Una computadora cuántica óptica hace cosas que no podemos modelar computacionalmente.

por JUAN TIMMER 

Chris Lee de Ars Technica ha pasado una buena parte de su vida adulta jugando con láseres, por lo que es un gran admirador de la computación cuántica basada en fotones. A pesar de que varias formas de hardware físico, como cables superconductores e iones atrapados, progresaban, era posible encontrarlo entusiasmado con una computadora cuántica óptica creada por una startup canadiense llamada Xanadu. 

Agrandar / Dado un haz de luz real, un divisor de haz lo divide en dos. Dados los fotones individuales, el comportamiento se vuelve más complicado.

Pero, en el año transcurrido desde que Xanadu describió su hardware, las empresas que utilizan esa otra tecnología continuaron progresando al reducir las tasas de errorexplorar nuevas tecnologías y aumentar el número de qubits .

Pero la ventaja de la computación cuántica óptica no desapareció, y ahora Xanadu regresa con un recordatorio de que aún no ha desaparecido. Gracias a algunos ajustes en el diseño que describió hace un año, Xanadu ahora puede realizar operaciones a veces con más de 200 qubits. Y ha demostrado que simular el comportamiento de una sola de esas operaciones en una supercomputadora llevaría 9.000 años, mientras que su computadora cuántica óptica puede hacerlo en solo unas pocas decenas de milisegundos.

Permanecer en la luz

Las ventajas de la computación cuántica de base óptica son considerables. Casi todas las comunicaciones modernas dependen en algún momento del hardware óptico, y las mejoras en esa tecnología tienen la posibilidad de aplicarse directamente al hardware de computación cuántica. Algunas de las manipulaciones que podríamos necesitar se pueden hacer con hardware que está miniaturizado hasta el punto en que podemos grabarlo en un chip de silicio. Y todo el hardware se puede mantener a temperatura ambiente, lo que evita algunos de los desafíos de introducir o sacar señales de equipos que se encuentran cerca del cero absoluto.

Xanadu parece estar convencido de que estas ventajas son lo suficientemente sustanciales como para que tenga sentido construir una empresa a su alrededor. El hardware que Lee describió el año pasado se basa en un solo chip para poner fotones en un estado cuántico específico y luego obligar a los pares de fotones a interactuar de manera que los enreden. Estas interacciones forman la base de las manipulaciones de qubit que se pueden usar para realizar cálculos. Luego, los fotones se pueden clasificar según su estado, y la cantidad de fotones en cada estado proporciona una respuesta al cálculo.

Fuente: https://arstechnica.com/science/2022/06/manipulating-photons-for-microseconds-tops-9000-years-on-a-supercomputer/

Deja una respuesta