos de la insulina que se asocian con menos hipoglucemia, menor aumento de peso y una A1C más baja.

En pacientes con diabetes tipo 1, los análogos de acción prolongada basales (glargina U-300 o degludec) pueden generar un riesgo de hipoglucemia más bajo comparado con la glargina U-100. Ya está disponible  la insulina inhalada de acción rápida para ser utilizada antes de las comidas. y en estos pacientes puede reducir las tasas de hipoglucemia.

Las glucemias posprandiales pueden controlarse mejor ajustando el momento en que se administra la dosis de insulina prandial, el cual varía según el tipo de insulina utilizado (análogo regular, de acción rápida, inhalada, etc.), la glucemia, el calendario de comidas y el consumo de carbohidratos. Por lo tanto, las dosis recomendadas de insulina deben ser personalizadas.

> Técnica de la inyección de insulina

Los pacientes y/o cuidadores deben conocer la técnica correcta de inyección de la insulina. Es importante que la insulina se inyecte en el tejido adecuado y de la manera correcta, es decir, en áreas corporales apropiadas, rotando el sitio de la inyección, con el cuidado apropiado para evitar infecciones u otras complicaciones.

Se debe evitar la vía intramuscular, siendo preferible la vía subcutánea. Sitios recomendados: abdomen, muslo, glúteos y parte superior del brazo. Debido a que la absorción de la insulina inyectada en el músculo difiere según la actividad del músculo, la inyección intramuscular involuntaria de puede llevar a una absorción de insulina impredecible y a efectos variables sobre la glucosa, con hipoglucemia frecuente e inexplicable.

El riesgo de la administración intramuscular aumenta en los pacientes más jóvenes y delgados, cuando se inyecta en las extremidades y no en tórax o abdomen y cuando se usan agujas más largas. Las  agujas de 4 mm son eficaces y bien toleradas, incluso en obesos.

La rotación del sitio de la inyección es necesaria para evitar la lipohipertrofia y la lipoatrofia. La lipohipertrofia puede contribuir a la absorción errática de la insulina, con aumento de la variabilidad glucémica y episodios de hipoglucemia inexplicables. Este punto merece una educación adecuada de los pacientes y/o cuidadores. La técnica adecuada de la inyección de insulina puede conducir a un uso más efectivo de esta terapia y, como tal, tiene el potencial para mejorar los resultados clínicos.

> Tratamientos sin insulina para la diabetes tipo 1

Se ha estudiado la eficacia de los hipoglucemiantes orales y los medicamentos inyectables para reducir la glucosa, como adjuntos al tratamiento con insulina en la diabetes tipo 1.

El agregado a la insulina de pramlintida, un amilopéptido de células ß de origen natural aprobado para ser usado en adultos con diabetes tipo 1, reduce la A1C (0–0,3%) y el peso corporal (1–2 kg), pero es variable. Lo mismo sucede con otros  agentes aprobados solamente para el tratamiento de la diabetes tipo 2. El agregado de metformina a los adultos con diabetes tipo 1 logró pequeñas reducciones en el peso corporal y los niveles de lípidos, pero no mejoró la A1C.

Se ha comprobado que la adición a la insulina de agonistas del receptor del péptido 1 símil glucagón (GLP-1), liraglutida y exenatida, provocó pequeñas reducciones (0,2%) de la A1C comparados con la insulina sola en personas con diabetes tipo 1, y redujo el peso corporal. Del mismo modo, la adición de un inhibidor del cotransportador sodio-glucosa 2 (SGLT2) se asoció con mejoras en  A1C y el peso corporal en comparación con la insulina sola; sin embargo, el uso de inhibidores de SGLT2 también está asociado con más eventos adversos, incluyendo la cetoacidosis.

El inhibidor dual SGLT1/2 sotagliflozina, todavía sin aprobación de la FDA, sería el primer complemento terapéutico oral para la diabetes tipo 1. Los riesgos y beneficios de los agentes complementarios, más allá de la pramlintida en la diabetes tipo 1, continúan en evaluación del proceso regulatorio; sin embargo, en este momento, estos agentes complementarios no están aprobados para la diabetes tipo 1.

Tratamiento quirúrgico de la diabetes tipo 1

> Trasplante de páncreas e islotes

El trasplante de islotes de páncreas normaliza los niveles de glucosa pero requiere inmunosupresión durante toda la vida, con el objeto de prevenir el rechazo del injerto y la recurrencia de la destrucción autoinmune de los islotes. Debido a los posibles efectos adversos de los inmunosupresores, el trasplante de páncreas debe reservarse para los pacientes con diabetes tipo 1 sometidos simultáneamente al trasplante renal, post trasplante renal o, para aquellos con cetoacidosis recurrente o hipoglucemia grave a pesar del manejo glucémico intensivo.

El informe de la Americana Diabetes Association/Europea Association for the Study of Diabetes sobre el manejo de la hiperglucemia en la diabetes de tipo 2, de 2018 recomienda un enfoque centrado en el paciente para elegir el tratamiento farmacológico apropiado, considerando la eficacia y los factores clave del paciente:

1) Comorbilidades importantes (enfermedad cardiovascular aterosclerótica (ECVA) , enfermedad renal crónica (IRC), insuficiencia cardíaca (IC);

2) Riesgo de hipoglucemia;

3) Efectos sobre el peso corporal;

4) Efectos colaterales;

5) Costo

6) Preferencias del paciente.

Se debe enfatizar sobre las modificaciones de estilo de vida que mejoran la salud para acompañar a cualquier terapia farmacológica.

