Covid 19 Gimnasio

Se identificaron casos positivos entre 55 (68%) de 81 asistentes a clases presenciales

Autores: Frances R. Lendacki, MPH; Richard A. Teran, PhD; Stephanie Gretsch, MPH, et al. – Fuente: CDC Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR) COVID-19 Outbreak Among Attendees of an Exercise Facility Chicago, Illinois, AugustSeptember 2020

Covid 19 Gimnasio

Resumen

¿Qué se sabe ya sobre este tema?

El mayor esfuerzo respiratorio facilita la transmisión del SARS-CoV-2. Se han informado brotes relacionados con actividades en interiores.

¿Qué agrega este informe?

En agosto de 2020, se identificaron 55 casos de COVID-19 entre 81 asistentes a clases de alta intensidad bajo techo en una instalación de ejercicios de Chicago.

Veintidós (40%) personas con COVID-19 asistieron el día en que comenzaron los síntomas o después.

La mayoría de los asistentes (76%) usaban máscaras con poca frecuencia, incluidas las personas con (84%) y sin COVID-19 (60%).

¿Cuáles son las implicaciones para la práctica de la salud pública?

Para reducir la transmisión del SARS-CoV-2 en las instalaciones de acondicionamiento físico, los asistentes deben usar una máscara, incluso durante las actividades de alta intensidad cuando estén a una distancia de ≥2 metross.

Además, las instalaciones deben reforzar el distanciamiento físico, mejorar la ventilación y alentar a los asistentes a aislarse después de la aparición de los síntomas o recibir un resultado positivo de la prueba del SARS-CoV-2 y a la cuarentena después de una posible exposición al SARS-CoV-2 y mientras esperan los resultados de la prueba. Hacer ejercicio al aire libre o virtualmente podría reducir aún más el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2.

El 8 de septiembre de 2020, se notificó al Departamento de Salud Pública de Chicago (CDPH) sobre un posible brote de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) en una instalación de ejercicios.

Se identificaron casos de COVID-19 entre 55 (68%) de los 81 asistentes a las clases presenciales que se llevaron a cabo del 24 de agosto al 1 de septiembre de 2020, incluidos 49 (60%) casos confirmados por transcripción inversa en tiempo real – reacción en cadena de la polimerasa (RT -PCR) y seis (7%) casos probables entre los asistentes que tenían síntomas compatibles pero resultados negativos o nulos en la prueba de RT-PCR. En general, 43 (78%) asistentes con COVID-19 participaron en varias clases mientras eran potencialmente infecciosos.

Veintidós (40%) asistentes con COVID-19 asistieron en o después del día del inicio de los síntomas. Entre los 58 asistentes a la clase de ejercicios que proporcionaron información sobre los comportamientos en clase, 44 (76%) informaron el uso poco frecuente de mascarillas, incluidos 32 de 38 (84%) asistentes con COVID-19 y 12 de 20 (60%) sin COVID-19.

El aumento del esfuerzo respiratorio que ocurre en los espacios cerrados de las instalaciones de ejercicio en interiores facilita la transmisión del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, en estos entornos

Para reducir la transmisión del SARS-CoV-2 en las instalaciones de ejercicio, los empleados y los usuarios deben usar una máscara, incluso durante las actividades de alta intensidad con una separación de ≥2 metros.

Las instalaciones deben proporcionar controles administrativos y de ingeniería que incluyan:

1) Mejorar la ventilación.

2) Imponer el uso correcto y constante de la máscara y el distanciamiento físico (manteniendo ≥6 pies de distancia entre todas las personas y limitando el contacto físico, el tamaño de la clase y los espacios abarrotados).

3) Recordar a los empleados y clientes infectados que se queden en casa y alejados de los demás durante ≥10 días después del inicio de los síntomas o, si es asintomático, después de un resultado positivo de la prueba, así como que observen la guía de cuarentena después del contacto cercano con una persona con COVID-19 y mientras espera los resultados de la prueba.

