Las noticias son malas para ti

por Rolf DobelliThe Guardian

Las noticias son malas para tu salud. Conduce al miedo, a la agresión y obstaculiza tu creatividad y capacidad para pensar profundamente. ¿La solución? Deja de consumirlas por completo.

Las noticias son malas para ti
De las 10,000 historias noticiosas que puede haber leído en los últimos 12 meses, ¿alguna te permitió tomar una mejor decisión sobre un asunto serio en tu vida ?, pregunta Rolf Dobelli. 
Fotografía: Guardian / Graphic

En las últimas décadas, los afortunados hemos reconocido los peligros de vivir con una sobreabundancia de alimentos (obesidad, diabetes) y hemos comenzado a cambiar nuestra dieta. Pero la mayoría de nosotros todavía no entendemos que la noticia es para la mente lo que el azúcar es para el cuerpo. 

Las noticias son fáciles de digerir. Los medios nos alimentan con pequeños bocados de cosas triviales, cositas que realmente no conciernen a nuestras vidas y no requieren pensar. Es por eso que casi no experimentamos saturación. 

A diferencia de leer libros y artículos extensos de revistas (que requieren pensar), podemos tragarnos cantidades ilimitadas de flashes de noticias, que son dulces de colores brillantes para la mente. Hoy, hemos llegado al mismo punto en relación con la información que enfrentamos hace 20 años en lo que respecta a la alimentación. Estamos empezando a reconocer lo tóxicas que pueden ser las noticias.

Las noticias engañan. Tome el siguiente evento (tomado de Nassim Taleb). Un automóvil cruza un puente y el puente se derrumba. ¿En qué se centran los medios de comunicación? El coche. La persona en el auto. De donde vino. Adónde planeaba ir. Cómo experimentó el accidente (si sobrevivió). Pero todo eso es irrelevante. ¿Qué es relevante? La estabilidad estructural del puente. Ese es el riesgo subyacente que ha estado al acecho y podría acechar en otros puentes. Pero el auto es llamativo, es dramático, es una persona (no abstracta) y es una noticia barata de producir. Las noticias nos llevan a caminar con el mapa de riesgos completamente incorrecto en la cabeza. Entonces el terrorismo está sobrevalorado. El estrés crónico está infravalorado. El colapso de Lehman Brothers está sobrevalorado. La irresponsabilidad fiscal está infravalorada. Los astronautas están sobrevalorados.

No somos lo suficientemente racionales para estar expuestos a la prensa. Ver un accidente de avión en la televisión cambiará su actitud hacia ese riesgo, independientemente de su probabilidad real. Si cree que puede compensarlo con la fuerza de su propia contemplación interior, está equivocado. Los banqueros y economistas, que tienen poderosos incentivos para compensar los peligros transmitidos por las noticias, han demostrado que no pueden. La única solución: desconectarse por completo del consumo de noticias.

Las noticias son irrelevantes. De las aproximadamente 10,000 historias noticiosas que ha leído en los últimos 12 meses, nombre una que, debido a que la consumió, le permitió tomar una mejor decisión sobre un asunto serio que afecta su vida, su carrera o su negocio. El punto es: el consumo de noticias es irrelevante para ti. Pero a las personas les resulta muy difícil reconocer lo que es relevante. Es mucho más fácil reconocer las novedades. Lo relevante versus lo nuevo es la batalla fundamental de la era actual. Las organizaciones de medios quieren que crea que las noticias le ofrecen algún tipo de ventaja competitiva. Muchos caen en eso. Nos ponemos ansiosos cuando nos cortan el flujo de noticias. En realidad, el consumo de noticias es una desventaja competitiva. Cuantas menos noticias consumas, mayor será la ventaja que tengas.

Las noticias no tienen poder explicativo. Las noticias son burbujas que estallan en la superficie de un mundo más profundo. ¿La acumulación de datos le ayudará a comprender el mundo? Tristemente no. La relación se invierte. Las historias importantes no son historias: movimientos lentos y poderosos que se desarrollan por debajo del radar de los periodistas pero que tienen un efecto transformador. Cuantos más “hechos noticiosos” digiera, menos comprenderá el panorama general. Si más información conduce a un mayor éxito económico, esperaríamos que los periodistas estuvieran en la cima de la pirámide. Ese no es el caso.

Las noticias son tóxicas para tu cuerpo. Activa constantemente el sistema límbico . Las historias de pánico estimulan la liberación de cascadas de glucocorticoides (cortisol). Esto desregula su sistema inmunológico e inhibe la liberación de hormonas de crecimiento. En otras palabras, su cuerpo se encuentra en un estado de estrés crónico. Los niveles altos de glucocorticoides provocan trastornos digestivos, falta de crecimiento (células, cabello, huesos), nerviosismo y susceptibilidad a las infecciones. Los otros efectos secundarios potenciales incluyen miedo, agresión, visión de túnel y desensibilización.

Las noticias aumentan los errores cognitivos. Las noticias alimentan a la madre de todos los errores cognitivos: el sesgo de confirmación. En palabras de Warren Buffett: “Lo que el ser humano hace mejor es interpretar toda la información nueva para que sus conclusiones anteriores permanezcan intactas”. Las noticias exacerban este defecto. Nos volvemos propensos al exceso de confianza, tomamos riesgos estúpidos y juzgamos mal las oportunidades. También exacerba otro error cognitivo: el sesgo de la historia. Nuestro cerebro anhela historias que “tengan sentido”, incluso si no corresponden a la realidad. Cualquier periodista que escriba: “El mercado se movió debido a X” o “la empresa quebró debido a Y” es un idiota. Estoy harto de esta forma barata de “explicar” el mundo.