> Terapia inicial

En el momento del diagnóstico de la diabetes tipo 2 se debe comenzar con metformina, a menos haya son contraindicaciones; para la mayoría de los pacientes, será en monoterapia junto con las modificaciones de estilo de vida. La metformina es efectiva, segura y económica, y puede reducir el riesgo de eventos cardiovasculares y muerte.

Está disponible en forma de liberación inmediata, para 2 tomas/día o en liberación extendida, que puede administrarse 1 vez/día. como terapia de primera línea, comparada con las sulfonilureas, la metformina  tiene efectos beneficiosos en la A1C, el peso y la mortalidad cardiovascular; hay poco datos disponibles para otros agentes orales para el tratamiento inicial de la de diabetes tipo 2.

Sus principales efectos secundarios son la intolerancia gastrointestinal (distensión, molestias abdominales y diarrea). Se elimina por filtración renal y los niveles circulantes muy elevados (por ej., debido a una sobredosis o a una insuficiencia renal aguda) se han asociado con acidosis láctica.

Sin embargo, actualmente, la aparición de esta complicación es muy rara, y la metformina puede ser utilizada en forma segura en pacientes con índice de filtrado glomerular estimado reducido (≥30 ml/min/1,73 m2).

Se ha comprobado que la metformina se asocia con deficiencia de vitamina B12 y empeoramiento de los síntomas de las neuropatías.

Un estudio sugiere hacer determinaciones periódicas de vitamina B12.

Para los pacientes con contraindicaciones o intolerancia a la metformina, la terapia inicial debe basarse en los factores del paciente y considerar otra clase de fármaco. Cuando la A1C es ≥1,5% por encima del objetivo glucémico, muchos pacientes requerirán una terapia combinada dual para lograr su A1C objetivo.

La insulina tiene la ventaja de ser efectiva cuando otros agentes no lo son y debería ser considerada como parte de cualquier régimen combinado, cuando la hiperglucemia es grave, especialmente si tiene características catabólicas (pérdida de peso, hipertrigliceridemia, cetosis).

Se puede iniciar tratamiento con insulina cuando la glucemia es ≥300 mg/dl o la A1C es ≥10% o, si el paciente tiene síntomas de hiperglucemia (poliuria o polidipsia), incluso en el momento del diagnóstico o una vez comenzado el tratamiento. Como la toxicidad de la glucosa se resuelve, a menudo se hace posible simplificando el régimen y/o cambiando los agentes orales.

> Tratamiento combinado

Un metaanálisis sugiere que cada nueva clase de agente no insulínico añadido a la terapia inicial suele reducir la A1C aproximadamente 0,7–1,0%. Si la A1C objetivo no se alcanza después de unos 3 meses y el paciente no tiene ECVA o IRC, se puede combinar metformina por cualquiera de las 6 opciones terapéuticas preferidas: sulfonilurea, tiazolidinediona, dipeptidilo inhibidor de la peptidasa 4 (DPP-4), inhibidor SGLT2, agonista del receptor GLP-1, o insulina basal; la elección de cuál agente agregar se basa en los efectos específicos del fármaco y de los factores del paciente.

En los pacientes con  ECVA, IC o IRC, la mejor opción para un segundo agente es un agonista GLP-1 o un inhibidor del receptor SGLT2, pues reducen el riesgo cardiovascular, después de considerar los factores específicos del fármaco y del paciente.

Para los pacientes sin ECVA o IRC establecidas, la elección de un segundo agente para agregar a la metformina aún no está avalada por evidencia empírica sino que se basa en evitar los efectos secundarios, particularmente la hipoglucemia, el aumento de peso, costo, y las preferencias del paciente.

Para el agregado de un tercer agente para lograr los objetivos glucémicos; también hay muy poca evidencia. En todos los casos, los regímenes terapéuticos necesitan ser revisados continuamente por su eficacia, efectos secundarios y carga del paciente. En algunos casos, los pacientes requerirán la reducción o suspensión de la medicación siendo las razones más  comunes la ineficacia, los efectos colaterales intolerables, el costo o un cambio en los objetivos glucémicos.

Aunque la mayoría de los pacientes prefieren los medicamentos orales a los inyectados, es común la eventual necesidad de la mayor potencia de los medicamentos inyectables. La adición de insulina basal a los regímenes de agentes orales, ya sea NPH humana o uno de los análogos de la insulina de acción prolongada, es un enfoque bien establecido y efectivo.

La evidencia apoya la utilidad de los agonistas del receptor GLP-1 en pacientes que no alcanzan sus objetivos glucémicos con los agentes orales.

Los agonistas del receptor GLP-1 tienen menor riesgo de hipoglucemia y efectos beneficiosos en el peso corporal comparados con la insulina, pero mayorees efectos gastrointestinales. Los estudios de investigación han comprobado que los agonistas del receptor GLP-1 son la opción preferida para los  pacientes que requieren la mayor potencia de una terapia inyectable para el control de su glucemia. Sin embargo, hay problemas con los altos costos y la tolerancia.

> Investigación de los resultados cardiovasculares

Las investigaciones muestran que el uso de empagliflozina, canagliflozina, liraglutida y semaglutida tuvo efectos beneficiosos sobre índices compuestos. Los pacientes enrolados en los estudios tenían una A1C ≥7% y el 70% tomaba metformina.

Los más beneficiados fueron los sujetos con mayor impacto de ECVA, Por lo tanto, estos resultados pueden ser aplicados mejor a los pacientes con diabetes tipo 2 y ECVA establecida que requieren una reducción adicional de la glucemia, más allá de la metformina y las modificaciones del estilo de vida. Para estos pacientes, se puede incorporar un inhibidor de SGLT2 o un agonista del receptor GLP-1.