4) Aumentar las oportunidades para la higiene de manos. La realización de actividades de ejercicio completamente al aire libre o virtualmente podría reducir aún más el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2.

Investigación y resultados

Entre el 24 de agosto y el 1 de septiembre de 2020, una instalación de ejercicios ofreció de cuatro a ocho clases de interior de alta intensidad todos los días. Todas las clases se llevaron a cabo a un ≤25% de la capacidad (es decir, de 10 a 15 personas). Se requirió el uso de mascarillas, controles de temperatura y exámenes de síntomas al ingresar; sin embargo, a los usuarios se les permitió quitarse las máscaras durante el ejercicio. Los clientes trajeron sus propias colchonetas y pesas y se colocaron a una distancia de ≥2 metros.

El 1 de septiembre, un cliente notificó a la instalación que recibió un resultado positivo de la prueba. Las fechas de aparición de los síntomas y la última asistencia a la clase de ejercicio fueron el 28 de agosto. La instalación cerró durante 13 días e informó a todos los asistentes de su posible exposición al COVID-19.

El 8 de septiembre, durante la investigación de casos de rutina, el CDPH identificó un grupo de casos relacionados con la instalación. Cuando el CDPH se puso en contacto por primera vez con la instalación el 10 de septiembre, la instalación ya había notificado a todos los asistentes (empleados y clientes) de una posible exposición al COVID-19 y se enteró de 41 clientes con COVID-19: síntomas compatibles o resultados positivos de las pruebas. La instalación proporcionó información de contacto y la última fecha de asistencia de todas las personas que habían asistido a clases del 24 de agosto al 1 de septiembre.

Entre los 91 asistentes a las instalaciones (88 clientes y tres empleados), 10 no tenían datos de pruebas ni entrevistas disponibles y fueron excluidos. Entre los 81 asistentes restantes, se identificaron 55 (68%) casos de COVID-19, incluidos 49 (60%) casos confirmados por laboratorio y seis (7%) casos probables; todos los casos identificados estaban entre clientes. Se entrevistaron setenta y tres (90%) asistentes, incluidos 47 (85%) de 55 con COVID-19. Ocho asistentes con COVID-19 confirmado por laboratorio (16%) no fueron entrevistados.

Sesenta y ocho (84%) asistentes eran residentes de Chicago, 71 (88%) eran mujeres y 72 (97%) eran negros no hispanos; la mediana de edad fue de 42 años (rango intercuartílico [IQR] = 29-55 años) (tabla 1). Entre los 73 entrevistados, 24 (33%) informaron condiciones médicas asociadas con la enfermedad grave por COVID-19; el asma fue la afección subyacente informada con más frecuencia, informada por 11 (15%) asistentes.

Veintidós (40%) asistentes con COVID-19 informaron fiebre medida o subjetiva (Tabla 2). Dos (4%) visitaron un departamento de emergencias; un paciente (2%) fue hospitalizado durante 8 días. No se reportaron muertes. Las fechas de aparición de los síntomas oscilaron entre el 19 de agosto y el 11 de septiembre.

Veintidós (40%) asistentes con COVID-19 asistieron a una clase de ejercicios en la fecha de aparición de los síntomas o después, incluidos tres (5%) que asistieron el mismo día o después recibieron el resultado positivo de la prueba.

En general, 43 (78%) asistentes con COVID-19 asistieron a una clase de ejercicio durante sus períodos infecciosos estimados. Los asistentes con COVID-19 informaron haber participado en una mediana de cinco clases de ejercicio (IQR = 3–7); los asistentes sin COVID-19 informaron haber asistido a una mediana de tres clases de ejercicio (IQR = 1–6).

Respuesta de salud pública

Después de recibir la notificación de un caso de COVID-19 en uno de sus patrocinadores, la instalación de ejercicios cerró e informó a todos los asistentes de una posible exposición al COVID-19.