Las noticias inhiben el pensamiento. Pensar requiere concentración. La concentración requiere un tiempo ininterrumpido. Las noticias están diseñadas específicamente para interrumpirte. Son como virus que roban la atención para sus propios fines. Las noticias nos hacen pensadores superficiales. Pero es peor que eso. Las noticias afectan gravemente a la memoria. Hay dos tipos de memoria. La capacidad de la memoria de largo alcance es casi infinita, pero la memoria de trabajo está limitada a una cierta cantidad de datos escurridizos. El camino de la memoria a corto plazo a la memoria a largo plazo es un punto de estrangulamiento en el cerebro, pero todo lo que desee comprender debe pasar por él. Si este pasadizo se interrumpe, no pasa nada. Dado que las noticias interrumpen la concentración, debilitan la comprensión. Las noticias online tienen un impacto aún peor. En un estudio de 2001, dos académicos en Canadámostró que la comprensión disminuye a medida que aumenta el número de hipervínculos en un documento. ¿Por qué? Porque cada vez que aparece un enlace, su cerebro tiene que al menos tomar la decisión de no hacer clic, lo que en sí mismo es una distracción. Las noticias son un sistema de interrupción intencional.

Las noticias funcionan como una droga. A medida que se desarrollan las historias, queremos saber cómo continúan. Con cientos de historias arbitrarias en nuestras cabezas, este anhelo es cada vez más convincente y difícil de ignorar. Los científicos solían pensar que las densas conexiones formadas entre los 100 mil millones de neuronas dentro de nuestro cráneo estaban en gran parte arregladas cuando alcanzamos la edad adulta. Hoy sabemos que este no es el caso. Las células nerviosas rompen rutinariamente conexiones viejas y forman otras nuevas. Cuantas más noticias consumimos, más ejercitamos los circuitos neuronales dedicados al skimming y la multitarea, mientras ignoramos los que se utilizan para leer y pensar con profundidad. La mayoría de los consumidores de noticias, incluso si solían ser ávidos lectores de libros, han perdido la capacidad de absorber artículos o libros extensos. Después de cuatro, cinco páginas se cansan, su concentración se desvanece, se inquietan. Eso’ no porque hayan envejecido o sus horarios se hayan vuelto más onerosos. Es porque la estructura física de sus cerebros ha cambiado.

Las noticias hacen perder el tiempo. Si lee el periódico durante 15 minutos cada mañana, luego revisa las noticias durante 15 minutos durante el almuerzo y 15 minutos antes de irse a la cama, luego agregue cinco minutos aquí y allá cuando esté en el trabajo, luego cuente las distracciones y el tiempo para volver a concentrarse, perderá al menos medio día a la semana. La información ya no es un bien escaso. Pero la atención es. No eres tan irresponsable con tu dinero, reputación o salud. ¿Por qué regalar tu mente?

Las noticias nos vuelven pasivos. Las noticias tratan abrumadoramente sobre cosas en las que no puedes influir. La repetición diaria de noticias sobre cosas sobre las que no podemos actuar nos vuelve pasivos. Nos aplasta hasta que adoptamos una cosmovisión pesimista, insensible, sarcástica y fatalista. El término científico es “desamparo aprendido”. Es un poco exagerado, pero no me sorprendería que el consumo de noticias contribuya al menos parcialmente a la enfermedad generalizada de la depresión.

Las noticias matan la creatividad. Finalmente, las cosas que ya sabemos limitan nuestra creatividad. Ésta es una de las razones por las que matemáticos, novelistas, compositores y empresarios suelen producir sus obras más creativas a una edad temprana. Sus cerebros disfrutan de un espacio amplio y deshabitado que los anima a proponer y perseguir ideas novedosas. No conozco una sola mente verdaderamente creativa que sea adicta a las noticias, ni escritor, ni compositor, matemático, médico, científico, músico, diseñador, arquitecto o pintor. Por otro lado, conozco a un grupo de mentes cruelmente poco creativas que consumen noticias como las drogas. Si desea encontrar soluciones antiguas, lea las noticias. Si está buscando nuevas soluciones, no lo haga.

La sociedad necesita el periodismo, pero de otra manera. El periodismo de investigación siempre es relevante. Necesitamos informes que vigilen nuestras instituciones y descubran la verdad. Pero los hallazgos importantes no tienen por qué llegar en forma de noticias. Los artículos extensos de revistas y los libros detallados también son buenos.

Llevo cuatro años sin noticias, así que puedo ver, sentir e informar de primera mano los efectos de esta libertad: menos interrupciones, menos ansiedad, pensamiento más profundo, más tiempo, más conocimientos. No es fácil, pero merece la pena.

Este es un extracto editado de un ensayo publicado por primera vez en dobelli.com . The Art of Thinking Clearly: Better Thinking, Better Decisions de Rolf Dobelli está publicado por Sceptre, £ 9,99. Cómpralo por £ 7.99 en guardianbookshop.co.uk

Fuente: https://www.theguardian.com/media/2013/apr/12/news-is-bad-rolf-dobelli

Deja un comentario