Tratamiento con insulina

Muchos pacientes con diabetes tipo 2 finalmente requieren y se benefician de la terapia con insulina. A los pacientes y prestadores se les debe explicar la naturaleza progresiva de la diabetes tipo 2, regular y objetivamente, evitando mencionar el uso de la insulina como una amenaza o un signo de fracaso personal o castigo.

Más bien, se debe enfatizar la utilidad e importancia de la insulina para mantener la glucemia y controlar la progresión de la enfermedad cuando ya los agentes orales no son eficaces. La instrucción de los pacientes para la autotitulación de la dosis de insulina basada en el monitoreo de la glucemia mejora el control glucémico en quienes necesitan iniciar la insulinoterapia.

La educación integral sobre el autocontrol de la glucemia, la dieta y evitación, y el tratamiento adecuado de la hipoglucemia son críticamente importantes en cualquier paciente que use insulina.

> Insulina Basal

La insulina basal sola es el régimen de insulina inicial más conveniente y se puede agregar a la metformina y otros agentes orales.

Las dosis iniciales se pueden estimar en función del peso corporal (por ej., 10 U/día o 0,1–0,2 U/kg/día) y el grado de hiperglucemia, con titulación personalizada durante días a semanas, según sea necesario. La acción principal de la insulina basal es restringir la producción de glucosa hepática, para mantener la normoglucemia nocturna y entre comidas.

El control de la glucemia en ayunas se puede lograr con insulina humana NPH o un análogo de la insulina de acción prolongada (glargina o detemir U-100), que reducen el riesgo de hipoglucemia sintomática y nocturna en comparación con la insulina NPH, aunque estas ventajas son generalmente modestas y pueden no ser persistentes.

Los análogos basales de acción más prolongada (glargina o degludec U-300) pueden asociarse a un riesgo menor de hipoglucemia comparados con la glargina U-100, cuando se usa en combinación con agentes orales. Sin embargo, a pesar de que en los estudios clínicos el riesgo de hipoglucemia es menor, en la práctica, estos análogos pueden no afectar el desarrollo de hipoglucemia comparados con la insulina NPH.

El creciente costo de la insulina contribuye a una carga significativa para el paciente, y es causante de la falta de adherencia al tratamiento. Por lo tanto, cuando se habla de efectividad terapéutica hay que tener en cuenta el costo del tratamiento.

Para muchos pacientes con diabetes tipo 2 (por ej., personas con metas relajadas de A1C, bajas tasas de hipoglucemia y prominente resistencia a la insulina, así como aquellos con problemas de costos), la insulina humana (NPH y regular) puede ser la elección adecuada, y los médicos deben estar familiarizados con su uso.

> Insulina prandial

Los Individuos con diabetes tipo 2 pueden requerir insulina antes de cada comida, además de la insulina basal. Las dosis de insulina inicial recomendadas a la hora de comer es 4 U o 10% de la dosis basal para cada comida.

La titulación se basará en el monitoreo glucémico domiciliario o la A1C. El agregado de dosis importantes de insulina prandial, particularmente en la cena, la dosis de insulina basal debe ser disminuida.

> Insulina premezclada

La insulina premezclada está constituida por un componente basal y otro prandial, lo que permite cubrir las necesidades basales y prandiales con una sola inyección.

La insulina premezclada NPH/regular está compuesta por 70% de insulina NPH y 30% de insulina regular. El uso de los productos de insulinas premezclada tiene ventajas y desventajas, como se verá más adelante..

>Productos de insulina concentrada

Actualmente existen varias preparaciones de insulina concentrada. La insulina regular U-500 es, por definición, 5 veces más concentrada que la insulina regular U-100. La primera tiene distinta farmacocinética, con un inicio tardío y de acción más prolongada, más bien como una insulina de acción intermedia.

La glargina U-300 y el degludec U-200 son 3 y 2 veces más concentradas, respectivamente, que las formulaciones de U-100 y permiten administrar dosis más elevadas de insulina basal por volumen usado. La glargina U-300 tiene acción más prolongada que la glargina U-100 pero una eficacia ligeramente menor por unidad administrada.

En EE. UU., La FDA también ha aprobado un formulación concentrada de acción rápida, la insulinlispro U-200 (200 U/ml). Estas preparaciones concentradas pueden ser más convenientes y cómodas para que los pacientes se inyecten y pueden mejorar la adherencia de aquellos con resistencia a la insulina que requieren grandes dosis.

Mientras que la insulina regular U-500 está disponible tanto en lapiceras prellenadas como en viales, otras insulinas concentradas están disponibles solo en lapiceras prellenadas, para minimizar el riesgo de errores de dosificación.

> Insulina inhalada

Esta insulina se puede usarse prandial, con un rango de dosificación limitado. Un estudio piloto halló evidencia de que, comparada con la insulina inyectable de acción rápida, las dosis suplementarias de insulina inhalada posprandial mejora la glucemia sin ocasionar hipoglucemia o aumento de peso, pero se requieren investigaciones confirmatorias.

Está contraindicada en pacientes con enfermedad pulmonar crónica, como el asma y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y no se recomienda en pacientes fumadores o que recién hayan dejado de fumar. Antes y después de comenzar la insulina inhalada se recomienda hacer una espirometría para identificar la potencial enfermedad pulmonar.

> Terapia inyectable combinada

Si la insulina basal se ha titulado a un nivel aceptable de glucemia en ayunas (o si la dosis es de 0,5 U/kg/día) y la A1C permanece por encima del objetivo, considerar la terapia inyectable combinada con una agonista del receptor GLP-1 agregado a la insulina basal o, dosis múltiples de insulina.

La combinación de insulina basal y un agonista del receptor GLP-1tiene una potente acción hipoglucemiante y menor aumento de peso e hipoglucemia que los regímenes de insulina intensificados.