El CDPH revisó la guía de control de infecciones con la instalación, enfatizando la importancia del uso de mascarillas, una cuarentena de 14 días, aislamiento y pruebas. Además de seguir esta guía de salud pública, la instalación también les pidió a los asistentes que presentaran pruebas de un resultado negativo de la prueba COVID-19 para regresar a clase.

En el momento de este brote, se alentó a las empresas de Chicago, pero no se les exigió, que informaran los casos de COVID-19. Según la orden de salud pública revisada del CDPH, ahora se requiere que las empresas con licencia de la ciudad informen cualquier suspensión de operaciones relacionada con COVID-19 y conocimiento de cinco o más casos confirmados de COVD-19 entre empleados o clientes.

Discusión

Este brote refuerza la necesidad de estrategias de prevención combinadas de COVID-19, incluido el uso de mascarillas universales en entornos públicos cuando las personas están con otras que no viven en el mismo hogar, especialmente en interiores; pruebas de personas sintomáticas y aquellas que han estado expuestas al SARS-CoV-2; autoaislamiento después de la aparición de los síntomas o un resultado positivo de la prueba COVID-19; y puesta en cuarentena de personas que han estado expuestas al SARS-CoV-2.

Se identificaron casos entre el 68% de los asistentes a las instalaciones, y el CDPH atribuyó este brote a la alta proporción de asistentes con COVID-19 que participaron en clase mientras estaban sintomáticos o asintomáticos e infecciosos.

La mayoría de los asistentes no usaron máscara durante la clase de ejercicios

El uso poco frecuente de mascarillas al participar en clases de ejercicio en interiores probablemente contribuyó a la transmisión. Además, la posibilidad de que las personas infectadas infecten a otras entre la fecha de la prueba y la recepción del resultado de la prueba refuerza la necesidad de ponerse en cuarentena mientras espera el resultado de la prueba de COVID-19 y evitar las reuniones sin saberlo si es infeccioso.

Los datos sobre la transmisión del SARS-CoV-2 en las instalaciones de ejercicio son limitados; los informes de brotes indican que un mayor esfuerzo respiratorio podría facilitar la transmisión. Se informaron grupos de transmisión del SARS-CoV-2 asociados con los grupos de ejercicio antes de que el COVID-19 se declarara pandemia y antes de que se recomendara ampliamente el uso de mascarillas. En un brote más reciente relacionado con un juego de hockey de interior, solo se utilizaron protectores faciales atléticos que cubrían parcialmente la nariz y la boca.

Aunque el momento de los casos sugiere una exposición a una fuente puntual, no se identificó ninguno. La mayoría de los entrevistados asistieron a varias clases de ejercicios. Algunas pruebas publicadas respaldan la transmisión por aerosol del SARS-CoV-2, que podría haber sido un factor que contribuyó a este brote. Aunque no se evaluó el sistema de ventilación de la instalación, la circulación de aire inadecuada podría haber exacerbado la transmisión en el edificio, que originalmente no fue diseñado para clases de ejercicio.

El brote descrito en este informe ocurrió a pesar del uso de ciertas medidas de mitigación de COVID-19.

Para reducir la transmisión del SARS-CoV-2 en las instalaciones de ejercicio, los empleados y clientes deben usar una máscara, incluso durante las actividades de alta intensidad con una separación de ≥2 metros. Además, las instalaciones deben proporcionar controles administrativos y de ingeniería ventilación, reforzando el distanciamiento físico, aumentando las oportunidades para la higiene de manos y recordando a todos los empleados y clientes que:

1) Se aíslen cuando experimenten síntomas similares al COVID-19 o después de recibir un resultado positivo en la prueba del SARS-CoV-2.2) Se pongan en cuarentena después de una posible exposición al SARS-CoV-2 y mientras espera los resultados de la prueba.

La realización de actividades de ejercicio completamente al aire libre o virtualmente podría reducir aún más el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2.

Deja una respuesta