Chantaje Emocional

Las víctimas solo ven seducción, y no son conscientes del peligro hasta que ya han cedido el control de su voluntad. Pero tiene remedio.

por MARÍA PAREDES

Lo único ficticio de esta historia sobre el chantaje emocional de Lorenzo es el nombre. Todo lo demás es cierto, y resume cómo actúan los chantajistas de su tipo. En su caso, su pareja se llamaba Begoña. A los 15 años comenzó una relación con Lorenzo que se alargó durante una década y ha dejado huella: “Me hacía sentir pequeñita y actuaba de un modo siempre beneficioso para él, pero haciéndome creer que era yo la que salía beneficiada”. Afortunadamente, Lorenzo comparte psicología y técnicas con otros como él y esta historia es la de cómo se detectan y anulan sus malas artes.

Chantaje Emocional
Chantaje Emocional

El control de Lorenzo sobre Begoña estaba basado en dos cosas que no se rechazan a las primeras de cambio: promesas y buenas palabras. Por ejemplo, si ella organizaba un viaje con sus amigas, él se descolgaba poco después con planes para ambos que casualmente les ocuparían las mismas fechas. Cuando Begoña se disgustaba, llegaba la compensación en forma de zalamería: “Me decía que es que no quería perderme, que me adoraba y no quería que me fuera de su lado…”. Siempre decía que estaría a su lado para siempre, que era el amor de su vida e, incluso, que daría la vida por ella. Y ella lo dejaba todo por él. Una y otra vez.

Muchas de esas veces me mandaba flores al trabajo, y creo que ahora odio las rosas rojas porque me recuerdan a aquello.

Por si eso no era suficiente, los regalos hacían su parte. “Muchas veces desaparecía fines de semana enteros y luego me hacía un regalo. Empecé a sospechar que me era infiel y, tras cada una de las discusiones que manteníamos sobre eso, también me regalaba cosas”, recuerda Begoña. “Empecé a saber cuál era un regalo porque sí y cuál era un regalo de arrepentimiento”, añade. No eran humildes detalles ni dádivas discretas; después de la primera vez en la que detectó que su pareja podía estar engañándola, trató de compensarle con un espléndido viaje a París. “Nunca reconocía que lo que me regalaba era por la discusión que habíamos tenido ni para pedirme perdón, simplemente aparecía con un regalo. Muchas de esas veces me mandaba flores al trabajo, y creo que ahora odio las rosas rojas porque me recuerdan a aquello”, relata.

Regalos, promesas y otras técnicas para anularte

Parece una conducta exagerada, pero es habitual en la variante de chantajista de las emociones que se conoce como ‘seductor’, que, según los expertos, es el que más cuesta detectar. Existen otros tipos, con técnicas más previsibles. Por ejemplo, los castigadores tratan de doblegar a la víctima a través de enfados y castigos. Los autocastigadores, por su parte, son aquellos que amenazan con infligirse a sí mismos un daño si no obtienen el bien deseado —aquí entrarían aquellos que han pronunciado a veces con ligereza la expresión “si me dejas, me mato”—, y también están los silenciosos, que utilizan el silencio para lograr que su víctima se sienta verdaderamente incómoda.

El sistema operativo del chantajista seductor es complejo, y pasa por acceder al inconsciente de sus víctimas y prometerles que satisfarán sus deseos más íntimos, anhelos del calibre del amor eterno. “A través del chantaje van a intentar conseguir sus objetivos, esa forma de adularte busca que te sientas muy querido y cuidado. Los regalos siempre son un caramelito, es difícil ponerse a la defensiva cuando se recibe un regalo, pero ellos nunca los entregan gratis, siempre van a querer algo a cambio: que les correspondas, que no les abandones, controlarte…”, dice la psicóloga clínica Lara Ferreiro, de El Prado Psicólogos. Y advierte de que hay que prestar mucha atención a estas actitudes, pues a veces son el comienzo de una relación de maltrato psicológico.

Al principio de la relación decía que me apoyaba, pero cuando conseguí un buen puesto de trabajo acabó por soltarme frases tan terribles como que yo era una ‘snob’ de aeropuerto y gimnasio.