Dos productos de combinación fija-dual de 1 vez/día contienen insulina basal más un agonista del receptor GLP-1: insulina glargina más lixisenatida e insulina degludec más liraglutida. La intensificación del tratamiento con insulina puede hacerse agregando dosis de insulina basal prandial. Comenzando con una dosis prandial sola en la comida más grande del día es simple y efectivo, y puede incrementarse hasta llegar a un régimen con múltiples dosis prandiales, si es necesario.

Alternativamente, en un paciente con insulina basal a quien se desea agregar una dosis adicional prandial, el régimen puede convertirse en 2-3 dosis de insulina premezclada. Cada enfoque tiene sus ventajas y desventajas. Por ejemplo, el régimen basal/prandial ofrece mayor flexibilidad para los pacientes con horarios irregulares.

Por otra parte, dos dosis de una insulina premezclada es una manera simple y conveniente de distribuir la insulina a lo largo del día. En general, las formulaciones de insulina NPH/Regular (70/30) son una alternativa menos costosa que los análogos de la insulina.

Cuando se inicia la terapia combinada inyectable, la metformina debe mantenerse, no así las sulfonilureas y los inhibidores de DPP-4. En los pacientes con mal control glucémico o que requieren grandes dosis de insulina, se puede agregar tiazolidinediona o un inhibidor SGLT2, con el fin de reducir la cantidad de insulina necesaria, aunque teniendo en cuenta sus efectos adversos.

Una vez iniciado el régimen de insulina basal es importante establecer la dosis, con ajustes para las comidas e insulina basal, sobre la base de la glucemia y el conocimiento del perfil farmacodinámico de cada formulación. Como las personas con diabetes tipo 2 envejecen y puede haber disminución de la capacidad de automanejo, puede ser necesario simplificar el régimen de insulina.

Resumen y comentario objetivo: Dra. Marta Papponetti

Referencias bibliográficas

1. Peters A, Laffel L (Eds.). American Diabetes Association / JDRF Type 1 Diabetes Sourcebook. Alexandria, VA, Asociación Estadounidense de Diabetes, 2013

2. Chiang JL, Kirkman MS, Laffel LMB, Peters AL; Autores del libro de consulta sobre diabetes tipo 1. Diabetes tipo 1 a lo largo de la vida: una declaración de posición de la Asociación Estadounidense de Diabetes. Diabetes Care 2014; 37: 2034–2054

3. Wolpert HA, Atakov-Castillo A, Smith SA, Steil GM. La grasa de la dieta aumenta de forma aguda las concentraciones de glucosa y los requisitos de insulina en pacientes con diabetes tipo 1: implicaciones para el cálculo de la dosis en bolo basado en carbohidratos y el manejo intensivo de la diabetes. Diabetes Care 2013; 36: 810–816

4. Bell KJ, Toschi E, Steil GM, Wolpert HA. Dosificación optimizada de insulina a la hora de comer para grasas y proteínas en la diabetes tipo 1: aplicación de un enfoque basado en modelos para derivar dosis de insulina para el control de la diabetes de circuito abierto. Diabetes Care 2016; 39: 1631–1634

5. Bell KJ, Smart CE, Steil GM, Brand-Miller JC, King B, Wolpert HA. Impacto de la grasa, la proteína y el índice glucémico en el control de la glucosa posprandial en la diabetes tipo 1: implicaciones para el manejo intensivo de la diabetes en la era de la monitorización continua de la glucosa. Diabetes Care 2015; 38: 1008–1015

6. Yeh HC, Brown TT, Maruthur N, et al. Efectividad comparativa y seguridad de los métodos de administración de insulina y monitoreo de glucosa para la diabetes mellitus: una revisión sistemática y metaanálisis. Ann Intern Med 2012; 157: 336–347

7. Recogida JC. La base de evidencia para la tecnología de la diabetes: metaanálisis apropiado e inapropiado. J Diabetes Sci Technol 2013; 7: 1567–1574

8. Bergenstal RM, Klonoff DC, Garg SK, et al., Grupo de estudio en el hogar ASPIRE. Interrupción de la bomba de insulina basada en umbrales para reducir la hipoglucemia. N Engl J Med 2013; 369: 224–232

9. Buckingham BA, Raghinaru D, Cameron F, et al .; En el grupo de estudio de bucle cerrado en el hogar. La suspensión predictiva de insulina baja en glucosa reduce la duración de la hipoglucemia nocturna en niños sin aumentar la cetosis. Diabetes Care 2015; 38: 1197–1204

10. Bergenstal RM, Garg S, Weinzimer SA, et al. Seguridad de un sistema híbrido de administración de insulina de circuito cerrado en pacientes con diabetes tipo 1. JAMA 2016; 316: 1407–1408

11. Garg SK, Weinzimer SA, Tamborlane WV, et al. Resultados de glucosa con el uso en el hogar de un sistema híbrido de administración de insulina de circuito cerrado en adolescentes y adultos con diabetes tipo 1. Diabetes Technol Ther 2017; 19: 155–163

12. Cleary PA, Orchard TJ, Genuth S, et al .; Grupo de Investigación DCCT / EDIC. El efecto del tratamiento glucémico intensivo sobre la calcificación de las arterias coronarias en participantes con diabetes tipo 1 del Estudio de control y complicaciones de la diabetes / Estudio de epidemiología de las intervenciones y complicaciones de la diabetes (DCCT / EDIC). Diabetes 2006; 55: 3556–3565

13. Nathan DM, Cleary PA, Backlund J-YC, et al .; Estudio de control y complicaciones de la diabetes / Grupo de investigación del estudio sobre epidemiología de las intervenciones y complicaciones de la diabetes (DCCT / EDIC). Tratamiento intensivo de la diabetes y enfermedad cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 1. N Engl J Med 2005; 353: 2643–2653

14. Estudio de control y complicaciones de la diabetes (DCCT) / Grupo de investigación del estudio Epidemiología de las intervenciones y complicaciones de la diabetes (EDIC). Mortalidad en diabetes tipo 1 en el DCCT / EDIC versus la población general. Diabetes Care 2016; 39: 1378–1383

15. Tricco AC, Ashoor HM, Antony J, et al. Seguridad, efectividad y rentabilidad de la insulina de acción prolongada versus la insulina de acción intermedia para pacientes con diabetes tipo 1: revisión sistemática y metanálisis en red. BMJ 2014; 349: g5459

16. Bartley PC, Bogoev M, Larsen J, Philotheou A. Eficacia y seguridad a largo plazo de la insulina detemir en comparación con la insulina Neutral Protamine Hagedorn en pacientes con diabetes tipo 1 que utilizan un régimen de bolo basal de tratamiento al objetivo con insulina aspart en comidas: un ensayo controlado aleatorio de 2 años. Diabet Med 2008; 25: 442–449

17. DeWitt DE, Hirsch IB. Tratamiento con insulina para pacientes ambulatorios en diabetes mellitus tipo 1 y tipo 2: revisión científica. JAMA 2003; 289: 2254–2264

18. Lane W, Bailey TS, Gerety G, et al .; Información de grupo; SWITCH 1. Efecto de la insulina degludec frente a la insulina glargina U100 sobre la hipoglucemia en pacientes con diabetes tipo 1: el ensayo clínico aleatorizado SWITCH 1. JAMA 2017; 318: 33–44

19. HomePD, BergenstalRM, Bolli GB, et al. Nueva insulina glargina 300 unidades / mL versus glargina 100 unidades / mL en personas con diabetes tipo 1: un ensayo clínico aleatorizado, de fase 3a, abierto (EDICIÓN 4). Diabetes Care 2015; 38: 2217–2225

20. Bode BW, McGill JB, Lorber DL, Gross JL, Chang PC, Bregman DB; Grupo de estudio Affinity 1. Insulina de tecnosfera inhalada en comparación con insulina prandial inyectada en la diabetes tipo 1: un ensayo aleatorizado de 24 semanas. Diabetes Care 2015; 38: 2266–2273

21. Frid AH, Kreugel G, Grassi G, et al. Nuevas recomendaciones de administración de insulina. Mayo Clin Proc 2016; 91: 1231–1255

22. Karges B, Boehm BO, Karges W. Hipoglucemia temprana después de una inyección intramuscular accidental de insulina glargina. Diabet Med 2005; 22: 1444–1445

23. Frid A, Gunnarsson R, G¨untner P, Linde B. Efectos de la inyección intramuscular accidental sobre la absorción de insulina en IDDM. Diabetes Care 1988; 11: 41–45

24. Gibney MA, Arce CH, Byron KJ, Hirsch LJ. Espesor de la piel y de la capa adiposa subcutánea en adultos con diabetes en los sitios utilizados para las inyecciones de insulina: implicaciones para las recomendaciones de longitud de la aguja. Curr Med Res Opin 2010; 26: 1519–1530

25. Hirsch LJ, Gibney MA, Albanese J, et al. Control glucémico comparativo, seguridad y calificaciones de los pacientes para una nueva aguja de pluma de insulina de 4 mm 3 32G en adultos con diabetes. Curr Med Res Opin 2010; 26: 1531–1541

26. Miwa T, Itoh R, Kobayashi T, et al. Comparación de los efectos de una nueva aguja de calibre 32 de 34 mmmpen y una aguja de pluma de calibre 32 de 3 6 mm sobre el control glucémico, la seguridad y las calificaciones de los pacientes en adultos japoneses con diabetes. Diabetes Technol Ther 2012; 14: 1084–1090

27. Bergenstal RM, Strock ES, Peremislov D, GibneyMA, Parvu V, Hirsch LJ. Seguridad y eficacia de la terapia con insulina administrada a través de una aguja de pluma de 4 mm en pacientes obesos con diabetes. Mayo Clin Proc 2015; 90: 329–338

28. Famulla S, Hovelmann U, Fischer A, et al. Inyección de insulina en el tejido lipohipertrófico: absorción y acción de la insulina embotada y más variable y alteración del control de la glucosa posprandial. Diabetes Care 2016; 39: 1486–1492

29. Ratner RE, Dickey R, Fineman M, et al. El reemplazo de amilina con pramlintida como complemento de la terapia con insulina mejora el control de la glucemia y el peso a largo plazo en la diabetes mellitus tipo 1: un ensayo controlado aleatorizado de 1 año. Diabet Med 2004; 21: 1204–1212

30. Edelman S, Garg S, Frias J, et al. Un ensayo doble ciego controlado con placebo que evalúa el tratamiento con pramlintida en el contexto de la terapia intensiva con insulina en la diabetes tipo 1. Diabetes Care 2006; 29: 2189–2195

31. MengH, Zhang A, Liang Y, Hao J, Zhang X, Lu J. Efecto de la metformina en el control glucémico en pacientes con diabetes tipo 1: un metanálisis de ensayos controlados aleatorios. Diabetes Metab Res Rev 2018; 34: e2983

32. Petrie JR, Chaturvedi N, Ford I, et al .; Grupo de Estudio REMOCION. Efectos cardiovasculares y metabólicos de la metformina en pacientes con diabetes tipo 1 (ELIMINACIÓN): un ensayo doble ciego, aleatorizado y controlado con placebo. Lancet Diabetes Endocrinol 2017; 5: 597–609