Ante la duda, hay que evaluar las promesas para determinar si son vacías, y cerciorarse muy bien de que la adulación no se convierte en un trato nocivo. “Al principio de la relación él decía que me apoyaba en mis cosas, pero cuando acabé la carrera y conseguí un buen puesto en una editorial, en el que tenía que viajar muy a menudo, acabó por soltarme frases tan terribles como que yo era una ‘snob’ de aeropuerto y gimnasio”, recuerda Begoña. Este cambio de las palabras dulces a la ira tiene su explicación. Ferreiro subraya que los chantajistas emocionales seductores despliegan sus encantos y sus estratagemas hasta que advierten que su víctima ha caído en la trampa: “Cuando ya sienten que estás enamorada y hay un vínculo fuerte esas promesas pueden evaporarse, tú piensas que la persona es así, pero luego eso desaparece. Son lobos con piel de cordero”.

La sutileza y el hecho de que se esconda bajo elementos aparentemente positivos, como son los regalos y las promesas, ciertamente convierte a este tipo de chantaje emocional en un arma de manipulación muy refinada (no es la única), pero hay una serie de señales que pueden ayudar a que las alarmas salten a tiempo. Por ejemplo, sentir culpa frecuentemente y hacer cosas que no queremos con el fin de que disminuya este sentimiento. “Para que no salgas por tu cuenta te pueden decir ‘me encuentro mal, pero no te preocupes, tú vete con tus amigos, que ya me quedo yo aquí solo…”, apunta la psicóloga.

Conocer las tácticas de los chantajistas permite equilibrar la relación y solucionar el problema.
Conocer las tácticas de los chantajistas permite equilibrar la relación y solucionar el problema.

Otra de sus tácticas es la del aislamiento progresivo mediante la crítica al entorno, algo que conoce bien Begoña: “Siempre intentaba ponerme en contra de los amigos que me advertían de su forma de ser. No quería que tuviera a mi alrededor gente que pudiera trastocar sus planes. Decía de ellos que eran unos metomentodo, unos cotillas…”. Por último, del mismo modo que los chantajistas silenciosos, es frecuente que empleen lo que los expertos llaman un silencio congelado o castigo de silencio, con el que castigan a su víctima cuando esta les anuncia una decisión que puede entorpecer sus planes. Pero hay que hablar para romper la dinámica, y con mucha claridad.

Si te proponen hacer tu trabajo, sube la guardia

Las relaciones de pareja son un campo abonado para este chantaje emocional, pero que no te hayas topado con ellos en este contexto no significa que estés a salvo. Pueden actuar en otros universos, como en el de hijos de padres separados. Los progenitores, tras una separación o el divorcio, con frecuencia entran en liza y quieren granjearse el afecto de sus hijos y que estos les apoyen más a ellos que a su expareja. “Es habitual, y yo lo veo en consulta, que un padre, por ejemplo, compre el silencio de sus hijos con regalos para que estos no le digan a su madre que ha empezado una relación con una persona nueva”, revela Ferreiro.

Las oficinas (y tiendas, talleres, fábricas…) también son testigos de cómo urden sus planes estos expertos del chantaje. En este caso, el regalo envenenado viene en forma de ayuda con la carga laboral, pero lo más aconsejable es que lo rechacemos si no estamos dispuestos a otorgar la contraprestación que pensamos que pedirá después. Si no entramos en el juego, es relativamente sencillo ponerle límites a este tipo de chantaje y las técnicas para mantener a raya a un chantajista emocional son siempre las mismas, independientemente de que sea nuestra pareja, nuestro amigo, compañero o familiar.

En el momento de poner los límites y rechazar el regalo, es importante no olvidar nuestros objetivos a pesar de la verborrea incesante que el chantajista puede llegar a desplegar. Para eso es recomendable emplear el llamado ‘banco de niebla’, por el cual le comunicamos que entendemos cómo se siente, pero que no vamos a permitir las actitudes que venimos viendo en él, o también la técnica del ‘disco rayado’, por la que repetiremos siempre el mismo discurso ante el chantajista. “Podemos decirle que está muy bien que nos compren un bolso, pero que no por ello vamos a hacer determinada cosa o a perdonarles una falta. Se trata de descubrirles de un modo elegante”, concluye la terapeuta.

Fuente: https://elpais.com/buenavida/psicologia/2020-08-10/como-se-disfraza-la-forma-mas-sutil-de-chantaje-emocional-y-que-hay-que-hacer-para-desnudarla.html

Deja un comentario