33. Wang W, Liu H, Xiao S, Liu S, Li X, Yu P. Efectos de la insulina más agonistas del receptor del péptido 1 similar al glucagón (GLP-1RA) en el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 1: una revisión sistemática y análisis. Diabetes Ther 2017; 8: 727–738

34. Henry RR, Thakkar P, Tong C, Polidori D, Alba M. Eficacia y seguridad de la canagliflozina, un inhibidor del cotransportador 2 de sodio y glucosa, como complemento de la insulina en pacientes con diabetes tipo 1. Diabetes Care 2015; 38: 2258–2265

35. Dandona P, Mathieu C, Phillip M, et al .; Investigadores DEPICT-1. Eficacia y seguridad de dapagliflozina en pacientes con diabetes tipo 1 inadecuadamente controlada (DEPICT-1): resultados de 24 semanas de un ensayo multicéntrico, doble ciego, de fase 3, controlado aleatorizado. Lancet Diabetes Endocrinol 2017; 5: 864–876

36. Patoulias D, Imprialos K, Stavropoulos K, Athyros V, Inhibidores de Doumas M. SGLT-2 en la diabetes mellitus tipo 1: una revisión completa de la literatura. Curr Clin Pharmacol. 7 de agosto de 2018 [Publicación electrónica antes de impresión]. DOI: 10.2174 / 1574884713666180807150509

37. Lexicon Pharmaceuticals. La FDA revisará ZynquistaTM (sotagliflozin) como posible tratamiento para la diabetes tipo 1 [Internet], 2018. Disponible en http://www.lexpharma.com/media-center/news/673-fda-to-review-zynquista-sotagliflozinas- tratamiento-potencial-para-la-diabetes-tipo-1. Consultado el 30 de septiembre de 2018.

38. Robertson RP, Davis C, Larsen J, Stratta R, Sutherland DER; Asociación Americana de Diabetes. Trasplante de páncreas e islotes en la diabetes tipo 1. Diabetes Care 2006; 29: 935

39. Davies MJ, D’Alessio DA, Fradkin J, et al. Manejo de la hiperglucemia en la diabetes tipo 2, 2018. Informe de consenso de la Asociación Americana de Diabetes (ADA) y la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes (EASD). Diabetes Care 2018; 41: 2669–2701

40. Holman RR, Paul SK, Bethel MA, Matthews DR, Neil HAW. Seguimiento de 10 años del control intensivo de glucosa en diabetes tipo 2. N Engl J Med 2008; 359: 1577–1589

41. Maruthur NM, Tseng E, Hutfless S, et al. Medicamentos para la diabetes como monoterapia o terapia combinada basada en metformina para la diabetes tipo 2: una revisión sistemática y un metaanálisis. Ann Intern Med 2016; 164: 740–751

42. Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos. Comunicado de la FDA sobre la seguridad de los medicamentos: La FDA revisa las advertencias sobre el uso del medicamento para la diabetes metformina en ciertos pacientes con función renal reducida [Internet]. Disponible en http: //www.fda .gov / Drugs / DrugSafety / ucm493244.htm. Consultado el 14 de octubre de 2016.

43. Fuera M, Kooy A, Lehert P, Schalkwijk CA, Stehouwer CDA. Tratamiento a largo plazo con metformina en la diabetes tipo 2 y ácido metilmalónico: análisis post hoc de un ensayo aleatorizado controlado de 4,3 años. J Complicaciones de la diabetes 2018; 32: 171–178

44. Aroda VR, Edelstein SL, Goldberg RB, et al .; Grupo de Investigación del Programa de Prevención de la Diabetes. Uso prolongado de metformina y deficiencia de vitamina B12 en el Estudio de resultados del programa de prevención de la diabetes. J Clin Endocrinol Metab 2016; 101: 1754-1761

45. Henry RR, Murray AV, Marmolejo MH, Hennicken D, Ptaszynska A, List JF. Dapagliflozin, metformin XR, o ambos: farmacoterapia inicial para la diabetes tipo 2, un ensayo controlado aleatorio. Int J Clin Pract 2012; 66: 446–456

46. ​​Bennett WL, Maruthur NM, Singh S y col. Eficacia comparativa y seguridad de los medicamentos para la diabetes tipo 2: una actualización que incluye nuevos medicamentos y combinaciones de 2 medicamentos. Ann Intern Med 2011; 154: 602–613

47. Vijan S, Sussman JB, Yudkin JS, Hayward RA. Efecto de los riesgos y preferencias de los pacientes sobre los beneficios para la salud con la disminución del nivel de glucosa en plasma en la diabetes mellitus tipo 2. JAMA Intern Med 2014; 174: 1227–1234

48. Singh S, Wright EE Jr, Kwan AYM y col. Agonistas del receptor del péptido 1 similar al glucagón comparados con insulinas basales para el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2: una revisión sistemática y un metanálisis. Diabetes Obes Metab 2017; 19: 228–238

49. Levin PA, Nguyen H, Wittbrodt ET, Kim SC. Agonistas del receptor del péptido 1 similar al glucagón: una revisión sistemática de la investigación de efectividad comparativa. Diabetes Metab Syndr Obes 2017; 10: 123–139

50. Abd El Aziz MS, Kahle M, Meier JJ, Nauck MA. Un metaanálisis que compara los efectos clínicos de los agonistas del receptor de GLP-1 de acción corta o prolongada versus el tratamiento con insulina de estudios comparativos en pacientes diabéticos tipo 2. Diabetes Obes Metab 2017; 19: 216–227

51. Instituto de Revisión Clínica y Económica. Controversias en el manejo de pacientes con diabetes tipo 2 [Internet], diciembre de 2014. Disponible en https://icer-review.org/wp-content/uploads/2015/03/CEPAC-T2D-Final-Report-December-22 .pdf .. Consultado el 9 de noviembre de 2018.

52. Truven Health Analytics. Micromedex 2.0 Introducción a RED BOOK en línea [Internet], 2018. Disponible en http: //www.micromedexsolutions .com / micromedex2 / 4.34.0 / WebHelp / RED_BOOK / Introduction_to_REDB_BOOK_Online.htm. Consultado el 5 de septiembre de 2018.

53. Centros de servicios de Medicare y Medicaid. NADAC (costo promedio nacional de adquisición de medicamentos), precio y pago de medicamentos [Internet], 2018. Disponible en https://data.medicaid.gov/Drug-Pricingand-Payment/NADAC-National-Average-Drug-Acquisition-Cost-/ a4y5-998d . Consultado el 5 de septiembre de 2018.

54. Zinman B, WannerC, Lachin JM, et al., EMPAREG OUTCOME Investigators. Empagliflozina, resultados cardiovasculares y mortalidad en la diabetes tipo 2. N Engl J Med 2015; 373: 2117–2128

55. Neal B, Perkovic V, Mahaffey KW, et al., Grupo Colaborativo del Programa CANVAS. Canagliflozina y eventos cardiovasculares y renales en diabetes tipo 2. N Engl J Med 2017; 377: 644–657

56. Marso SP, Daniels GH, Brown-Frandsen K, et al .; Comité Directivo LEADER; Investigadores del ensayo LEADER. Liraglutida y resultados cardiovasculares en la diabetes tipo 2. N Engl J Med 2016; 375: 311–322

57. Marso SP, Bain SC, Consoli A, et al .; Investigadores de SUSTAIN-6. Semaglutida y resultados cardiovasculares en pacientes con diabetes tipo 2.NEngl J Med 2016; 375: 1834–1844

58. Rubio L, Merilainen M, Karwe V, Raskin P; Grupo de Estudio TITRATE. Titulación dirigida por el paciente para lograr los objetivos glucémicos utilizando un análogo de nsulina basal una vez al día: una evaluación de dos objetivos diferentes de glucosa plasmática en ayunas: el estudio TITRATE. Diabetes Obes Metab 2009; 11: 623–631

59. Porcellati F, Lucidi P, Cioli P, et al. Farmacocinética y farmacodinamia de la insulina glargina administrada por la noche en comparación con la mañana en la diabetes tipo 2. Diabetes Care 2015; 38: 503–512

60. Wang Z, Hedrington MS, Gogitidze Joy N, et al. Efectos de dosis-respuesta de la insulina glargina en la diabetes tipo 2. Diabetes Care 2010; 33: 1555–1560

61. Singh SR, Ahmad F, Lal A, Yu C, Bai Z, Bennett H. Eficacia y seguridad de los análogos de insulina para el tratamiento de la diabetes mellitus: un metaanálisis. CMAJ 2009; 180: 385–397

62. Horvath K, Jeitler K, Berghold A, et al. Análogos de insulina de acción prolongada versus insulina NPH (insulina isofánica humana) para la diabetes mellitus tipo 2. Cochrane Database Syst Rev 2007; 2: CD005613

63. Monami M, Marchionni N, Mannucci E. Análogos de insulina de acción prolongada versus insulina humana NPH en diabetes tipo 2: un metanálisis. Diabetes Res Clin Pract 2008; 81: 184–189

64. Owens DR, Traylor L, Mullins P, Landgraf W. Metaanálisis a nivel de paciente de eficacia e hipoglucemia en personas con diabetes tipo 2 que inician insulina glargina 100 U / ml o insulina Hagedorn con protamina neutra analizada de acuerdo con la terapia antidiabética oral concomitante. Diabetes Res Clin Pract 2017; 124 (Supl. C): 57–65

65. Riddle MC, Rosenstock J, Gerich J; Investigadores del estudio de insulina glargina 4002. El ensayo treat-totarget: adición aleatoria de glargina o terapia insulintooral de NPH humana para pacientes diabéticos tipo 2. Diabetes Care 2003; 26: 3080–3086

6 6. Hermansen K, DaviesM, Derezinski T, Martinez Ravn G, Clauson P, Home P. Ensayo de 26 semanas, aleatorizado, paralelo, de tratamiento a objetivo que compara la insulina detemir con la insulina NPH como terapia complementaria a la glucosa oral. Reducir los medicamentos en personas con diabetes tipo 2 que nunca han recibido insulina. Diabetes Care 2006; 29: 1269–1274

67. Yki-J¨arvinen H, Kauppinen-M¨akelin R, Tiikkainen M, et al. Insulina glargina o NPH combinada con metformina en la diabetes tipo 2: el estudio LANMET. Diabetologia 2006; 49: 442–451

68. Bolli GB, Riddle MC, Bergenstal RM, et al .; Investigadores del estudio EDICIÓN 3. Nueva insulina glargina 300 U / ml en comparación con glargina 100 U / ml en personas con diabetes tipo 2 que no han recibido insulina y que reciben fármacos hipoglucemiantes orales: un ensayo controlado aleatorizado (EDICIÓN 3). Diabetes Obes Metab 2015; 17: 386–394

69. Terauchi Y, Koyama M, Cheng X, et al. Nueva insulina glargina 300 U / ml versus glargina 100 U / ml en japoneses con diabetes tipo 2 que usan insulina basal y fármacos antihiperglucemiantes orales: control de glucosa e hipoglucemia en un ensayo controlado aleatorizado (EDICIÓN JP 2). Diabetes Obes Metab 2016; 18: 366–374

70. Yki-J¨arvinen H, Bergenstal RM, Bolli GB, et al. Control glucémico e hipoglucemia con nueva insulina glargina 300 U / ml versus insulina glargina 100 U / ml en personas con diabetes tipo 2 que usan insulina basal y fármacos antihiperglucemiantes orales: el ensayo aleatorizado EDITION 2 de 12 meses que incluye una extensión de 6 meses. Diabetes Obes Metab 2015; 17: 1142-1149

71. Marso SP, McGuire DK, Zinman B, et al .; Grupo de Estudio DEVOTE. Eficacia y seguridad de degludec versus glargina en la diabetes tipo 2. N Engl J Med 2017; 377: 723–732

72. Rodbard HW, Cariou B, Zinman B, et al .; EMPEZAR Investigadores del ensayo Once Long. Comparación de insulina degludec con insulina glargina en sujetos que no habían recibido insulina y que padecían diabetes tipo 2: un ensayo aleatorizado de 2 años de tratamiento a objetivo Diabet Med 2013; 30: 1298–1304

73. Wysham C, Bhargava A, Chaykin L y col. Efecto de la insulina degludec frente a la insulina glargina U100 sobre la hipoglucemia en pacientes con diabetes tipo 2: ensayo clínico aleatorizado SWITCH 2. JAMA 2017; 318: 45–56

74. Zinman B, Philis-Tsimikas A, Cariou B, et al .; NN1250-3579 (BEGIN Once Long) Investigadores del ensayo. Insulina degludec versus insulina glargina en pacientes con diabetes tipo 2 que nunca habían recibido insulina: un ensayo aleatorizado de 1 año de tratamiento para el objetivo (BEGIN Once Long). Diabetes Care 2012; 35: 2464–2471

75. Lipska KJ, Parker MM, Moffet HH, Huang ES, Karter AJ. Asociación del inicio de análogos de insulina basal frente a insulina Hagedorn protamina neutra con visitas al servicio de urgencias o ingresos hospitalarios por hipoglucemia y con control glucémico en pacientes con diabetes tipo 2. JAMA 2018; 320: 53–62

76. Cefalu WT, Dawes DE, Gavlak G, et al .; Grupo de trabajo sobre accesibilidad y asequibilidad de la insulina. Grupo de trabajo sobre accesibilidad y asequibilidad de la insulina: conclusiones y recomendaciones. Diabetes Care 2018; 41: 1299–1311

77. Lipska KJ, Hirsch IB, Riddle MC. Insulina humana para la diabetes tipo 2: una opción eficaz y menos cara. JAMA 2017; 318: 23–24

78. Mannucci E, Monami M, Marchionni N. Análogos de insulina de acción corta frente a insulina humana regular en la diabetes tipo 2: un metanálisis. Diabetes Obes Metab 2009; 11: 53–59

79. Heller S, Bode B, Kozlovski P, Svendsen AL. Metaanálisis de insulina aspart versus insulina humana regular utilizada en un régimen de bolo basal para el tratamiento de la diabetes mellitus. J Diabetes 2013; 5: 482–491

80. Riddle MC, Yki-J¨arvinen H, Bolli GB, et al. Control glucémico sostenido durante un año y les hipoglucemia con nueva insulina glargina 300 U / ml en comparación con 100 U / ml en personas con diabetes tipo 2 que usan insulina basal más insulina en las comidas: la EDICIÓN 1 ensayo aleatorizado de 12 meses, que incluye 6 meses extensión. Diabetes Obes Metab 2015; 17: 835–842

81. Yki-J¨arvinen H, Bergenstal R, Ziemen M, et al .; EDICIÓN 2 Investigadores del estudio. Nueva insulina glargina 300 unidades / ml versus glargina 100 unidades /

mL en personas con diabetes tipo 2 que usan agentes orales e insulina basal: control de glucosa e hipoglucemia en un ensayo controlado aleatorio de 6 meses (EDICIÓN 2). Diabetes Care 2014; 37: 3235–3243

82. Akturk HK, Snell-Bergeon JK, Rewers A, et al. Glucosa posprandial mejorada con insulina tecnosfera inhalada en comparación con insulina aspart en pacientes con diabetes tipo 1 en múltiples inyecciones diarias: el estudio STAT. Diabetes Technol Ther 2018; 20: 639–647

83. DiamantM, NauckMA, Shaginian R, et al .; Grupo de estudio 4B. Agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón o insulina en bolo con insulina basal optimizada en la diabetes tipo 2. Diabetes Care 2014; 37: 2763–2773

84. Eng C, Kramer CK, Zinman B, Retnakaran R. Agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón y tratamiento de combinación de insulina basal para el tratamiento de la diabetes tipo 2: una revisión sistemática y un metanálisis. Lancet 2014; 384: 2228–2234

85. Maiorino MI, Chiodini P, Bellastella G, Capuano A, Esposito K, Giugliano D. Terapia de combinación de agonistas del receptor del péptido 1 similar al glucagón y la insulina en la diabetes tipo 2: una revisión sistemática y metanálisis de ensayos controlados aleatorios. Diabetes Care 2017; 40: 614–624

86. Rodbard HW, Visco VE, Andersen H, Hiort LC, Shu DHW. Intensificación del tratamiento con la adición gradual de bolos de insulina asparta prandial en comparación con la terapia de bolo basal completo (estudio FullSTEP): un ensayo clínico aleatorizado de tratamiento a objetivo. Lancet Diabetes Endocrinol 2014; 2: 30–37.

Fuente: https://www.intramed.net/contenidover.asp?contenidoid=94737

Deja un comentario